Lucas Olaza, el bombardero del Prado

A fuerza de goles de tiros libres, el juvenil lateral izquierdo de River Plate es una de las sensaciones del Apertura: lleva cuatro tantos en 13 fechas

El entrenamiento y la perseverancia le dieron resultado a Lucas Olaza, el lateral izquierdo de River Plate, que lleva cuatro goles de tiro libre y uno de penal en el Torneo Apertura en curso, del que ya jugaron 13 de las 15 fechas. Luego de un semestre en el que no pudo anotar, pese a que probó en varias oportunidades, en el actual certamen el futbolista de 19 años tiene la mira afinada y se convirtió en una de las claves ofensivas del equipo darsenero por estos días comparte el primer lugar de la tabla con Nacional y que va por el título.

“En el campeonato pasado empecé a patear faltas. Pasaban cerca, pegaban en los palos, pero no se metían. Ahora, por suerte, empezaron a entrar, gracias al trabajo que realizo después de los entrenamientos”, contó Olaza a El Observador en el complejo de River Plate en Colón.

Ahí, en el completo búnker de los darseneros, es donde el jugador perfecciona su zurda. “Desde chico me acostumbré a patear los tiros libres, y en inferiores hice algunos goles. Ya en Primera división, después de los entrenamientos, me quedaba a practicar y gracias a los compañeros y el cuerpo técnico se me dio la oportunidad”, comentó el futbolista juvenil, que en el último Campeonato Uruguayo fue elegido por la mayoría de los periodistas para integrar como lateral izquierdo el equipo ideal de Fútbol x 100, la encuesta que organiza El Observador.

Actualmente, el jugador practica los lanzamientos de faltas una o dos veces por semana, durante media hora cada día, mientras que los penales los entrena el día antes de los partidos.

Generalmente los encargados de las pelotas quietas suelen ser jugadores de experiencia, que visten la casaca 10 o juegan en ese puesto, porque son los que tienen más habilidad y mejor pegada. El caso de Olaza rompe esa regla. El lateral izquierdo es quien maneja los cobros de tiros libres, saques de esquina y penales. Eventualmente comparte los penales con Sebastián Taborda.

“Eso se debe a la confianza del entrenador, que me permite patear”, dijo al hablar sobre su edad y la responsabilidad con la que sale a la cancha. “También hay varios compañeros que le pegan bien, como Hamilton Pereira o Janderson. (Guillermo) Almada (director técnico del equipo) nos da la confianza para que en la cancha nos manejemos tranquilos y que saquemos lo mejor de cada uno a la hora de patear”.

Práctica e intuición

A la hora de elegir a sus “referentes” en el arte de cobrar las faltas, Olaza prefiere a dos zurdos uruguayos: “En el torneo local me gustan el Chino Recoba y el Bola Lima, ambos le pegan de forma excelente a la pelota”. Consultado por si admiraba el estilo de algún extranjero, respondió: “Beckham y Ronaldinho. Hay varios, pero ellos dos eran los que más me gustaba como pateaban”.

Sobre su forma de ejecutar las faltas directas, el lateral indicó que prefiere hacerlo con más puntería y no con tanta fuerza. “Tener un remate que reúna mayor precisión y más fuerza sería lo ideal”, destacó.

Entre sus cuatro anotaciones por esa vía en el Apertura, Olaza destacó el tanto que le convirtió a Juventud de Las Piedras, con un tiro fuerte que entró en el ángulo superior. “Ese gol lo elijo por lo emotivo, porque faltaba muy poco e íbamos 2-2”, comentó.

Si bien ya tiene a varios arqueros en su lista de víctimas, a algunos aún no pudo batir. “Recuerdo un partido contra Nacional, en el Estadio, en el que Jorge Bava me tapó una buena pelota. Creo que él es uno de los mejores arqueros del medio local”, señaló el finalista del Mundial sub 20 de Turquía que anotó el único penal de Uruguay en la tanda ante Francia.

¿Hay algún truco a la hora de pararse para ejecutar un tiro libre directo al arco? Para el lateral no hay misterios: “Lo más importante es mirar al golero y la barrera para tomar el mayor beneficio posible a la hora de patear. Mirar, intuir y después tratar de pegarle bien para que vaya al arco”.

Lo que sí reitera y recomienda es entrenar varios remates por semana, lo que lleva a pulir la técnica. “Siempre hay que seguir entrenando, porque hay cosas a mejorar. Es todo en base a trabajo y a sacrificio”, dice Olaza, quien junto a Hamilton Pereira y Janderson Pereira le calientan las manos a Danilo Suárez, el golero suplente de River Plate que se suma para atajar sus tiros cuando terminan los movimientos.

“Lo primero es practicar para perfeccionarse y en la cancha, cuando se va a patear, mirar al golero para ver dónde se pone e intuir lo que va a hacer”, aconseja Olaza, el joven especialista de River.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios