Lugano quedó libre y su teléfono arde

West Bromwich comunicó a Diego Lugano que no tomaba la opción de renovar su contrato y el capitán de la celeste reveló que “desde que surgió la noticia no paró de sonar el teléfono pero ahora quiero disfrutar la previa del Mundial”

Diego Lugano, capitán de la selección uruguaya, no se sorprendió por la noticia que se conoció el fin de semana de que West Bromwich lo dejaba en libertad de acción pero aseguró que desde que se conoció la noticia “no paró de sonar el teléfono”, de clubes interesados por su concurso.

El zaguero, en declaraciones al programa A Fondo de 1010 AM, indicó que: “Sí, era un poco el plan de carrera, llegar a la Copa del Mundo y luego de la Copa tener libertad para uno tomar la decisión que mejor entienda. No sé muy bien que es lo que uno quiere hacer. Este fin de semana desde que surgió la noticia de Inglaterra, obviamente yo sabía desde principio de año que el club no tomaba la cláusula, y no paró de sonar el teléfono. Fue un fin de semana complicado en el buen sentido, pero ahora quiero disfrutar intensamente la previa del Mundial y luego veré con la familia. Desde la época que me mude a París ya no son decisiones futbolísticas sino familiares”.

Lugano indicó que: “Venía jugando casi todos los partidos de titular pero esa lesión con la selección me cortó un poco esa racha y cuando no había margen de error uno decidió recuperarse bien, me tomé mi tiempo, aproveché para hacer un parate, un buen acondicionamiento y llegar bien a la Copa y dentro de algo muy malo como una lesión que te corta una secuencia de partidos, lo aprovechó de la mejor manera”.

El capitán reconoció estar fastidioso por no jugar en los últimos tiempos en su club.

“El hecho de no jugar, de perder la posición, y que al volver por ahí no se te respetara, hace que te pongas ansioso, un poco fastidioso, y pese a la experiencia y a saber manejar esto, uno es competitivo y le corre sangre por las venas y estaba un poco caliente. El haber jugado me tranquilizó un poco”.

Lugano descartó venir a jugar a Uruguay.

“Después de tanto tiempo en la selección no es bueno volver a jugar en Uruguay porque uno tiene una imagen. Yo me fui hace mucho tiempo y soy reconocido en el exterior. En San Pablo y Fenerbahce quieren que me retire ahí. Algo que todos los días me cuestiono es volver a San Pablo. Hay un tema de identidad que no quiero perder. Uno es profesional pero tiene eso de amateur que me mantiene vivo. Y eso me tiene limitado. Pero uno tiene que mirar todo. No es fácil vivir en Brasil o en Argentina sobre todo cuando uno tiene hijos adolescentes y son cosas que pesan a la hora de la decisión”.


Populares de la sección

Comentarios