Mafia, arreglos y tenistas pobres: el grave problema del tenis

Una investigación de la BBC, que habla de la mafia de Partidos arreglados, desató un escándalo en el deporte
Después del atletismo y del fútbol, ahora el tenis está en el punto de mira por las acusaciones de partidos arreglados que afectan a 16 jugadores del Top 50 mundial, entre ellos ganadores del Grand Slam y 8 participantes del Abierto de Australia.

Durante la última década, los 16 jugadores fueron señalados ante el comité de ética del tenis por sospechas sobre el amaño, pero todos estos jugadores fueron autorizados a continuar con sus carreras, informaron la BBC y el sitio de internet BuzzFeed.

El número 1 Novak Djokovic confirmó que él mismo fue víctima de un intento de compra para perder un partido en el torneo de San Petersburgo. "Alguien se me acercó por medio de gente que trabajaba conmigo en aquella época. Inmediatamente dije no ", señaló el serbio. "No existen pruebas que conciernan a jugadores en actividad. Mientras sea así, se trata de meras especulaciones", agregó.

BBC y BuzzFeed, que efectivamente no citan el nombre de ningún jugador, afirman tener acceso a archivos secretos y haber visto pruebas de una corrupción a gran escala. Estos documentos están vinculados a una investigación de la ATP en 2007, que revela que los grupos de apostantes en Rusia e Italia apostaban cientos de miles de dólares en partidos que amañados, tres de ellos en Wimbledon.

"El informe confidencial de los investigadores destinado al comité de ética, fechado en 2008, sugiere que se investigue a 28 jugadores, pero esto nunca se llevó a cabo", afirma la BBC, añadiendo que ocho jugadores están inscritos en el Abierto de Australia.

BuzzFeed explicó que los representantes de los grupos de apostadores se ponían en contacto con los jugadores en sus hoteles, prometiéndoles 50 mil dólares o más como recompensa.

Los modestos, el objetivo

La Unidad por la Integridad del Tenis (TIU), creada en 2008, ha publicado 18 sanciones, entre ellas seis suspensiones de por vida, por amaño de partidos, aseguró el presidente de la ATP, Chris Kermode. Hay cinco jugadores; el serbio David Savic (659º mundial) y el austriaco Daniel Koellerer (55º) en 2011, el ruso Sergei Krotiouk (789º) en 2013, Andrey Kumantsov (261º) en 2014, y el griego Alexandros Jakupovic (469º) en diciembre. El sexto es un árbitro, el francés Morgan Lamri, en noviembre de 2014.

Sistema macabro

"Me pongo en el lugar del joven jugador, o del que no se gana muy bien la vida. Seguro que incluso si rechazan la propuesta, esto les habría provocado un dilema", dijo el ex jugador Arnaud Clement.

Los jugadores que no están en la parte alta de la clasificación son los más susceptibles, ya que sus ingresos está a años luz de los de las estrellas. En 2015, según la ATP, las ganancias de Djokovic en torneos (sin contar patrocinios y publicidad) ascendieron US$ 21,6 millones (11 títulos ganados), contra 4,4 del español Rafael Nadal (nº 5) y 2,2 del nº 10, el francés Jo-Wilfred Tsonga.

Los ingresos caen a US$ 751 mil para el tenista nº 48 y a los US$ 436 mil para el 86, US$ 200 mil para el 150, US$ 61 mil para el 311 o apenas los US$ 8.595 para el jugador clasificado en el puesto 500.

A estas cantidades hay que restarles impuestos, desplazamiento, comida, hoteles, entrenador... Más allá del puesto, no es fácil vivir de este deporte.

Factores de riesgo

El tenis tiene "varios factores de riesgo", apunta Pim Verschuuren, del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (IRIS). "Es un deporte individual, y por lo tanto más fácil de manipular. Después, existe una gran desigualdad financiera entre los jugadores y, finalmente, se puede apostar sobre cualquier aspecto del juego", argumenta.

Es por todo ello que el tenis, que representa entre el 20% y el 25% de las apuestas deportivas en línea, sube al 50% en el mercado del 'live-betting', forma de apostar altamente sensible que se propone durante un partido y hasta el momento en el que acaba. Y cuanto más reducido es el campo de la apuesta, más expuesto está a la manipulación. "Se puede pedir a un jugador que pierda el quinto juego, o que alguien desde las gradas le haga una señal para que pierda un determinado punto", explica Christian Kalb, de la empresa de apuestas deportivas Française des Jeux.

Los quince días de Roland-Garros movieron más de € 1.000 millones en apuestas y se estima que lo que se genera durante una temporada alcanza los € 200.000 millones, de los que solo el 15% se mueve en el mercado legal.

Eso permite a las mafias ofrecer a jugadores cantidades mayores que los premios de los torneos. "Si la mafia quiere blanquear cientos de miles de euros a través de las apuestas, puede poner € 50 mil o € 100 mil", continúa Kalb. Una vez se entra en la espiral, el jugador pasa a ser rehén y objeto de chantaje por parte de los corruptores, grupos ligados al crimen organizado que opera en Europa del Este, Asia y Sudamérica.

El caso Davydenko-Vasallo Argüello

El caso del tenista ruso Nikolai Davydenko fue el que desencadenó la investigación sobre la que se apoyan la BBC y BuzzFeed. En agosto de 2007 el antiguo número 4 mundial disputaba la segunda ronda del Torneo de Sopot (Polonia) frente al argentino Martín Vassallo Arguello (83º).
Davydenko ganó el primer set 6-2 y luego cedió el segundo por 6-3. En el tercero, con 2-1 favorable, decidió retirarse debido a una lesión en un pie.
Al día siguiente la empresa de apuestas Betfair suspendió los pagos relativos a este partido, obligando a la ATP a abrir una investigación.
Según Betfair, cerca de 3,4 millones de libras (4,5 millones de euros) fueron apostados antes del partido y durante el primer set, diez veces más que el montante total de las apuestas normales en un partido similar. Y lo más curioso fue que mientras el ruso dominaba el duelo, las apuestas continuaron aumentando a favor de una victoria de su adversario.
Tras saltar el escándalo, Davydenko negó en varias ocasiones haber amañado el partido.
El argentino también fue objetivo de una investigación, pero no se probó nada y ambos siguieron sus carreras.

Cifras

16 Tenistas implicados. Según BBC, hay ocho anotados en el actual Australian Open.
US$ 8.500 Al año. Es lo que puede ganar un tenista en el entorno del pueso 500, a lo que hay que descontarle gastos.
200.000 Euros anuales. Es lo que se calcula mueve el mercado de apuestas de tenis. Solo el 15% está en el mercado legal.