Manta denunció arreglo de partidos en Uruguay en 2000

El director deportivo de Plaza dijo que una vez el juez le preguntó qué resultado le servía

Carlos Manta, director deportivo de Plaza Colonia, detonó una bomba al denunciar que formó parte de un partido que estaba arreglado con los jueces y que todo fue a cambio de "hacerle favor a los poderosos que manejaban el fútbol".

En su participación en el programa radial 100% Deporte que se emite por Sport 890, después de tratar de “mentiroso” al delegado de Peñarol Jorge Barrera porque dijo que los aurinegros iban a jugar en Colonia cuando Plaza era local y no lo hicieron, se despachó a hablar de los arbitrajes.

Cuando fue consultado por el momento que viven los árbitros, el exentrenador destapó una olla que en su momento generó un escándalo.

"Hace mucho tiempo que no veo tantos buenos arbitrajes. Felicito al arbitraje uruguayo que no se deja llevar con el poncho por los poderosos, no como antes que muchas cosas eran digitadas. ¿O no era así? Ah, el que dice la verdad está loco. Yo viví cuando me decían 'Carlos, ¿qué resultado necesitás?'. Era entrenador, cuando bajó el Frontera (club de Rivera) me preguntaron antes del partido si el empate servía. Me preguntó el árbitro del partido. Me servía empatar y me servía ganar. Empatamos. Yo dirigía a Paysandú Bella Vista, fue cuando reventó todo el tema y se dividió el arbitraje".

El juez fue Bello

En la nota, Manta no aclaró el partido al que hacía referencia pero consultado por Referí confirmó que fue el último encuentro del torneo Clausura del año 2000. El referido partido se jugó el 3 de diciembre en el estadio Mario Sobrero. El local Rocha empató 1 a 1 con Paysandú Bella Vista. Manta era el DT de Paysandú Bella Vista y peleaba con Frontera para no descender.

La terna encargada de dirigir el encuentro fue encabezada por Daniel Bello, secundado por William Martínez e Igor Moreira.


Un línea formó parte

Manta denunció que uno de los jueces de línea también formó parte del tema, aunque no aclaró cuál de los dos. Según Manta, en determinado momento el línea se le arrimó a su zona: "Me acuerdo un línea que en ese partido me dijo 'decile a Kanapkis que achique'. Esto no era a cambio de nada, solo de hacerle favor a los poderosos que manejaban el fútbol. En contra de Frontera". La frase hacía referencia a que el zaguero evitara ser expulsado.

Manta agregó: "Si vos te portabas mal te hacían la cruz. Era así. Fue otra época, ya pasó. Yo los respaldo a muerte a los jueces hoy, se equivocan como todos. Pero antes no era así, el que no se subía a ese ómnibus no hacía carrera de arbitraje. Ustedes lo saben todo", le dijo a los periodistas.


¿Cómo terminó la historia?

La denuncia de Manta llevó a repasar los diarios de la época. Aquel empate con Rocha le permitió a Paysandú Bella Vista evitar el descenso, al tiempo que Frontera Rivera tuvo que jugar un desempate con Fénix que venía de la B.

Para el primer partido se nominó como juez a Daniel Bello. El juego terminó igualado 0 a 0.

El comentario de Frreddy Spiegelmann en El Observador del domingo 10 de diciembre de 2000 denuncia bajo un subtítulo: "Frontera jugó contra 15". Y expresa: "En el segundo tiempo se le quemaron los papeles al echar injustamente a Guglielmone. No conforme con ello sancionó un técnico inexistente a los 76 minutos en el área riverense. La verdad, solo le faltó inventar un penal".

Para la revancha se designó a Gustavo Méndez. Fénix ganó 1 a 0 con un gol convertido a los 2 minutos de juego que luego cuidó con uñas y dientes.

La denuncia de Últimas Noticias

En el año 2003 el diario Últimas Noticias publicó una acusación al ex árbitro Gustavo Méndez, responsabilizándolo de arreglar encuentros para permitir el descenso de Frontera de Rivera en el año 2001.

El diario publicó que "en el año 2001 el fútbol uruguayo estuvo bajo sospecha como pocas veces en su historia".

Según Últimas Noticias hubo "acusaciones mutuas entre varios árbitros" y denuncias sobre arreglos de partidos, algo que derivó en la suspensión a nivel internacional de todos los jueces uruguayos y sanciones también a nivel local.

Según informó el diario, el entonces presidente del Colegio de Árbitoos, Matías Vázquez, llevó adelante una "cruzada" en "busca de la verdad".

"Tras varios meses de investigación estuvo decidido a despedir definitivamente a algún árbitro, pero desde dentro mismo de la AUF se lo impidieron. Las denuncias jamás se aclararon, pero para siempre quedará la sospecha. Una de las denuncias implicó a Gustavo Méndez que habría llamado al celular de Olivier Viera para avisarle que la empresa Tenfield quería que descendiera Frontera de Rivera. Viera recibió ese llamado minutos antes de arbitrar un partido entre el referido club y Bella Vista, donde debía bombear a los riverenses, pero en su respuesta a Méndez le habría dejado en claro que no se prestaría para una cosa así. Igualmente a fin de año terminó descendiendo Frontera al perder un repechaje con Fénix. ¿Quién fue el árbitro de ese partido decisivo? Gustavo Méndez", dice el informe de Últimas Noticias del año 2003.

Méndez fue expulsado del arbitraje en 2006, bajo la presidencia de la AUF de José Luis Corbo, luego de la polémica generada tras cobrar un dudoso penal a favor de Nacional contra Rocha, que le permitió clasificar a la final del Campeonato Uruguayo Especial 2005 ante Defensor. Los violetas decidieron no presentarse a jugar la final.

Bello se defiende

Referí consultó al exárbitro Daniel Bello que, pese a que Manta no lo nombró, fue el juez del encuentro al que el director deportivo de Plaza hizo referencia.

Bello señaló: “Nunca hablé en mi vida con Manta, pueden hablar con el señor Washington Rivero que presidía la Mesa Ejecutiva. Siempre tuve una muy mala relación con Manta porque un día, cuando estaba en Deportivo Maldonado, desde la cancha auxiliar me dijo un improperio contra mi hija y creo que en el fútbol hay códigos. Nunca hablé, nunca tomé un café y nunca me sentaría en una mesa con él, respetando su profesión”.

Bello hizo un poco de memoria para refrescar que: “Él (Manta) está muy molesto conmigo porque en el partido Central-Frontera Rivera le hicieron un gol porque otorgué seis minutos de descuento, como correspondía, y empató Frontera que subió. Desde ese momento quedó muy molesto”.

El exárbitro internacional agregó: “Yo nunca tuve un problema con él. Jamás. La única persona que una vez me invocó y me difamó fue (Gustavo) Gallesio (exárbitro), lo llevé a la Justicia penal y se tuvo que retractar. Yo no llamo a nadie, no llamo al periodismo, pero le soy honesto. Respeto mucho al señor Manta, respeto su profesión, nunca hice un comentario sobre él y más a 15 años de mi retiro. Habla de 15 años. Pero quiero que quede claro que jamás me sentaría ni siquiera a conversar con él. Y si no me falla la memoria nunca compartí un programa deportivo con él. Así que lo desmiento. Además que me diga qué partido, si estaba por subir, si iba primero, si clasificaba a alguna copa, me encantaría porque hoy habla todo el mundo por hablar”.

La denuncia

Cuando se le dijo que el partido al que hizo mención Manta fue Rocha – Bella Vista Paysandú, Bello expresó: “De ese partido hubo una denuncia penal fui citado como testigo con el juez Eguren, me acompañó el doctor Fernando De los Santos, fue un partido que terminó 1 a 1. El señor Eguren me preguntó porque había un comentario de un jugador de fútbol, de Paysandú, que no lo voy a nombrar, que yo le había dicho que se tirara en el área que cobraba penal. Los dos goles fueron fuera del área”.

Según los diarios de la época, el jugador era Fernando Kanapkis.

Posteriormente Bello señaló: “Eso ya estuvo en los juzgados, no hubo ningún penal en el partido. Yo no recuerdo si él dirigía a uno de los dos equipos. El que dijo una apreciación fue un jugador, fui a la justicia y lo desmentí. Un gol fue en contra. Capaz que lo hice yo”, dijo irónicamente.

“Habla mucho Manta”

“Habla mucho Manta, lo respeto, pero me parece que son apreciaciones desafortunadas. Me preocuparía mucho más hoy que en mi época porque cuando un club tenía problemas con los jueces iban al Colegio de Árbitros. Ahora veo en los diarios que el coordinador de árbitros (Jorge Larrionda) llamó a Damiani para dar explicaciones. Creo que el mundo cambió. Yo no soy de este mundo. Hay organismos y hay que respetarlos”, comentó Bello.

Y volvió al tema: “Si yo hubiera hecho algo así, habría que haber hecho una denuncia y no decirla después de tanto tiempo. Él ocultó, no sé la palabra técnica, pero tendría que haber hecho la denuncia, si era una persona con los principios bien puestos. Es algo gravísimo que tendría que haber denunciado en su momento. No me gustan las polémicas. Son desafortunadas sus declaraciones, pero cada uno cosecha lo que siembra y es dueño de sus silencios y prisionero de sus palabras”.

La rama judicial

El caso fue a la Justicia en el año 2001. Frontera hizo una denuncia penal acusando a la AUF, a la empresa Tenfield y a Méndez y a Bello. La denuncia, según informó en su momento La República, relataba: “Los hechos denunciados refieren concretamente: a) La manipulación de los resultados de partidos de fútbol, ascenso y descenso de clubes a través del accionar de una organización compuesta por los denunciados, en el que mediante una actitud ilícita obtenían para sí o de acuerdo a su conveniencia resultados económicos, en una clara contravención a las normas que rigen nuestro fútbol profesional. b) Disposición de fondos pertenecientes a los clubes, en forma arbitraria y de conformidad con sus intereses, otorgando adelantos a algunos clubes por encima del derecho que le correspondía a otros, causándole a éstos perjuicios económicos y deportivos. c) Arbitrajes claramente tendenciosos".

Según informó en su momento La República, el juez Pablo Eguren citó a varias personas: los dirigentes de Frontera, Roberto Valdivieso y Roberto Araújo, a los árbitros Saúl Feldman, Olivier Viera, Gustavo Méndez y Daniel Bello, a los periodistas Julio C. Sánchez Padilla, Freddy Silva y Ricardo Gabito Acevedo (que llevaron adelante la denuncia en los medios), al entonces presidente de la AUF Eugenio Figueredo y el neutral Daniel Pastorini, y los funcionarios de Tenfield SA, Atilio Garrido y Jorge Chijane.

A su vez. Tenfield presentó una contrademanda penal contra los dirigentes del Frontera Roberto Valdivieso y Roberto Araújo, ya que “se sintió lesionada en su honor”. Denunciaron que Frontera "era deudora de la empresa en U$S 128.000 por adelantos en derechos televisivos y al descender de categoría, Tenfield no tendría oportunidad de cobrar la deuda, por lo que no son ciertos los dichos de Frontera en el sentido que hubo un pacto antideportivo para descenderlos de categoría".

Finalmente, ambas causas fueron finalmente archivadas poco tiempo después.


Populares de la sección

Acerca del autor