Más sinsabores que alegrías

Salvo en la edición 2011 y la llegada a cuartos en 1997, 1998 y 2002, la actuación aurinegra fue bastante pobre

En los últimos 20 años en la historia de la Copa Libertadores de América, Peñarol ha tenido muchas idas y vueltas, muchos sinsabores y escasísimos momentos de alegría como para recordar.

Obviamente que las palmas se las lleva el año 2011 cuando bajo la dirección técnica de Diego Aguirre el conjunto aurinegro llegó a la final que perdió con Santos luego de haber dejado por el camino a rivales de enjundia como Internacional de Porto Alegre –a quien le ganó como visitante– y el propio Vélez Sarsfield –que este año está en el mismo grupo que los aurinegros– que contaba entonces con un verdadero equipazo, aunque no le ganó en Buenos Aires, pero sí lo dejó fuera de la final por goles de visitante.

Pero si se toman en cuenta las Copas Libertadores desde 1994 hasta la fecha, en estos 20 años a Peñarol no le ha ido bien en reglas generales y mucho menos cuando juega como visitante.

Sin tener en cuenta las victorias de 2011 (a la de Internacional hay que sumarle una a Godoy Cruz en Mendoza en la fase de grupos), ni tampoco la de este año en Iquique, en los últimos 20 años en los que Peñarol disputó 14 Copas, solamente pudo ganar cuatro veces en el exterior, muy poco para un club de su importancia y que tiene en su haber cinco títulos del máximo torneo continental de instituciones.

La primera de ellas fue en 1995 en Avellaneda cuando dirigido por Gregorio Pérez venció 1-0 a Independiente, pero luego de pasar el grupo, quedó afuera con Atlético Nacional de Medellín.

Otra de las victorias fue en 1996 con Jorge Fossati de DT. Fue en Lima ante Universitario al que venció claramente 3-1. El tercer triunfo al hilo en el exterior fue en 1997 ante Millonarios –también con Gregorio y con gol de Pablo Bengoechea en Bogotá–, aunque luego le tocó enfrentar nuevamente al mismo equipo en la siguiente ronda y perdió 2-0 en el mismo Campín.

De allí en adelante, Peñarol estuvo cinco años sin poder ganar un solo partido en el exterior, hasta que un día rompió el maleficio en el Nuevo Gasómetro y le ganó 2-0 a San Lorenzo de Almagro.

Y desde ese 2002 hasta el recordado 2011, los aurinegros no ganaron ni un encuentro como visitantes. En ese lapso jugaron en 2003, 2004, 2005 y 2009.

También hubo un período muy complejo en el que Peñarol ni siquiera jugó la Copa que fue durante 2006, 2007, 2008 y 2010, mientras que tanto en 2005 como en 2009, solamente pudieron jugar la primera fase contra un solo rival en régimen de ida y vuelta. 

Peñarol le ganó siempre
Las cinco veces en la que los aurinegros enfrentaron a Emelec (tres en Montevideo y dos en Guayaquil), fueron triunfos de los uruguayos.

En el partido del martes no se necesita de una victoria para seguir con vida; alcanza solo con un empate para mantener las expectativas y hasta perdiendo todavía Peñarol tiene chance de pasar a los octavos de final de esta Copa Bridgestone Libertadores en la última fecha ante Deportes Iquique en Montevideo, aunque claro está, allí dependerá de un triunfo de Vélez en Buenos Aires sobre Emelec. 


Populares de la sección

Comentarios