Los uruguayos no tienen la cultura del molinete

En el Palacio Peñarol intentaron probar un sistema electrónico para acceder a las tribunas, pero no funcionó porque la gente se agolpó en la puerta

El deporte uruguayo intenta cambiar su cultura, pero se da de bruces contra una realidad que lo condena: el viernes de noche, en la tribuna principal del Palacio Peñarol, intentaron probar un sistema electrónico (molinete) que permitía controlar el acceso de los parciales, pero no pudieron.

Las buenas intenciones de los organizadores de la Federación Uruguaya de Básquetbol se extendieron por unos minutos, porque los espectadores no supieron utilizar el sistema. El espectador debía llegar, pararse frente al molinete y esperar poco más de un segundo a que se le habilitara el paso. Como el público no tenía paciencia y pretendía avanzar antes de que el molinete le habilitara, volvían a iniciar el procedimiento. Entonces, se fueron amontonando en la puerta de ingreso de la calle Galicia y empujando al que estaba para ingresar.

Finalmente el personal de recaudación, según confirmaron los funcionarios a El Observador, debió retirar el sistema electrónico y volver al control manual.


Populares de la sección

Comentarios