Maradona hay uno solo

Messi fue premiado como el mejor jugador de Brasil 2014 pero no tiene consuelo; seguirá cargando con la mochila de tener que ganar un Mundial para entrar en el olimpo mundialista

Después de ver la final del Mundial quedó una contundente definición: Maradona hay uno solo. No hay caso. Lionel Messi podrá ser considerado el mejor jugador del mundo, batir marcas de todo tipo y color en su club, ser insuperable y un súper dotado futbolísticamente. Nadie lo puede negar ni discutir como jugador. Pero Maradona fue único.

Messi carga con una cruz desde hace muchos años. Sin pretenderlo, se la puso Diego sobre sus hombros. Es que cuando apareció Lio los propios argentinos comenzaron a recorrer el camino de las comparaciones. Y claro, siempre se llegó a la misma conclusión: para terminar de consagrarse le falta ganar un Mundial.

Pero para Messi pasó otra oportunidad. ¿Es el único responsable? No, claro que no. Pero Maradona asumió lo que no asumió Messi: compromiso.  En estas instancias aquel 10 de México e italia aparecía. Y el 10 de ahora se vio en cuenta gotas.

Diego sabía que era el mejor y era el dueño de la pelota. La pedía, la quería, generaba juego, se mostraba, empujaba, se peleaba contra todos.

Claro que no todos los jugadores son iguales. Pero este tipo de futbolistas, que son distintos al resto, tienen que asumir esa condición de líderes en los momentos en que el equipo los necesita. Es ese momento en que sus compañeros comprenden la ventaja de tenerlo de su lado porque en el instante menos esperado aparecerá para resolver los problemas.

Maradona era así. Se podrá decir que las personalidades son diferentes. Pero Maradona protestaba todo, se peleaba con el juez y los rivales por defender a sus compañeros. Messi no lo vive así el juego.

Maradona lloró sin consuelo tras perder la final del 90 contra Alemania, a Messi no se lo movió un pelo.

El jugador de Barcelona, que volvió a vomitar en pleno partido contra los alemanes, mantiene la deuda.

Lo dicen muchos exjugadores que siguen afirmando que para llegar a estar en el olimpo mundial, ese donde están Pelé o Maradona, Lio tiene que ganar un Mundial.

No se trata de comparar sino de ver las realidades. En el Mundial que acaba de terminar Messi anotó un gol en el debut ante Bosnia, otro contra una pobre selección de Irán y dos ante Nigeria cuando ya estaban clasificados. Y luego realizó la jugada desnivelante del gol ante Bélgica.

Maradona llevó a Argentina a ganar el Mundial de México. Dos goles ante Bélgica, la mano de Dios ante los ingleses y el pase de gol en la final para que Burruchaga definiera ante los alemanes. Pero no fue todo, llevó a su país a la final de Italia 1990. Recuerden el pase de gol a Caniggia ante Brasil.

Por eso cuando Messi subió las escaleras para recibir el premio al mejor jugador del Mundial la inmensa mayoría de los televidentes del mundo no daba crédito a la decisión de los periodistas, que en definitiva son los que votan.

¿Cuánto de marketing hubo en la premiación? Queda la sensación de que una buen cuota.

Es que quedaron enormes dudas sobre si el 10 argentino fue el mejor del Mundial.

Pero si hasta los propios argentinos se preguntaban tres noches antes de la final quien había sido el mejor o quien era más preponderante en el equipo de Sabella, si Messi o Mascherano, y muchos le apostaban al volante de marca. Es más, para muchos había sido más importante el golero Romero que el 10 de Barcelona.

Pero había más. No todo se reducía a la selección de Argentina sino que los alemanes tenían como cuatro candidatos entre los que destacaban el goleador Thomas Mueller, el volante Toni Kroos, que terminó sorprendiendo, y el capitán Philipp Lahm. Otra buena figura resultó el golero Neuer.

Pero además, entre los candidatos a ganar el premio al mejor jugador del torneo figuraban el holandés Arjen Robben, de gran campeonato, y el colombiano James Rodríguez que terminó consagrado como goleador del certamen.

Los jugadores de Uruguay no podían ser votados porque se toman en cuenta a los futbolistas que formaron parte desde los cuartos de final en adelante. De todos modos se debe destacar que el zaguero Diego Godín perfectamente podía tener un lugar en la oncena ideal.

Pero la realidad marca que Lio Messi sumó un nuevo palmarés a sus vitrinas. Ahora fue premiado como el mejor del Mundial y, aunque para muchos es el rey del fútbol mundial, cargará nuevamente con la pesada mochila de quienes le piden que se termine de consagrar ganando un Mundial.

Por ahora, Maradona sigue siendo único.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios