Mayweather-Pacquiao, el primer cruce fue cordial

En la presentación de la pelea, Mayweather dijo que "no es una batalla entre el bien y el mal", pero Pacquiao piensa que será la pelea del "chico malo contra el chico bueno"

Aunque Floyd Mayweather asegure una y otra vez que su megapelea del sábado contra Manny Pacquiao "no es una batalla entre el bien y el mal", el filipino y su entrenador Freddy Roach sí se han tomado el asunto como el combate de "chico malo contra el chico bueno".

En una desvaída rueda de prensa este miércoles en el teatro del hotel MGM Grand de Las Vegas, ambos púgiles se mostraron comedidos en sus declaraciones.

Hasta accedieron a tomarse una foto mostrando el cinturón de diamantes, que por valor de un millón de dólares otorgará el Consejo Mundial de Boxeo al ganador de este pleito.

"Yo soy un realista. Esta pelea no es el bien contra el mal. Es un boxeador que está en la parte superior y otro en la inferior. Así es como lo veo", manifestó el 'Money' Mayweather, que a sus 38 años se autocalifica como "el más grande en la historia del boxeo".

Con un récord de 47-0 y entronizado como el deportista mejor pagado del mundo, Mayweather asegura ser incluso más grande que el icónico Muhammad Alí.

"Para vencerme a mí, hay que pelear casi perfecto, y hasta ahora nadie lo ha hecho", aseguró el estadounidense, que se llevará una bolsa de US$ 120 millones de los 300 asegurados que tendrá la llamada 'Pelea del Siglo'.

Pacquiao, de 36 años y con foja de 57-5-2, 38 nocáuts, recibirá los US$ 80 millones restantes. "Creo en mis habilidades. Creo que voy a salir victorioso", dijo Mayweather, quien expone sus cinturones de peso welter del Consejo Mundial de Boxeo y la Asociación Mundial de Boxeo, ante Pacquiao, el campeón de la Organización Mundial de Boxeo.

Pese a lo que diga Mayweather, lo cierto es que la manía de ostentar por las redes sociales su lujoso tren de vida le ha ganado la animosidad de la otra parte de la fanaticada que no comulga con su forma de ser.

Mayweather aseguró el miércoles "que el dinero no es importante, si ya tienes todo lo que quieres. ¿Qué otra cosa puedes comprar?"

Sin negar su talento espléndido para el boxeo, que sin dudas lo ha ubicado entre los grandes en la historia de este deporte, la conducta de Mayweather fuera del encordado está muy lejos de ser ejemplar.

Sus problemas con la ley, que incluye una condena de cárcel por violencia doméstica, riñas callejeras con un rapero famoso y haber sido captado en un bar de Las vegas quemando billetes de US$ 100 para alumbrarse, no le ganan el favor de mucha gente.

Pacquiao comedido, Roach encendido

Pacquiao, un congresista de su país a quien muchos ven como futuro presidente de Filipinas, activista de obras de caridad y cristiano devoto, es la otra cara de la moneda en este desafío.

Y más como un político que como un boxeador se comportó Pacquiao en la rueda de prensa. Ecuánime en sus palabras, se limitó a agradecer a todos los involucrados en que esta pelea se hiciera realidad, luego de seis años de desencuentros y espera, y a la fanaticada que le apoya.

"Espero que sea una buena pelea. Los dos nos hemos preparado bien, y con la bendición de Dios daremos un buen espectáculo", aseguró el púgil filipino.

Antes, su promotor Bob Arum había destacado la naturaleza generosa de Pacquiao, poniendo como ejemplo la carta que le envió al presidente de Indonesia y salvó de morir fusilada la noche del martes a una mujer filipina condenada en ese país por tráfico de drogas.

"Esto demuestra lo importante que es Manny Pacquiao, no para el boxeo, sino para el mundo", acotó Arum.

Quien sí le puso un poco de chile picante a la rueda de prensa fue Roach, que de nuevo intentó provocar a Mayweather, aunque sin conseguirlo. "Creo que se equivocó en tomar este pelea. Y me pregunto si saldrá a fajarse, o a correr, como hace siempre", dijo Roah poco antes de que los combatientes tomaron asiento en el escenario del Ka Theater del MGM.

"Creo que él se vio obligado a tomar esta pelea y, como dije antes, le vamos a patear el trasero, porque esto se trata de un chico bueno contra un chico malo", aseveró el entrenador de Pacquiao.


Populares de la sección

Comentarios