Malaka le cambió una letra al cuadro

Jorge Martínez dejó Juventus por Juventud, Turín por Las Piedras e Italia por Uruguay, pero sigue siendo el mismo; El futbolista le abrió las puertas a El Observador para contar el karma de las lesiones y su ilusión de volver a vivir dentro de una cancha

"Miralo, si parece Julio Sosa así parado", dijo Marcos Méndez, vicepresidente de Juventud, haciendo referencia al Varón del Tango, nacido en Las Piedras y la pose de Jorge Martínez, iluminado por el cálido sol canario, parado en la puerta de la sede.

Malaka se ríe. Está feliz. Enfundado en ropas italianas y con alguna palabra que mezcla la fonética del país de la bota, el futbolista que pertenece a la Juventus de Turín disfruta a pleno cada segundo que vive en Las Piedras, donde busca dejar atrás el karma de lesiones que lo tienen sin competencia activa hace más de dos años.

En su completo bazar de lesiones, la sacroileítis fue la que más lo complicó. Se trata de una inflamación de una o ambas articulaciones sacroilíacas, donde se conectan la columna y la pelvis.

“Mi último equipo fue Novara y terminé jugando después de recuperarme de la sacroileítis. En Italia nadie daba con la tecla y tuve varias recaídas. Me atendieron en Turín, Florencia y Novara, viaje a Alemania y nadie me podía encontrar el motivo del dolor hasta que vine a entrenar una semana a Juventud y el fisioterapeuta Federico Antúnez, se puso las pilas y me empezó a tratar. A partir de ahí me sentí muy bien y podía entrenar. Entonces lo invité y se fue dos meses a Italia donde pude seguir trabajando y jugar sin problemas. Tuve otros problemas compensatorios, un tirón en el gemelo, otro en el cuádriceps, pero bien, sin dolor en la cintura que era lo más importante”, contó Malaka, ilusionado con un presente sano que lo tenga de nuevo como protagonista.

Es que su periplo italiano tuvo su punto más alto en Catania, cuando sus buenas actuaciones lo llevaron a Juventus, donde tiene contrato vigente y nunca pudo demostrar.

“En Catania le hice goles a Roma, Inter, Juventus, a todos. Desde ahí me compró Juventus y en el primer partido me jodí el ligamento interno. Cuando me puse en forma, Luigi Del Neri, quien era el DT me puso de titular contra Milan en San Siro. Estaba jugando bien, ganando hasta que me pisaron el empeine y me lo quebraron en dos cuando estaba en el top de mi rendimiento. Estuve cuatro meses afuera y en un momento que había muchos lesionados me preguntaron si me sentía con fuerza. Yo quería demostrar e hice mal porque desde ese momento me arrancaron todos los problemas. Arranque con una tendinitis, después el aductor y el cuerpo me paso factura por todos lados”.

De allí fue cedido a Cesena, donde el campo de entrenamiento y el Estadio son de piso sintético, lo que le generó a Martínez una lesión en la cadera: “Estaba destruído. De ahí me fui a Rumania y fue un atraso. La pasé horrible. Ellos en medicina están muy atrasados y me querían curar a corticoides, que te cubre el dolor pero no te cura. Me daban corticoides todos los días y yo estaba todo hinchado, parecía Quico, el del Chavo del 8”.

“Mandame que quiero revivir”
Malaka tenía un solo objetivo: curarse para volver a brillar. Y esas ganas lo llevaron a plantarse frente a los directivos italianos para sellar el pasaporte de salida. Sin embargo contrajo un virus hepático que lo tuvo postrado a una cama durante un mes.

“Me quería matar. Ese virus me destruyó. En Juventus hablé con los directivos para que me dejaran venir a Uruguay pero la intención de ellos era cederme a otro equipo de Italia y yo quería volver a Uruguay. Entonces aproveché que Darío Flores se fue de acá para Perugia y les dije que quería ir a Juventud de Las Piedras. Ellos sabían que yo quería revivir y no están en la chiquita. Me dejaron venir”, agregó Malaka, quien pensó volver a Nacional, donde no lo quisieron.

El futbolista recordó que “me fui a entrenar a Los Céspedes para jugar en Nacional pero noté muy poco interés de su parte. Tampoco voy a andar suplicando y en Wanderers ya jugué. Soy un agradecido porque me formé ahí, pero quise cambiar y venir acá, ya que siempre tuve la idea de defender a mi ciudad”.


Populares de la sección

Comentarios