Malán, el talismán para ascender

Cristian Malán logró subir con la IASA y Plaza; le hizo un gol desde el medio a Rentistas y definió ante Liverpool

Cuando entrenan por la mañana siempre está a las 7.15 esperando el primer ómnibus que va desde Nueva Helvecia –su ciudad– hasta Colonia Valdense. Después allí se toma otro hasta la capital del departamento para poder entrenar con sus compañeros de Plaza. Son 120 kilómetros todos los días entre ida y vuelta.

Cristian Malán es el segundo de tres hermanos –todos futboleros– y se dio el gusto de jugar un par de partidos junto a ellos (Gonzalo y Matías) cuando defendían a Sud América.

Claro que la vida no fue sencilla ya que con 16 años se vino solo a Montevideo para jugar en las inferiores de Wanderers.

"Extrañaba un montón porque soy muy familiero", recuerda Cristian en la charla con Referí.

Pero no solo eso. En poco tiempo se rompió los meniscos de una de sus rodillas. Lo operaron en Buenos Aires y estuvo seis meses sin jugar. Al poco tiempo, le pasó lo mismo en la otra y nuevamente pasó por bisturí y tardó para volver a las canchas.

"La segunda operación fue la más complicada porque estaba medio entregado por todos los trámites y vueltas que tuve que hacer para operarme y porque despúes había que volver a entrenar para mi regreso al fútbol".

Allí sus padres y hermanos y su novia Florencia fueron los que lo bancaron. "Me maquinaba la cabeza con todo. Estaba mal anímicamente y todos me bancaron", recuerda.

Aquel botija que empezó en el baby fútbol de Parquelandia ya era todo un hombre y se le dio el primer ascenso. Fue con Sud América. "Tenía 19 años y era algo nuevo para mí. Además, subimos con mis hermanos. Fue mi primera gran alegría en el fútbol. Además, hacía muchos años que no ascendía la IASA".

Pero poco después se repetiría la historia. No jugaba en Plaza cuando lo dirigía Gabriel Añón. Pero luego llegó Eduardo Espinel, el actual DT, y confió en él. Le dio minutos y él le respondió.

"Empezamos complicados, íbamos últimos en 10 fechas y después tuvimos un invicto de 18 partidos", indicó.

De esa forma, logró su segundo ascenso a Primera –esta vez, con Plaza Colonia–. "Me sentí más partícipe que en el anterior porque jugué más que cuando estuve en Sud América", añade.

Ya en Primera perdieron en la hora ante Nacional tras un penal dudoso contra Gonzalo Porras y le empataron 1-1 a Peñarol.

"No podía creer estar jugando contra (Diego) Forlán. Cuando yo tenía 18 años, él fue el mejor jugador del Mundial de Sudáfrica y de pronto lo tenía enfrente mío en la cancha. Era el sueño de todo jugador. Jamás lo hubiera imaginado. Cuatro años antes estaba gritando sus goles en la Copa América de Argentina y ahora lo tenía de rival. Lo tenía y lo tengo como ídolo porque sigue siendo un fenómeno", recuerda.

Hace unos días le anotó un golazo desde la mitad de la cancha a Rentistas. "Nos habían descontado y con su apuro, dejaron la pelota en el medio para que sacáramos. Vi que Guille (Reyes) estaba adelantado y le pegué. No se me había ocurrido pegarle, pero me la dejaron ahí y saqué. Fue un lindo gol", explica Malán.

El pasado fin de semana otra vez volvió a sus andadas. Fue contra Liverpool, "un rival directo por el descenso y por suerte pude convertir para el triunfo".

Malán, el talismán para ascender, no quiere bajar con Plaza.


EL PREFERIDO DE LA CASA

Cristian es el único de los Malán que volvió a vivir a la casa de Nueva Helvecia con los padres. Es que luego de los pasajes por Wanderers, Sud América y Rocha, ahora juega en Colonia, por lo que le queda más cerca que Montevideo. Por eso, los padres –que ya extrañaban a sus tres hijos como locos– lo tienen a él y le hacen todos los gustos. "El tema es cuando llegan mis hermanos el fin de semana. Ahí mis viejos me dejan un poco de lado", dijo Cristian entre sonrisas.

LAS FRASES

"Mis compañeros en Plaza Colonia me gastan porque en todo el Torneo Apertura hice dos goles y ahora, en dos fechas, igualé la marca".

"¡Qué jugador que es Luis Suárez! Me encanta, es una bestia. Miro de todo porque me gusta aprender. A mí hace un tiempo me gustaba (Thierry) Henry y ahora, además de Suárez, me gusta mucho como juegan (Lionel) Messi y Cristiano Ronaldo; esos tres, están despegados del resto".

Cristian Malán

Volante de Plaza Colonia


Populares de la sección

Acerca del autor