Los Teros y el ejemplo del fútbol: “La gente se identifica con este equipo”

El DT de Los Teros Pablo Lemoine analizó la victoria ante Hong Kong, lo que viene en la final ante rusia y la relación que el equipo reconstruyó con el público

Cómo vio el partido y el momento en el que no salían las cosas y Hong Kong complicaba?
Estábamos en la cabina con parte del staff y coincidíamos que el partido estaba dominado, se veían cosas muy buenas. Ninguno veía dudas. Lo que si nos parecía es que la presión estaba generando un poco de errores en momentos clave. Se fue diluyendo la presión a medida que fuimos anotando puntos, y la presión fue pasando al otro. Sabíamos que en algún momento iba a venir. En el segundo tiempo ellos empezaron a disputar mucho menos las pelotas, las formaciones fijas, y vino el desgaste. Era parte de la estrategia, capaz que se demoró un poco más de lo esperado.

¿Qué se habló en el entretiempo? Porque era una presión grande estar 6-3 con 40 minutos por jugar y la chance de quedar eliminados.
Los chicos estaban muy bien, nosotros sabíamos que en el banco que éramos muy superiores a ellos, y eso iba a generar un break en un momento. Se había desgastado mucho, se sentía una baja en la defensa de ellos, y sabíamos que iba a pagar. Todo eso va disparando una energía que se transformó en puntos, que no nos pasó en el primer tiempo. Pero no nos pasó porque nos encontramos un equipo que vino a buscar esos 30 minutos. El discurso del manager antes del partido era que al cabo de los 30 minutos, si a nosotros no nos salían las cosas, podían tener chances. Ese discurso es muy ambiguo, porque nos sirvió para mantener nuestro nivel, nuestra atención, para saber que ellos estaban apostando a esos 30 minutos. Lo real era que estaban para resistir 30 minutos.

¿Los errores del primer tiempo se explican por el nerviosismo?
A mí me gustó el primer tiempo, estratégicamente, en la evolución de un scrum que terminó dominando, un maul que terminó provocando penales. Erramos patadas a los palos pero quiere decir que generamos 18 puntos. En el uno contra uno dominamos bien, el sistema defensivo estaba bien. Fue un buen primer tiempo, los hicimos retroceder, pateamos bien, porque ese ida y vuelta suele ser muy desgastante. Creo que supimos controlar la ansiedad, que a veces nos ataca. Eran factores que se iban eliminando y que iban a parecer. En el segundo tiempo salimos tranquilos.

“Hoy Los Teros están absorbiendo esa presión de decir ‘todo depende de nosotros’. Está bien porque son la punta de iceberg, pero tiene que jugar más tranquilos sabiendo que es un proyecto más a largo plazo y que tienen que disfrutar este gran momento””.
Pablo Lemoine
DT de Los Teros

¿Jugando así alcanza para ganarle a Rusia y clasificar?
Creo que son partidos diferentes. La presión, los equipos, los jugadores, todo cambia. No tenemos por qué elegir el mismo equipo ni la misma estrategia. Sí tenemos que generar un descanso, una recuperación, más atención individual a los jugadores. Tenemos el Campeonato Uruguayo en el medio, que son cosas a trabajar. Está bueno que el jugador llegue al fin de semana lo mejor posible para jugar con su club, hay un trabajo para hacer con los clubes, que estamos trabajando bien, para que los jugadores lleguen en la mejor forma los fines de semana durante este mes y dos semanas.

Ya hay que trabajar porque quedan pocas semanas.
No es mucho tiempo. A veces uno dice el 27 de setiembre pero es un mes y 20 días, y el 20 de setiembre estamos viajando, todavía no sabemos a dónde. Hay una semana de organización y toma de decisiones, saber contra quien vamos a jugar amistosos, queremos un amistoso con Jaguares, otro con Córdoba para el plantel de la Américas, también Sudamericano M19. Hay una cantidad de cosas. Lo importante es que el rugby sigue creciendo a paso firme, los chicos están respondiendo a responsabilidades y tienen la presión de responder para mantener una cantidad de cosas hacia abajo. Tienen que sentir esa presión.

En lo que viene: ¿Cuánto hay de trabajo dentro de la cancha y cuanto afuera?
Rusia es un rival que conocemos mucho, ya lo analizamos cuando jugamos ante EEUU y vimos los partidos que jugaron, también los de Rumania, y ahora el partido de Zimbabwe. Los conocemos y ya les ganamos en la Nations Cup. No es el mismo equipo ni los mismos jugadores, no es el mismo objetivo, ahora es donde hay que trabajar a conciencia en detalles. No es tanto tiempo en la cancha sino en saber lo que va a hacer el otro.

¿Qué le deja el relacionamiento de los jugadores y la gente?
Yo a los chicos les pongo el ejemplo de cuando jugábamos nosotros. La gente se identificaba mucho con el sacrificio. En esa época la selección del fútbol era criticada, no había compromiso, y la gente se identificaba  con el rugby, con Los Teros, con nuestra identidad. Estos chiquilines vivieron todo lo contrario: una selección de fútbol con una identidad espectacular, que juega por la camiseta, y ellos hasta en algún momento se retrajeron por eso. Ellos  empezaron a construir su identidad, su forma, su relacionamiento con la gente. Me acuerdo el  primer partido contra Jaguares habría 300 personas, hoy habría 7 mil. La verdad es una construcción de ellos, lo generan y demostraron que  hay que apostar. La gente no es boba. Apuesta por algo, en el rugby uruguayo no estamos  acostumbrados a ver partidos con mucha gente, o sea que esta gente viene por algo, se identifica conel equipo.


Populares de la sección

Comentarios