Mano a mano con el Uruguayo

Los aurinegros despertaron de su sueño de la Copa y fijan la atención en la liga local donde en dos semanas van al Franzini y luego enfrentan a Nacional

Los dirigentes debieron agudizar el ingenio. Y pusieron manos a la obra. El técnico había solicitado apostar a determinadas fichas para contar con un plantel amplio. Se armó un plantel competitivo a riesgo de que se disparara el presupuesto. Pero se asumió el compromiso.

Llegaron todos los jugadores solicitados por el técnico Jorge Da Silva. A saber: Miguel Amado por el cual se luchó hasta último momento. Carlos Núñez, por el que se hizo un esfuerzo importante. Matías Aguirregaray que regresó de Europa. Mauro Fernández y Baltasar Silva, acaso el de menos nombre. Otras incorporaciones fueron apuestas de los dirigentes, caso Sebastián Píriz.

Cuando el viaje empezó las versiones fueron diversas, pero el único que tenía claro el objetivo era el DT que, luego de ganar el Apertura, expresó claramente que la prioridad era el Uruguayo. ¿Es realismo y conformarse con poco? Depende del cristal con que se mire.

El fracaso en la Copa pone al equipo a transitar por un solo camino. El que eligió su entrenador. Claro que lo caminará con un plantel amplio y un presupuesto altamente elevado para el medio.

Ante esta situación bien vale preguntarse cual es la realidad en la que se encuentra el equipo.

La posición

Queda claro que Peñarol tiene plata en el banco. La obtención del torneo Apertura le permite, al menos, asegurarse un lugar en la definición. Pero lo más importante es que el equipo es puntero de la tabla Anual. Terminar como el mejor de la temporada ofrece facilidades a la hora de las finales. Es que le alcanzará con ganar un solo partido para coronarse campeón. Peñarol sacó cinco puntos de ventaja en esa tabla.

Y por si fuera poco los conducidos por Jorge Da Silva están peleando el Clausura. Las opciones de son óptimas.

El plantel

El grupo de futbolistas es altamente competitivo. Un simple análisis lo dice todo: cualquiera de los suplentes de Peñarol es titular en los clubes del medio.

En los últimos tiempos se produjeron algunos contratiempos producto de una serie de lesiones que mermaron el potencial. Acaso la baja más significativa fue la de Fabián Estoyanoff por el momento que estaba viviendo el delantero. De hecho, el equipo dependía en gran medida de sus desbordes por la derecha. Pero al margen de todo, Peñarol marca claras diferencias con su plantel.

Los rivales

La pregunta es bien concreta: ¿de todos los equipos que disputan el torneo hay alguno capacitado para ponerlo en riesgo?

Vistas las cartas y analizada la posición del equipo parece que no. Pero esto es fútbol y Peñarol en la cancha mermó su rendimiento.

A la hora de aventurar quienes le pueden hacer sombra queda claro que su eterno rival Nacional tiene armas, pero está en proceso de adaptación a una nueva fórmula. Defensor Sporting siempre da pelea y tiene una base armada. Acaso la etapa más compleja la tendrá cuando en dos semanas tenga que enfrentar a los rivales que le hacen sombra: primero visitará a los violetas en el Franzini y al siguiente fin de semana jugará el clásico. Ahí define la historia.

El desgaste

Ahora la semana de trabajo se extiende. Se gana en descanso y en tiempo para mejorar los errores. Pero acaso el punto más importante es que se evitan los largos y extenuantes viajes que muchas veces plantea la Libertadores. 

La presión

Los puntos reseñados generan presión extra. Peñarol está obligado a ganar el Uruguayo. Todas las condiciones están a favor. Plantel amplio y de categoría, rivales que tienen dificultades, centra la atención en un solo objetivo, evita viajes que generan desgaste, ganó el Apertura, y tiene cinco puntos de diferencia en la tabla Anual.

El equipo

En el aspecto deportivo Peñarol no está jugando bien.

Es una realidad que asumió su propio entrenador: “En todo momento, antes que lo dijera algún dirigente, dije que no estaba conforme con lo que el equipo futbolísticamente estaba mostrando”, expresó. Claro que ahora el Polilla Da Silva tendrá una presión extra. Ganar el Uruguayo es una obligación. El martes declaró que, si no lo gana, se va.


Populares de la sección

Comentarios