Los uruguayos largaron el Dakar

Diego Licio fue el mejor clasificado con un 22º puesto en quads

El rally Dakar 2017, presentado como el "más duro" en su nueva etapa sudamericana, arrancó este lunes en Asunción con la victoria en autos del catarí Nasser Al Attiyah (Toyota) y en motos del francés Xavier de Soultrait (Yamaha).

Al Attiyah, a pesar de sufrir un incendio a bordo de su coche, completó los 38,5 kilómetros de especial en un tiempo de 25 minutos y 41 segundos.

El español Xavier Pons (Ford) acabó segundo, a 24 segundos, y su compatriota Nani Roma (Toyota) fue tercero, a 29. Carlos Sainz cruzó en cuarta posición, a 33.

El vigente campeón, el francés Stéphane Peterhansel, quien fue el primero en largar, solo pudo ser 12º.

En total tomaron la salida 318 vehículos (144 motos, 37 quads, 87 autos y 50 camiones) y 501 competidores.

Uruguayos llegaron a la meta

Los tres uruguayos en la competencia pudieron terminar la primera etapa. Laurent Lazard, en motos (KTM), terminó 74º, Diego Licio fue 22º en queds (Yamaha) a tiempo que Sergio "Oso" Lafuente en su segunda temporada como copiloto en autos (Mercedes) fue 26º con el argentino Juan Manuel "Pato" Silva.

En motos, el francés Xavier de Soultrait se llevó el triunfo al completar los 38,5 kilómetros del recorrido en 28 minutos y 20 segundos. El segundo fue el español Juan Pedrero García (Sherco), a dos segundos, y completó el podio el estadounidense Ricky Brabec (Honda), a 14.

La segunda fecha, este martes, constará de 803 km, de los cuales 275 cronometrados desde Resistencia hasta San Miguel de Tucumán.

La incertidumbre de las alturas

El trazado de esta edición es "muy continental", según el director de la carrera, el francés Etienne Lavigne, y podría decidirse en la alta montaña boliviana ya que cinco etapas se disputarán a más de 3.500 metros de altura.

Por si fuera poco, una de las jornadas de reposo tendrá lugar en La Paz, a 3.600 m, el 8 de enero, algo inédito en la historia de la carrera.

Nunca el Dakar tuvo un recorrido tan largo a tanta altura y el manejo de la falta de oxígeno será clave para los resultados finales.

"Existe un poco de incertidumbre en cuanto a la altura. No sabemos cómo vamos a reaccionar los pilotos o los copilotos pero tampoco los asistentes o los mecánicos. Si en una jornada no estamos muy bien podemos perderlo todo. Y eso es verdad para todos, hayamos pasado más o menos tiempo en altitud o estemos mejor o peor preparados", señaló el vigente campeón, el francés Stéphane Peterhansel.