Los Teros se pusieron de pie

Tras el peor partido del ciclo, Uruguay mostró una cara esperanzadora

La que pasó fue de las semanas más difíciles del proceso de Los Teros. Cuando todo era esperanza y buenas sensaciones, hasta felicitaciones mutuas y convencimiento de estar en el camino correcto, la derrota 30-15 ante Chile fue un golpazo al medio del mentón, que hizo replantearse muchísimas cosas. Fueron días de dudas, de cuestionamientos, de llegar hasta el hueso para reaccionar, con nada menos que Argentina a la vuelta de la esquina.

Y la reacción llegó el sábado. No alcanzó para ganar, y es cierto que la derrota pudo ser más corta. Pero, tras el 14-36 ante Los Pumas, la sensación no fue de felicidad, sino de que se retomó el camino.

¿El objetivo era buscar una victoria? Sí, porque nunca se sale a perder. Pero ante todo, Los Teros debían mostrar que podían hacer partido a un seleccionado entre los 10 mejores del mundo, a pesar de que le falten sus jugadores europeos. Y lo hicieron. Es más: por momentos hasta controlaron al rival y pudieron cortar sus mejores virtudes. Sí, Los Pumas igual terminaron haciendo seis tries, porque por algo son uno de los 10 mejores del mundo. Pero la tranquilidad es que, ante la primera gran prueba mundialista, el equipo estuvo a la altura.

Quizás lo mejor de Los Teros vino en el segundo tiempo. Con el desgaste de 40 minutos, y con un Argentina creciendo, Uruguay hizo pie y se animó a jugar más. Tuvo más la pelota, jugó cerrado y con mayor cuidado, y hasta tuvo un par de opciones de penal y también en el juego cerrado, pero se encontró con una defensa que, aunque tuvo alguna desinteligencia en el manejo, cuando fue exigida al límite respondió bien, y hasta transformó esas opciones en grandes contragolpes que Uruguay también supo resolver. Enseñanza del nivel mundial: lo que no se aprovecha se termina sufriendo en defensa.

¿Pudo ser menos la diferencia? Claro. Pero sin llegar al conformismo, lo importante es que el equipo encontró respuestas. Al final, la historia dirá que al peor partido del ciclo o siguió otro diametralmente opuesto, en el que Los Teros fueron fieles a sí mismos para recortar más de 30 puntos respecto a la derrota con Los Pumas en 2014 en Paysandú. Ahora se necesitará lo mismo para cada partido de la preparación y del Mundial, porque el camino es durísimo. Pero el equipo se demostró que puede.
“Las diferencias entre el equipo que jugó con Chile y el del sábado están a simple vista, en actitud y ganas. El enfoque fue diferente. Jugamos un partido que nos sentimos orgullosos de varias partes. No hay ningún ánimo de festejar una derrota, pero al pasar raya sacamos conclusiones positiva. La semana pasada pasamos raya y quedaron muchas dudas”, dijo luego del partido el DT Pablo Lemoine.
Ahora se viene Fidji, otra exigencia durísima y con el agregado de ser un rival mundialista. Será los dos próximos fines de semana, el sábado 23 y domingo 31.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios