Los Wallabies jugaron para los All Blacks

Australia se impuso a Argentina por 36-20 y le otorgó el título del Rugby Championship de forma matemática a Nueva Zelanda


Australia se impuso este sábado a Argentina por 36-20 (21-6 al descanso), con cinco tries de los Wallabies por dos de los Pumas, lo que otorgó el título de forma matemática a Nueva Zelanda cuando restan dos fechas para el final del Rugby Championship.

Argentina debía ganar con bonus ofensivo para privar del título a los All Blacks, ganadores horas antes ante Sudáfrica (41-13), llevándose además el punto extra de bonus ofensivo, al igual que en sus tres partidos anteriores.

Los Wallabies australianos salieron en tromba, situándose 21-0 en el minuto 12 (tres tries), y sumaron su segundo triunfo consecutivo luego del logrado ante Sudáfrica.

Ya a los 43 segundos de juego Australia se había puesto por delante merced a un try del centro Samu Kerevi, en lo que fue el pistoletazo de salida para los 15 mejores minutos del año para los australianos.

El wing Dane Haylett-Petty (8), y después el medio scrum Will Genia (12) habían puesto el 21-0 en el marcador al cuarto de hora de juego.

La única sombra para los australianos fue la lesión del hiperactivo tercera línea David Pocock, dolido del brazo.

Los argentinos reaccionaron mediante un parcial de 13-0, concluido con un try del wing Santiago Cordero, para ponerse 21-13 en el minuto 43, pero Australia respondió con dos nuevos tries, firmados por Genia (52) y Michael Hooper (64), que dieron el bonus adicional a los Wallabies.

Antes de estas dos victorias, el combinado oceánico había sufrido seis derrotas seguidas, llegando a cuestionarse la continuidad del seleccionador Michael Cheika.

Argentina se quedó de nuevo sin ganar a Australia en la isla de Oceanía, algo que no sucede desde 1983, y además quedó relegada al último puesto de la clasificación del torneo de las naciones más potentes del hemisferio sur.

Los Pumas recibirán a Nueva Zelanda antes de cerrar el campeonato en casa ante Australia la semana siguiente. Ganar a la campeona del mundo, vengarse de la selección australiana, y no ser último de la llave, objetivos para Argentina las próximas semanas.


All Blacks campeones

La selección de Nueva Zelanda se había impuesto este sábado en casa a Sudáfrica (41-13), sumando su su cuarta victoria en otros tantos partidos.

Los All Blacks recuperaron por la vía rápida la corona del torneo de las naciones más potentes del hemisferio sur, que había cedido en 2015 a Australia. Sólo una victoria de Argentina este sábado con el punto de bonus ofensivo ante los Wallabies de Australia habría aplazado el alirón de los neozelandeses.

Con 20 unidades merced a sus cuatro victorias bonificadas, los vigentes doble campeones del mundo, que se habían impuesto anteriormente a Argentina, y a Australia en dos ocasiones, son el único equipo invicto del torneo.

Huérfanos de Richie McCaw y Dan Carter, que se retiraron de la selección luego de la última Copa del Mundo, los All Blacks demostraron que siguen siendo una formidable máquina de ganar, con 15 victorias consecutivas.

Ello pese a que hasta el descanso (15-10) los Springboks albergaron alguna esperanza de poder vengarse de la semifinal perdida en el último Mundial (20-18 para Nueva Zelanda).

Pero los neozeladeses, de la mano de un gran Ardie Savea, titular por primera vez este sábado, acabaron en la segunda mitad con todas las opciones de Sudáfrica. Savea, estrella emergente del rugby, anotó el cuarto try (56), luego de haber sido el promotor del tercero, obra de Ben Smith (49).

Preguntado sobre si esperaba un nivel de dominación tal de sus jugadores, el técnico de los All Blacks, Steve Hansen, declaró con un lacónico "no, honestamente, no".


Fuente: AFP