"Me quebré a los 10' y la ambulancia llegó en el final del primer tiempo"

Ángel "Bebu" Luna contó cómo fue su fractura y cómo sus compañeros de la IASA lo ayudan en las tareas del hogar

Ángel Luna, el habilidoso 10 de Sud América, sufrió una fractura de peroné el pasado sábado en la visita de su equipo a Danubio en Jardines del Hipódromo. Ya en su casa, el futbolista argentino contó a Referí cómo fue su lesión y cómo sus compañeros de equipo lo ayudan con las tareas del hogar.

La acción fue un contacto casual con un jugador y no una entrada violenta. "Yantorno me dio la pelota por arriba, yo giro y corro, miro al costado, pico, y Giovani Zarfino me choca como para evitar que no corra y ahí se me tranca la pierna en el pasto", señaló.

Embed

"Sentí el ruido", agregó "el Bebu", quien salió y fue atendido, pero quiso seguir jugando. "Entré porque quería estar seguro de que no podía seguir, pero me tuve que tirar al piso del dolor", comentó.

Embed

Esperando la ambulancia

"Salí a los 10 minutos. No había camilla. Me tuve que agarrar de los médicos y salir dando saltos", contó Luna al hablar de cómo fue la atención recibida. "Estaba tirado en el costado de la cancha y me decían que ya llegaba la ambulancia, y recién llegó cuando terminó el primer tiempo", contó.

El futbolista señaló que por el dolor que sentía no se daba cuenta del tiempo que pasaba mientras esperaba la asistencia. "El del SUAT me dijo que no le habían pasado el llamado y que ellos llegaron en 8 minutos", indicó.

Embed

Después, fue trasladado a la Médica Uruguaya, donde fue atendido y se le confirmó la fractura.

Con la ayuda de sus compañeros

El volante de la IASA sufrió una fractura sin desplazamiento, por lo que no deberá ser intervenido y no se le deberá colocar una placa. "Estiman que tenga que usar yeso por un mes, aunque también me lo pueden cambiar por una bota para que empiece a hacer recuperación. Serían unos tres meses para volver a jugar: uno de yeso y dos de recuperación", señaló el argentino, quien dijo estar "fuerte de la cabeza" para superar el momento. "Ya estoy pensando en cuando me saque el yeso", contó.

Lejos de su familia que está en Buenos Aires, el Bebu cuenta en estos días con la ayuda de sus compañeros de equipo y amigos que le dan una mano con las tareas del hogar.

"Vivo solo en un apartamento de Pocitos y vienen mis compañeros y algunos amigos que he hecho acá. Ahora está Javier Irazún", dijo, en referencia al arquero de la IASA, quien lo ayudó a preparar el almuerzo.

El futbolista tendrá una nueva consulta médica el próximo jueves, en la que se le dará un nuevo informe de su lesión.

"Por ahora lo que más me cuesta es acostumbrarme a caminar con las muletas", señaló el argentino que ya se ilusiona con su regreso: "Espero volver para la última fecha del Apertura".


Populares de la sección

Acerca del autor