"Me gustaría ser un piloto más frío"

El piloto uruguayo, Santiago Urrutia, brindó una entrevista en Barcelona, donde corre el fin de semana y habló de todo

El uruguayo Santiago Urrutia, uno de la más firmes promesas del automovilismo del continente sudamericano, reconoce que debe ser "un piloto más frío" si quiere convertirse algún día en el primer representante de su país en la historia de la Fórmula Uno.

"El objetivo es llegar a la Fórmula Uno, aunque sé que, cuando esté allí, voy a querer ganar el campeonato mundial", afirma con rotundidad en una entrevista concedida a EFE.

Urrutia (Miguelete, Uruguay, 30 de agosto de 1996) solo tiene 17 años, pero habla con la seguridad de quien ya ha batido todos los récords de precocidad en el mundo del motor. Lo que ha despertado la atención de Ferrari, que hace unos meses empezó a tutelar su carrera.

Con 14 años se convirtió en el piloto más joven en ganar el Campeonato Uruguayo de Karting y a los 15 debutó en la Fórmula Abarth, donde en 2012 se proclamó Campeón Europeo Rookie tras lograr 11 podios, incluidas 3 victorias, 3 vueltas rápidas y una 'pole position'.

Este fin de semana se encuentra en Barcelona (España), para echar el cierre, en el Circuito de Cataluña, a su primera y quizá última temporada en la Fórmula 3 Europea.

"Ha sido una año muy difícil y de mucha competencia. Me he encontrado con pilotos de mucha experiencia y he aprendido mucho, y ahora intentaré dar el máximo este fin de semana para acabar en el podio el campeonato", explica tras los segundos entrenamientos libres de la primera jornada.

Urrutia es cuarto en la clasificación general, pero tiene a tiro al tercero en la tabla, el canadiense Nelson Mason. "Algunos errores innecesarios", tal como él mismo reconoce, le han dejado sin opciones de luchar por el título pero, pase lo que pase en Montmeló, el joven piloto uruguayo ya ha pasado a la historia de la categoría.

Esta temporada, en Portimao (Portugal) logró su primero triunfo en la Fórmula 3 Europea, convirtiéndose, a los 16 años, en el piloto más joven de la historia de la competición en lograrlo. Unas semanas después volvió a ganar en Silverstone (Reino Unido), demostrando que la gesta que protagonizó en El Algarve no fue casualidad.

Sin embargo, él prefiere restarle importancia: "Esas cosas son bonitas, porque pueden perdurar por mucho tiempo, pero cuando ganas una carrera te dan siempre 25 puntos. No te dan más por batir un récord".

Admirador del mítico Ayrton Senna -"no solo por todo lo que consiguió, sino por el amor que daba a la gente", subraya- de la Fórmula Uno actual le gusta especialmente el británico Lewis Hamilton.

Santi, como le conocen sus familiares y amigos, se reconoce agresivo como el británico, aunque matiza que esa agresividad, en ocasiones, le ha llevado, "a lugares no muy positivos" en su carrera.

"Soy uruguayo. Así que es difícil ser frío, pero estoy aprendiendo a serlo cada vez más. Acá, cada cual está en su mundo y no estoy acostumbrado a eso. No voy a cambiar mi forma de ser, pero si que es verdad que cada vez busco centrarme más en mí y aislarme de lo que me rodea", confiesa.

Su punto débil es la calificación y no le duele reconocerlo "Tengo que mejorar ese aspecto. Luego en carrera, me defiendo bastante bien", confiesa.

Tan bien que es capaz de subir al cajón después de una mala calificación y protagonizar una remontada espectacular con siete adelantamientos sin mácula en unas pocas vueltas, como hizo en la primera carrera del GP de Silverstone.

Por cosas como esas, en el 'paddock' lo conocen como 'Caballo Loco', un apodo que le puso su tío después de estrellar su monoplaza durante un test en Italia la pasada temporada.

"Había arrancado a llover y el equipo me dio la orden de salir, dar dos vueltas para ver como estaba la pista y volver a boxes. Salí con todo y destroce el auto en una de las primera curvas. Mi tío les dijo que me maneja bien, que era muy rápido, pero también un poco caballo loco", recuerda con una sonrisa.

Pero Santi Urrutia ha madurado mucho desde entonces. A principios de este mes se fue a Abu Dabi (Emiratos Árabes) para probar un coche de GP3 con el equipo Koiranen GP -uno de los punteros de la categoría- y de lo que más orgulloso se siente es de que, tras dos días de intensos ensayos, devolvió el coche sin un rasguño.

"Ellos se quedaron muy satisfechos con los entrenamientos, pero todavía no hay nada cerrado para el año que viene. Está claro que el objetivo es dar el salto a la GP3, una categoría ya no europea, sino mundial, muy competitiva y que tiene una gran imagen al correrse el mismo fin de semana que la Fórmula Uno", destaca.

Urrutia, ni siquiera descarta repetir en la Fórmula 3 Europea y ganarla el año que viene, aunque todo dependerá de los planes que Ferrari, a través de su academia de jóvenes pilotos, tenga para él.

De hecho fueron los asesores de Ferrari quienes le recomendaron que esta campaña participará en la Fórmula 3 Europea con el equipo RP Motorsport. "Supongo que a finales de año me llamarán y me dirán si tienen algo para mí el año que viene", explica con naturalidad.

De momento, 'Caballo Loco' desea seguir los pasos del malogrado Gonzalo Rodríguez, el uruguayo que ha estado más cerca de llegar a la Fórmula Uno y que, en 1999, vio truncada su carrera a los 28 años cuando se mató en el circuito de Laguna Seca, mientras disputaba una prueba de la CART norteamericana.

"Gonchi era uruguayo como yo, mi padre tiene mucha relación con su hermana y yo estoy siguiendo un poco su camino. Así que siento que es uno de mis referentes", señala Urrutia con orgullo.

Sin haber cumplido la mayoría de edad, aun le queda un largo recorrido para llegar a lo más alto, pero si el año próximo da el salto a la GP3 estará un poco más cerca de su sueño.

¿Y si algo sale mal?, pregunto. "No tengo un plan B. Ahora mismo solo pienso en el automovilismo", sentencia con determinación.


Fuente: Ginés Muñoz, EFE

Populares de la sección

Comentarios