Mayweather histórico igualó récord invicto de Rocky Marciano

El estadounidense le ganó a un rival menor para igualar la marca del legendario boxeador de 49 victorias y ninguna derrota

El estadounidense Floyd Mayweather Jr., el hombre que una vez dijo ser "más grande que Alí", entró de lleno a la historia del boxeo al igualar el sábado en Las Vegas el récord invicto de 49-0 de su legendario compatriota Rocky Marciano, al vencer al haitiano-estadounidense Andre Berto.

Los tres jueces vieron ganador a Mayweather por decisión unánime, en el combate disputado en el MGM Grand de Las Vegas.

Campeón mundial de peso welter, Mayweather Jr. igualó el récord de 49-0 de Marciano al superar sin problemas a Berto, para muchos un devaluado rival que había encajado tres derrotas en sus últimas seis peleas.

Mayweather, considerado por mucho el mejor libra por libra, terminó así su última pelea con registro invicto de 49-0, que lo ubica en la historia del boxeo y con un futuro lugar en el Salón de la Fama.

"Si, es definitivo, voy a colgar los guantes", dijo Mayweather, también invicto en 26 defensas de sus títulos, al anunciar su retiro de los cuadriláteros. "Yo soy el mejor", agregó.

Mayweather venía de una polémica pelea en mayo contra el filipino Manny Pacquiao, señalada en las promociones como la 'Pelea del Siglo', pero que dejó muy mal sabor de boca, por eso ahora había mucha desconfianza de los aficionados.

Nacido el 24 de febrero de 1977 en Grand Rapids (Míchigan) en el seno de un hogar disfuncional, con dos padres drogadictos, negro y con escasa educación, Mayweather tenía todas las bazas en su contra para revertir un futuro que parecía inevitable.

Pero el hijo primogénito de Floyd Mayweather nació con un don: saber tirar golpes. Pero lanzarlos de forma tal que en vez de parar en la cárcel, ese talento lo ha catapultado a la fama, la fortuna y dentro de unos años más al Salón de la Fama del Boxeo.

El púgil heredó del clan Mayweather el talento para boxear, pero no por ser hijo de gato tenía que necesariamente cazar ratones.

Su padre, Floyd, un artista de la defensa en el boxeo, fue campeón nacional amateur en 1977, con una prometedora carrera profesional hasta que una enfermedad pulmonar le sacó de los encordados. Sus tios, Roger 'La Mamba Negra', y Jeff, fueron campeones mundiales de pesos superpluma y superligero.

Según cuenta su padre, desde que Floyd abrió los ojos ya tenía predestinado su futuro.

"Cuando tenía tan sólo 10 meses de nacido, le enseñé a colocar las manos como un boxeador en guardia. Poco dias después, entré a la habitación y el chico estaba haciendo exactamente lo que le había enseñado", rememoró Mayweather padre en unos de sus apartes con la prensa.

Talento para boxear, y para hacer dinero

Entrenado por su padre, Mayweather recorrió el camino previsible que su estrella le tenía marcada. Fue campeón Guantes de oro de 1993 a 1996, tuvo un récord amateur de 84-6, y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Atlanta-1996.

Pocos meses después de regresar de los Juegos Olímpicos, debutó como profesional con un nocáut ante el veterano Roberto Apodaca. Dos años después, obtuvo su primer título mundial tras arrebatarle la faja de superpluma al mexicano Genaro Hernández.

Entonces comenzó una carrera meteórica que le dio además las coronas de peso ligero (2002), superligero (2004), welter (2006) y superwelter (2012).

Y con cada triunfo, su cuenta bancaria fue engordando más y más, lo mismo que su ego y su exuberancia para crearse sobrenombres.

Primero fue el "Pretty Boy" (Niño Lindo), cuando nadie le tocaba la cara debido a su defensa superlativa. Luego se hizo llamar "The Money Man" (El hombre del dinero) y 'Money' Mayweather, con ganancias que superaron los 105 millones de dólares el pasado año. Y ahora se apoda "TBE" (El mejor del mundo), por encima del legendario Alí.

"Primero les di el personaje de 'Pretty Boy Floyd', y después vine y les di el personaje de 'Money May', ahora 'TBE'. Armé un imperio y un equipo sólido, e hice mi trabajo", añadió.

Para unos, su comparación con Alí es apostasía, para otros fanfarronería, y para sus seguidores santa palabra. Pero muchos se están preguntando si la fama y el dinero no le habrán nublado la manera de pensar al TBE.

"Nadie me puede lavar el cerebro para hacerme creer que Sugar Ray Robinson y Mohammed Ali fueron mejores que yo", dijo a una cadena nacional poco antes de su pelea en mayo frente a Pacquiao.

Y al parecer Ali recibió el mensaje, porque enseguida envió un texto desde su cuenta twitter @MuhammadAli. Con su característico humor y arrogancia, Alí texteó: "Don't you forget, I am the greatest!" (No lo olvides, soy el más grande").


Fuente: AFP