Más que Nike: el mapa que se abre en 2017 y que depende de la asamblea de hoy

Más allá de los US$ 24 millones de Nike, la puja entre la AUF y los jugadores con Tenfield está en los derechos comerciales de la selección, que se vencen en diciembre

La firma del nuevo contrato de indumentaria deportiva ha dividido las aguas políticas en la AUF a la espera de la asamblea de este martes. Los números son clarísimos: Nike ofrece US$ 3,5 millones por año y durante 7 años (US$ 24,5 millones en total), y Puma ofrecen US$ 750 mil anuales por dos años. Sin embargo, la oferta de Nike deja afuera a Tenfield, actual propietario de los derechos comerciales de la selección. Y como muchos clubes tienen deudas con Tenfield, y es a ella a donde recurren cada año para poder empezar el campeonato, no quieren aprobar algo que perjudique a la empresa a la que recurren para subsistir. Del otro lado, los jugadores hicieron una fuerte presión este lunes con una carta del capitán Diego Godín, y el Ejecutivo de la AUF ve esta como una gran posibilidad no solo de hacer caja, sino de sumar independencia política respecto a la empresa dueña de los derechos de TV del fútbol uruguayo.

Los derechos comerciales

Sin embargo, hay otro número detrás de la lucha AUF-Tenfield que hasta ahora ha pasado desapercibido, y es clave. El 31 de diciembre de 2016 se vence el contrato por el cual Tenfield tiene todos los derechos comerciales de la selección. Todos los sponsors que se ven alrededor de la selección, en el complejo de la AUF, en los buzos de las delegaciones (léase Coca Cola, Médica Uruguaya, Sancor, Puma, entre otros) actualmente tienen acuerdos firmados con Tenfield, no con la AUF.

Sin embargo, a partir del 1° de enero todos esos contratos caerán, y la AUF tendrá libertad para salir a negociar individualmente, con las empresas que quiera, nuevos acuerdos. En ese sentido, desde la AUF ven al contrato con Nike como un precedente clave: si se logra negociar individualmente, sin Tenfield, será un paso fundamental para que otras empresas se acerquen a negociar directamente con la AUF. Y los montos se multiplicarán.

Ese es, según los dirigentes de la AUF, el tema de fondo que tiene la negociación. "En 1998 se les vendió todo. La AUF no tiene contratos directos con nadie. Se corta la canilla", dijo a Referí un dirigente que suele recorrer los pasillos de la calle Guayabo, respecto al conflicto de fondo con Nike.

El Ejecutivo de la AUF aún no se ha puesto a calcular el alcance de ese negocio, porque aún están concentrados en que el acuerdo con Nike prospere, pero entienden que es millonario, aún más que el que se está negociando ahora.

El rol de los jugadores

Pero en las nuevas perspectivas también aparecen los jugadores de selección. Desde aquel contrato firmado con Tenfield en 1998, los jugadores de la celeste nunca vieron un peso por sus derechos de imagen. Tenfield hasta ahora le pagó un monto variable a la Mutual Uruguaya de Jugadores, que nunca trascendió públicamente, y al que tampoco pudo acceder Referí tras consultarlo en las últimas horas. Los jugadores de selección tampoco tienen un balance sobre qué se ha hecho en estos años con esos números.

El problema no es nuevo: ya en 2010, tras el Mundial, surgieron las primeras preguntas de parte de los jugadores: ¿A dónde iba todo el dinero producto de las camisetas de Uruguay vendidas con los nombres de Forlán o Suárez? A Tenfield, y una muy pequeña porción –nunca aclarada- a la Mutual. ¿A los jugadores? Cero.

Es así que en los últimos años los referentes de la selección se empezaron a interesar más en el tema. ¿Si los contratos que firmaban con sus clubes en Europa tenían cláusulas de derechos de imagen, y montos a cobrar por los mismos, por qué en Uruguay no?

Los jugadores empezaron a hablar el tema con los dirigentes de la AUF, y lo profundizaron Copa América Centenario, al punto que presentaron la oferta inicial de Nike. Además, llegaron a un acuerdo de palabra en cuanto a los derechos de imagen: la intención es ser socios en ese negocio. Que los jugadores sean la imagen de los nuevos sponsors directos de la AUF, pero también poder usar la camiseta de la selección en sus publicidades particulares, algo que hoy no pueden hacer porque los derechos de la camiseta son de Tenfield. Los porcentajes se negociarán si se concreta el acuerdo, pero la intención de los jugadores es ceder parte de los derechos de imagen que les corresponden para cederlos a la Mutual pero también ahora a las selecciones juveniles.

En ese sentido, el secretario general de la AUF Alejandro Balbi dio algunos detalles hoy en diálogo con Las Voces del Fútbol, de 1010 AM. "Los jugadores nos plantearon que querían hablar con la AUF por el tema derechos de imagen. Les explicamos que en virtud del contrato de 1998 esos derechos estaban cedidos. Si bien ellos lo sabían, su aspiración era que cuando venciera el contrato se pudiera conversar para recuperarlos y se empezó conversación. Hay un principio de acuerdo de compartir derechos de imagen, a lo que ellos no están obligados pero lo hacen porque están comprometidos con la causa de la selección. Dentro de esas conversaciones surgió un día la posibilidad que acercaran esta oferta de la empresa Nike", explicó.

De esa manera, en la asamblea de este martes en la AUF, no solo está en juego la aceptación de la oferta de Nike, sino un escenario completamente diferente para las arcas del fútbol uruguayo. Esa es la pelea de fondo.

Acerca del autor