"Luis está como un demonio"

Sebastián Coates, Álvaro González y Jorge Fucile comentaron el empate ante Brasil en la zona mixta
Luego del empate entre Brasil y Uruguay en Recife, varios futbolistas hablaron con los diferentes medios internacionales en zona mixta. Sebastián Coates, Jorge Fucile y Álvaro González dieron su opinión sobre la igualdad.

El primero en hablar fue Sebastián Coates, quien consultado sobre el trámite del juego afirmó: "Por como se dio el partido nos vamos con mucha calentura porque pudimos haberlo ganado pero el punto sirve y tenemos que seguir trabajando. El gol tan temprano nos cambió la forma de encarar el partido, ellos entraron mejor que nosotros y en el correr del partido nos pudimos acomodar".

Jorge Fucile fue consultado por el primer gol, donde perdió la referencia de la marca en el tanto de Douglas Costa: "La pelota fue muy rápida y no la pudimos ver. A Mauricio (Victorino) lo tenía al lado y me dijo que tampoco la vio. Luis (Suárez) es un demonio, le tienen un respeto tremendo. No sabían cómo marcarlo. Hay que ser realistas: lo pudimos ganar, pero lo pudimos haber perdido".

El ingreso de Álvaro González cambió el partido, porque ayudó a cubrir un sector del campo de juego donde Uruguay había sido superado ampliamente en el primer tiempo.

El Tata habló con Referí en la zona mixta y dijo que "por suerte pudimos corregir lo que no había salido en el primer tiempo. El principal acierto fue del técnico en lo táctico, porque corregimos la inferioridad que teníamos en la mitad de la cancha y el partido cambió. Ellos dejaron de jugar cómodos como lo estaban haciendo".

El partido empezó mal para los celestes porque "después de encontrar un gol tan rápido empezaron a sacar lo mejor de ellos y los brasileros cuando juegan cómodos son difíciles. Pero cuando nos pusimos 2-1 nos dimos cuenta que podíamos. Se corrigieron errores, pasaron a jugar incómodos, desconcertados y no les ganamos por poquito; en un momento parecía que los llevábamos puestos".
El Tata también tuvo su ocasión de gol, pero falló: "Fue una lástima. Quise afirmarme o no permitir que se me levantara la pelota, pero me salió muy tímido el remate. Estas pelotas son muy livianitas y te juro que intenté que no se levantara, pero salió un remate a las manos del arquero. Cuando vi que la había atajado me quería matar".

El volante tuvo un encontronazo con Neymar y no aceptó sus disculpas porque "creo que si él disputa la pelota y va fuerte pero a la pelota, era un tranque normal, pero como levantó la pierna me tomó la mitad de la canilla".

González, que sumó puntos para ser titular el martes, cerró: "Brasil tiene jugadores que se multiplican cuando van ganando. Ahora hay que ganar en casa para que esto tenga más valor"