Loustau: "Si puedes jugar ante 50 mil personas, puedes revertir un error del árbitro"

En Perú se generó gran malestar por el arbitraje del argentino quien el año pasado había hablado de los errores arbitrales

Patricio Hernán Loustau, el árbitro argentino de 38 años hijo de uno de los mejores jueces de fútbol que dio Argentina como Juan Carlos Loustau, fue blanco de críticas, y también de proyectiles, de parte de la afición, prensa y también del cuerpo técnico de Perú.
 
Para el entrenador de Perú, el uruguayo Sergio Markarian: “El arbitraje fue decisivo y nos puede dejar fuera del mundial”, quien posteriormente agregó en medios de prensa peruanos: “Voy a hacer lo posible para que este árbitro no vaya al mundial”.

Las jugadas polémicas

A poco del comienzo del partido Diego Lugano fue al choque con Claudio Pizarro a quien golpeó con violencia, aunque sin intención. El árbitro sancionó la infracción y enseñó tarjeta amarilla al defensa uruguayo, aunque la prensa peruana estimó que el castigo para con el defensa uruguayo fue muy leve.

Otra de las agresiones que reclamaron en Perú fue la de Walter Gargano, quien aplicó un codazo a Paolo Guerrero. que le ocasionó un corte en la cien al buen delantero peruano. Guerrero perdió mucha sangre y debió ser atendido por la sanidad peruana. Se le reclamó, de parte de la afición y prensa locataria que debió expulsar al volante uruguayo, al que ni siquiera se le mostró cartulina amarilla.

La jugada polémica del primer tiempo fue el penal sobre Luis Suárez, quien fue derribado en el área peruano por Alberto Rodríguez. Sin dudarlo Patricio Loustau pitó penal a favor de Uruguay que el mismo Suárez transformó en el primer gol uruguayo. Para la gran mayoría de los medios de prensa locales y el cuerpo técnico, no hubo infracción sobre el delantero uruguayo.

Antes del final del primer tiempo ya con Uruguay 1-0 en el marcador, Loustau mostró tarjeta roja directa a Yoshimar Yotún, en Perú, en una incidencia en la que el volante peruano le arrojó el balón a Luis Suárez en el suelo, luego de que este fue víctima de infracción.

En el segundo tiempo el árbitro también estuvo en la polémica. En un contragolpe a favor de Uruguay, Edinson Cavani cayó dentro del área, el árbitro entendió no solo que no hubo infracción, sino que el delantero uruguayo simuló falta en pos de engañar al árbitro, que le mostró tarjeta amarilla al jugador uruguayo.

Algunos minutos después, el mismo Cavani fue empujado por el defensa peruano, Luis Advíncula, dentro del área. El jugador uruguayo pidió penal, que fue desestimado por el árbitro argentino. En esta ocasión Loustau no castigó al jugador uruguayo con cartulina amarilla, por eventual simulación, la que hubiera decantado en la expulsión de Cavani y por ende se hubiera perdido el partido del martes ante Colombia.

Tras el pitazo final, Loustau, sus dos asistentes y el cuarto árbitro demoraron su salida del campo de juego debido a que la misma fue invadida por particulares. Inclusive el árbitro recibió un corte en una pierna.

Loustau dixit

El diario peruano El Comercio recuerda hoy una entrevista que El Gráfico le hizo el año pasado a Loustau:  “No acepto que futbolistas y entrenadores digan que se perdió porque el árbitro cobró o no un penal, expulsó bien o mal a un jugador. Porque los jugadores y los técnicos también pifian, pero casi nunca se escucha eso”.

“Y si pasa, o sea que el árbitro se equivoque, los jugadores deben estar preparados para dar vuelta a la historia. Si puedes jugar ante 50 mil personas, estás capacitado para revertir un resultado por un error del árbitro. Hay que entender que un día, un equipo puede perder por un penal que no fue, supongamos, y que el error del réferi, siempre involuntario, forma parte del juego”, agregó el árbitro.


Populares de la sección

Comentarios