Lugano sobre sanción a Suárez: "Esa mancha no se la borra más la FIFA"

El excapitán de la selección habló de los códigos del fútbol, la selección y la vida
Diego lo podía palpar. El día de la despedida de Rogerio Ceni lo sintió en carne propia. Mientras el golero se despedía en Morumbí, tuvo que dejar de hablar. La gente lo invadió al grito de Lugano. Sin embargo, jamás lo imaginó. El 12 de enero de 2016 quedará grabado para siempre en su memoria. Cuando el uruguayo descendió del avión y puso un pie en la terminar de Guarulhos fue invadido por la locura de los hinchas del tricolor.

"Era imposible esperar esto. Sabía que la gente me respeta y me lo había hecho saber en el partido de despedida de Rogerio. Pero esto no fue programado, fue sanguíneo, increíble. Yo nunca había visto algo así en el fútbol y pasó en el país donde está el mejor fútbol del mundo. Después de esto decidí cancelar la presentación en Morumbí, porque por más que vayan 60 mil personas, nada va a ser tan espontáneo como esto que me tocó vivir", dice Diego a Referi desde San Pablo.

¿Esa locura, ver gente con una camiseta que decía Dio5, suguiere más responsabilidad?

El compromiso lo tengo siempre en todos lados. Acá es más especial porque es mi casa. San Pablo viene de dos años muy complicados a todo nivel. Político principalmente, de resultados, se fueron jugadores tremendos como Rogerio y Fabiano. Y la hinchada, los dirigentes y Rogerio entendían que yo tenía que estar para ayudar. Todo esto que se generó fue una química, una identificación. Yo que sé qué explicación tendrá.

¿Le cae la ficha de lo que genera el fútbol?
A los jugadores de fútbol no nos termina nunca de caer la ficha porque vivís el día a día. Conozco San Pablo, sabía que la gente me esperaba, pero esto me sorprendió y capaz que hay cosas que trascienden lo que pensas. No es normal.

Rogerio le trasladó el brazalete de capitán. Tendrá que suplir al líder del grupo, del club, de los hinchas.

Sí, pero yo pregunto: ¿qué carga mayor que a los 25 años ir a un Mundial con Uruguay? Esa fue una carga. Esto es un desafío. Es mi último gran desafío y tengo la obligación como persona de dar todo a quien me dio tanto como este club. Lo de Rogerio es todo lo contrario, que un monstruo de estos entienda que yo soy la persona indicada, más que carga es tremendo reconocimiento.

¿Qué tiene que tener un jugador para ser considerado un caudillo cómo le pasa a usted?

No sé qué decir exactamente y mucho menos responder si yo lo soy o no... Sin dudas que compromiso, ilusión y ganas de hacer las hacer las cosas bien. Honestidad, ser ejemplo en el trabajo, eso es básico de cualquier persona que ocupe un rol distinto.

Usted dice que no puede responder si es caudillo pero sus compañeros lo ponen en un sitial de líder.
Eso yo no lo puedo decir, lo dicen mis compañeros y la historia. Es decir los números. No sé, tendría que pensarlo...

Pero usted es el jugador con más partidos como capitán de la historia de la selección.

Que se yo... Vos sabrás... Me imagino que eso no te lo regalan. Pero repito, no hay dos maneras más que ejemplo. Eso marca al jugador, el día a día, lo pequeño, el comportamiento. Si sos así a la corta o a la larga tiene su recompensa. El modo de actuar. No hay otro secreto porque las palabras se las lleva el viento. Las actitudes marcan.

¿La cinta de capitán en la selección quedó en Diego Godìn en el brazo adecuado?
Por supuesto. Diego (Godín) ya era un referente, un líder, un jugador recontra comprometido, ídolo, inteligente y con un nivel deportivo altísimo. Diego era brazo derecho, líder adentro, por algo le va como le va. Para dentro de la selección lo teníamos claro.

¿Mantiene contacto con Godín?

Mucho, demasiado. Fue mi compañero de mil batallas.

¿Godín lo consulta por aspectos de la función de capitán?
Hablamos muchísimo de todo y de la función porque fuimos compañeros y somos amigos. Uno siempre está a las órdenes para lo que necesiten. Es parte de la amistad y el respeto que siento por Diego.

¿Volvió a ir al Complejo?
Fui un par de veces. Pero iba solo, no había nadie. Iba a fisioterapia. Y después fui antes del partido contra Colombia por las Eliminatorias a saludar a los muchachos.

¿Qué le generó que algunos periodistas, debido a la sanción de Suárez y Tabárez, lo pidieran contra Chile?
No sé muy bien lo que dijeron pero de repente me pidieron por mi presente deportivo en Paraguay. Es normal que algunos te pidan y otros pidan que no vayas. Debe haber sido porque tengo historia en la selección. Fueron 11 años. Pero se está viviendo un proceso de cambio y uno tiene que aceptarlo y ayudar a que ese proceso sea normal y nada traumático.

Pero usted no renunció.
El único que decidió retirarse fue Diego (Forlán). Son decisiones personales pero Diego estaba en una posición que había sido el mejor jugador del mundo. El resto nunca dijo de renunciar. En el fondo son dos maneras de verlo: retirarse o aceptarlo. El tiempo pasa.

Usted lo acepto...
Mantengo lo que dije siempre. Lo acepté, claro, es normal. Jugué como 90 partidos con la selección, dos Mundiales, tres eliminatorias, dos Copa América. Entonces lo acepto con mucha realidad pero mientras esté activo, si me llaman, voy a dar una mano.

La FIFA, la mancha de Suárez no se la borra más
¿Qué le quedó de todo lo que vivió Luis en el Mundial?
Lo que dije en su momento. Fue por ser Luis la figura que es porque si lo hacía cualquiera de nosotros no pasaba nada. Pero pagó el precio de la figura que es, de su historial y el potencial de Uruguay en ese Mundial. Y sumado a que no teníamos ningún peso político dio en todo este disparate. El mayor castigo de la historia del fútbol.

Si cayeron todos los dirigentes que lo sancionaron, ¿no se debió reconsiderar la pena?

Pero vos pensás con cabeza normal y ética. No creo que funcione así. El mundo de la FIFA funciona a influencia y poderes. Por eso dijimos de hacernos fuertes en la cancha, para tener voz, aunque no sea voto. Lo de Luis se tenía que haber revisado al otro día de la sanción pero a nivel de otras organizaciones como Derechos Humanos. ¡Cómo van a dejar a un trabajador así! Esto trascendía el fútbol. Esa mancha no se la borra más la FIFA. Nosotros fuimos testigos como lo sacaron a Luis. No podía entrar a la práctica. El hotel estaba lleno de personajes y Luis no podía entrar. Esas cosas nos quedaron marcadas.

Hay una vieja frase de Maradona que dice que la pelota no se mancha, con eso que pasó con Suárez, ¿la mancharon?
Qué buena pregunta (pausa, piensa). Depende cómo interpretes los manejos del fútbol. Acá era muy claro que no era nada claro. Vos sabías que había cosas que no cerraban. Pero la esencia del fútbol no la mancha nadie. Eso no se mancha.

¿Por qué esta gente adquirió tanto poder?
El mundo del negocio el fútbol abre puertas a que ciertas personas vean dinero fácil. Sin haber estudiado, sin tener una base ética y moral, se meten y sacan rédito. Ese es el mundo del fútbol desde los 70 u 80 cuando apareció el dinero. Va a seguir pasando. Pero la esencia del fútbol son los niños que pelotean, hacen un gol y lo festejan y los padres lloran de la emoción.

Por primera vez se separa la familia

Uno de sus hijos es mayor y de pronto tiene su vida encarrilada en Uruguay y le trastoca viajar con usted. ¿Cómo manejan eso?
Se me viene complicando cada vez más y las decisiones son más pensados por el aspecto familiar. El fútbol ya no pasa a ser la prioridad y ahí uno hace mejores o peores decisiones como los seis meses más que me quedé en París sin jugar por no dividir a la familia.

No son decisiones sencillas.

Lo de Brasil es deportivo y por agradecimiento, pero se me complica cada vez más. Mi hijo grande tiene su vida en Uruguay, sus amistades, estudia, entonces no tengo derecho a que viva mi vida. Probablemente se quede en Uruguay y por primera vez se separa la familia. Es una decisión dura más que nada para la madre.

El jugador convive con eso porque de pronto su señora está bajoneada por eso.

Va a ser la primera vez que estamos separados. Son cosas nuevas que me van a tocar por la edad de los gurises. Esos son temas paralelos que es verdad no se ven pero cambian las prioridades. El fútbol pasa a ser secundario.

La inseguridad de San Pablo

San Pablo es una ciudad grande y peligrosa...
Pah... es todo un tema. Estuvimos toda la semana en eso. San Pablo tiene un tránsito de la gran siete, entonces hay que buscar una escuela internacional para los chiquilines y no es sencillo porque esta ciudad es enorme.

¿Le inquieta la inseguridad?
Pah... y bueno (pausa). Y bueno, sí, esa es otra que no la queremos ni pensar porque acá se vive una tensión permanente. No hay lugar seguro y uno está expuesto. Es todo un tema. No queremos tomarlo de manera traumática pero el otro día asaltaron al seguridad del hotel donde estoy. A eso tenemos que readaptarnos porque veníamos de ciudades europeas. Pero bueno, si Uruguay está como está, imagínate acá.

Bajo esas condiciones ¿cómo hace para buscar un lugar adecuado para vivir?

En base a la escuela buscamos un apartamento cerca para vivir. Yo soy lo tercero en importancia en todo esto. Espero que no me quede tan lejos del lugar de entrenamiento porque acá es muy grande y el tránsito te lleva mucho tiempo para trasladarte de un lugar a otro.

La prioridad son los niños y usted es secundario.
Claro, es todo un tema. Que me pierdan el año es una macana.

Populares de la sección

Acerca del autor