Marzo, el mes de la resurrección

Los triunfos visitantes son la constante de una eliminatoria donde el equipo uruguayo deberá salir a pelear en el exterior su clasificación contra Perú, Venezuela, Chile y Ecuador


El equipo no terminó de definir un perfil futbolístico o jugó mal. También lo padeció en otras oportunidades.

Que hipotecó la posibilidad de ir al Mundial en tal partido tampoco es extraño para este plantel. Que lo digan los que fueron a Lima y perdieron contra Perú. El gol lo marcó un jugador que los peruanos habían dejado olvidado en el hotel antes de regresar de Colombia, Rengifo. En aquella oportunidad muchos dimos fuera del Mundial al equipo celeste.

¿Qué dijo Tabárez?

“Me gustaría que los que dicen que tenemos ese 90% de la clasificación hipotecada lo firmaran. Me parece demasiado apresurado. Nuestra historia ha sido parecida y para todos los equipos la clasificación llega en la última jornada. Hasta Brasil clasificó en la última fecha”.

Y su equipo terminó clasificando mediante un repechaje para luego realizar una campaña inolvidable en el Mundial.

¿A qué viene el recuerdo?

A que se inicia marzo. El mes en que se retoma la actividad de las eliminatorias. El mes de la resurrección.

Es que Uruguay está en una posición similar a la del pasado proceso clasificatorio.

El técnico cuestionado por sectores que le reclaman cambios. Jugadores en la mira por su escaso aporte. Y pedidos de otros que llegarían como salvadores.

¿Qué dice Tabárez cuatro años después?

“Por momentos nos ponemos dramáticos, está todo mal, no se evalúan las cosas y no podemos salir a responder a cada uno individualmente; la única manera de responder es teniendo cierta coherencia y considerando esto como un proceso que se inició en 2006 y que todavía continúa y mientras uno sea el entrenador va a ser así”.

Se cuestiona el bajo rendimiento del equipo en los últimos duelos de las eliminatorias. Las derrotas con Colombia, Bolivia y Argentina pegaron duro.

Pero ya sucedió. Repase el cuadro (una constante) de los puntos perdidos a esta misma altura de la eliminatoria.

“Venimos de malos resultados, de problemas de rendimiento, y eso ha generado opiniones, críticas, pedidos de futbolistas para incorporarse. Entendemos esto comprensible y hasta correcto: es lógico que así sea. Pero nosotros creemos que tenemos problemas futbolísticos”, comentó el conductor del equipo.

Que el equipo tuvo una merma de rendimiento es una realidad. Que los últimos resultados castigaron duro tiene dos lecturas. Con Argentina siempre se perdió. Contra Colombia se ganó y se perdió. Esta vez tocó derrota. Y ante Bolivia se venía de dos empates y la verde la pegó terrible golpe al equipo uruguayo. Acaso es el revés que más duele.

Ahora bien. Miremos para adelante. Las preguntas habituales pasan por saber si es posible clasificar, donde se ganarán los puntos perdidos de local y quienes son los jugadores que pueden brindar soluciones para salir de este bajo momento.

Convengamos una cosa: cada vez que vinieron jugadores de salvadores jamás rindieron. Miren el caso de Pandiani.

Otra respuesta: cuando el equipo se vio ante una situación límite salió al frente. ¿Entonces por qué no creer o al menos dar paso a la calma y la prudencia?

En el último proceso Uruguay empató en Chile y ganó en Ecuador. El fútbol mundial marca una tendencia y es que cada vez es más complejo jugar como local.

En los últimos procesos se elevó el número de triunfos en las eliminatorias sudamericanas.

Mirar la tabla de posiciones de local del clasificatorio para Brasil permite concluir que el único que no perdió unidades en casa fue Ecuador. El resto dejó puntos. Uruguay como local está tercero.

Pero claro, saliendo afuera está en el debe. Está en el penúltimo lugar por lo que deberá revertir su imagen para salir a buscar afuera los dos puntos que dejó en casa y recuperar el terreno perdido. Es hora de iniciar la resurrección.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios