Mano a mano por el número uno

Como en 2011, Novak Djokovic y Rafael Nadal vuelven a batallar por la cima del ranking: el serbio le lleva más de 2.000 puntos de ventaja pero en el US Open, el español puede superarlo si sigue en su versión demoledora

Rafael Nadal está listo para el salto final. Después de un año y dos meses recuperó el número dos del ranking ATP. Ahora le queda un último paso. Muy grande si se tiene en cuenta la distancia y el objetivo a alcanzar: Novak Djokovic.

Pero lo cierto es que lo que parecía una quimera hace seis meses, cuando Rafa volvió a pisar una cancha de tenis tras estar 221 días afuera por una lesión, es ahora una realidad.

Aún dolorido en una rodilla afectada por el síndrome de Hoffa, el español derrotaba el 6 de febrero pasado al argentino Federico Delbonis y, sin siquiera sospecharlo, ponía en marcha lo que sería una de sus mejores temporadas.

Desde entonces, Nadal jugó 12 torneos, alcanzó 11 finales (solo le fue mal en Wimbledon, eliminado en primera ronda) y levantó nueve copas.

Y así, pasó del quinto lugar del ranking ATP al número dos tras ganar el domingo en Cincinnati y desplazar al británico Andy Murray.

Allá en la cima lo espera Nole. Y la batalla por el uno los vuelve a enfrentar. Como en la temporada 2011, cuando la mejor versión del serbio se aseguró quedarse con el primer puesto de Rafa en semifinales de Wimbledon, un partido antes de ganarle la final al propio español.

La historia es muy diferente ahora por los puntos que uno y otro jugador defienden en lo que resta de la temporada.

Nadal no defiende unidades ya que tras lesionarse en segunda ronda de Wimbledon 2012 (cuando perdió ante el checo Lukas Rosol) no volvió a jugar.

Nole, en cambio, deberá defender 3.710 jugosos puntos.

La clave del asunto, o el inicio de la batalla, estará en el US Open que comienza el próximo lunes.

Ahí Djokovic fue finalista en 2012 perdiendo ante Murray, quien tuvo así su bautismo de Grand Slam.

Eso equivale a 1.200 puntos para Djokovic. ¿Cómo puede quedarse con el uno Nadal? En el caso de que sea campeón sumaría 2.000 puntos, pero con eso solo no le alcanza. También necesita que Nole deje puntos por el camino: como fue finalista el año pasado, debería llegar perder en semifinales o antes.

Si Nadal llega a la final y la pierde, ante otro rival que no sea Djokovic, será primero si el serbio cae en octavos de final o antes. Una hipótesis poco probable. Sería como si Nadal perdiera en esas instancias en un Roland Garros.

Lo que alimenta la sed de uno de Nadal es su brillante temporada en canchas rápidas este año: 15 partidos jugados, todos ganados con las copas de Indian Wells, Montreal y Cincinnati en la repisa. Todos Masters 1000.

Su racha total, un reflejo de su estado tenístico, es impactante: 53 partidos ganados y solo tres perdidos.

En la comparación, Nole está por debajo: 42 ganados y seis perdidos con solo tres títulos en la temporada (Abierto de Australia, Dubái y Montecarlo) en comparación con los nueve de Rafa.

El serbio no puede aflojar y Nadal llega con un gran impulso para seguir su arrolladora marcha. La historia se escribirá en Nueva York. Pero después, a Nadal le quedará mucho por sumar y a Nole mucho por defender: el ATP 500 de Pekín, el Masters 1000 de Shanghái y la Copa Masters en Londres.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios