Luis, del sufrimiento de morder a la alegría de volver

Suárez pasó de la mordida del Mundial a la autorización para entrenar con Barcelona, la incertidumbre sobre su presentación, el primer amistoso y ahora llega su debut oficial

El 24 de junio Luis Suárez mordió. Se generó un escándalo. Fue radiado del Mundial y sacado del evento más importante del fútbol por la puerta de atrás. La FIFA le impuso la pena más dura de la historia e incluso le negó su permiso a trabajar.

Pero todo ya forma parte del pasado. Desde aquella mordida a la ilusión del regreso del sábado muchas cosas ocurrieron en la vida deportiva del salteño. Una serie de capítulos vividos con intensidad.

Primero vivió la incertidumbre de saber si Barcelona lo contrataba. Y finalmente el 11 de junio quedaba sellada su incorporación al club catalán que pagó 81 millones de dólares por su fichaje.

Pero claro, el club comenzó a chocar contra una realidad: la sanción. El jugador estaba impedido de ir a entrenar, se generó un ámbito de defensa ante el Tribunal Superior de la FIFA. Y lograron lo que parecía complejo. Que Suárez se volviera a sentir futbolista.

El 15 de agosto pudo entrenar con sus compañeros. Por primera vez tocó de primera con Messi, Iniesta, Neymar y todas las estrellas del Barca.

Tres días después fue la gran presentación ante el público catalán al pisar por primera vez el Camp Nou en un amistoso contra León de México por el Trofeo Joan Gamper. Luis ingresó en el minuto 76 por Rafinha.  

El 24 de setiembre vivió una nueva instancia al debutar con la filial de Barcelona ante un equipo Sub 19 de Indonesia. Al día siguiente en un programa televisivo de Madrid se armó un revuelo porque lo acusaron de estar fuera de forma, excedido de peso.

Todo esto sin contar las situaciones vividas con la selección uruguaya. Es que Luis no fue citado para los amistosos de agosto, con Japón y Corea, debido a que la AUF no tenía claros los fundamentos de la pena.

Pero para octubre no aguantó más y lo convocó. Al margen de que había razones de peso porque la presencia de Suárez ante Arabia y Omán significaban US$ 150 mil para las arcas de la Asociación.

En la mañana del miércoles Luis comenzó a vivir otro capítulo de su particular historia con Barcelona. Comenzó a entrenar para ganarse un puesto en la oncena titular que el sábado jugará ante Real Madrid en el Bernabéu.

El mundo espera que el técnico Luis Enrique forme el tridente sudamericano que amenaza con hacer historia y el azulgrana vaya a la conquista del feudo del Madrid con Messi, Neymar y Suárez.

 


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios