Los Teros llegan al cine

Contará la historia de la clasificación al Mundial y la identidad del único equipo amateur

Primero fueron las historias detrás de los trasplantes de corazón en Uruguay. Luego la amistad de Antonio Pacheco y Álvaro Recoba, y cómo armaron una murga. Más tarde la vida de Gonchi Rodríguez. Y ahora el director de cine Luis Ara se vuelca hacia una de sus pasiones, el rugby, para contar la historia de Los Teros y su clasificación al Mundial.

El documental, que está en etapa de rodaje y se pretende estrenar antes del mundial, contará la historia de un plantel de locos que integran la única selección amateur del torneo, que en setiembre y octubre enfrentarán a los mejores del planeta, buscando bastante más que victorias: intentando reflejar una identidad.

“El proyecto pretende contar lo que pasaron Los Teros para clasificar al Mundial, y hacer hincapié en que es el único equipo amateur. Eso transforma la historia en interesante no solo para Uruguay sino para el exterior”, contó Ara a El Observador.

“Para poder demostrar esas diferencias entre el mundo amateur y el profesional contamos en paralelo la historia de los rivales. ¿Como es el rugby en Inglaterra, Gales, Fidji, Australia, y que hacen cada día?”, agregó.

Todo eso, relata Ara, “implicaba tomar el riesgo de ir a filmar a esos lugares”. Por eso, luego de grabar una semana junto al plantel uruguayo en el Charrúa, partió la semana pasada a Europa junto a un equipo de cuatro colaboradores: primero a Francia, para acompañar a dos de los pocos profesionales del equipo, Rodrigo Capó –estrella de Castres y uno de los mejores segunda línea del planeta– y Agustín Ormaechea, la aparición más importante de los últimos años, quien milita en el Mont de Marsan, para “mostrar cómo incluso un uruguayo puede insertarse en ese mundo”.

Luego cruzaron al Reino Unido, para entrevistar a las figuras de Inglaterra y Gales y mostrar sus centros de Alto Rendimiento.

El lugar común sería mostrar el profesionalismo del primer mundo en contraste con la desorganización uruguaya. Pero esa no es la historia, porque fue el esfuerzo que hizo el rugby uruguayo en estos tiempos lo que le permitió conseguir la clasificación. De hecho, para Ara –exjugador de rugby de Primera División y exintegrante de Los Teros– las diferencias no están en la organización. “La realidad es que lo que Uruguay ha logrado con el Charrúa es increíble y la película lo cuenta. Queremos contar de dónde venimos y a dónde vamos. El paralelismo con el profesionalismo viene por otro lado. Por ejemplo que Inglaterra tiene 200 mil jugadores mayores y nosotros elegimos entre 300. Somos poquitos, chiquitos, pero mirá qué unidos que estamos; por eso llegamos acá”.

“El Mundial va a ser difícil en términos deportivos para Uruguay. La riqueza es contar lo que se consiguió, competir contra los mejores, y mostrar al mundo el sacrificio que hacen los jugadores para llegar. Lo que pase en el mundial es irrelevante; de hecho, lo importante es lo que se pueda conseguir desde ahí”, agrega Ara.

Pero además, el director del documental recurre a una frase del Head Coach de Uruguay, Pablo Lemoine, para graficar el papel de Los Teros en el Mundial. “Uruguay no es la excepción en el Mundial, sino que representa a las otras ciento y pico de naciones que no clasificaron. Y a todo el resto de los rugbistas”, decía Lemoine y tiene mucha razón. “En Gales me decían: nosotros nos sentimos representados por Uruguay. Los profesionales son el 2%: el resto de las estructuras son amateur y funcionan gracias a ellos”, agrega.

“Es muy importante como Uruguay, sin quererlo, va a representar los viejos valores del rugby. El compañerismo, el respeto, el siempre superarse, el trabajo en equipo. Uno los da por ya hablados en Uruguay, pero está buenísimo decírselo al mundo. Va mucho más allá de ganar o perder”.

El filme también se detendrá en historias concretas, como el contraste entre el capitán de Uruguay, Nicolás Klappenbach, médico y con tres trabajos, con los superprofesionales ingleses. “Cinematográficamente es genial”, adelanta Ara, que también busca derribar mitos del rugby como deporte elitista. “Vas al Charrúa y te encontrás con todos los niveles socioeconómicos. No llegan todos en cuatro por cuatro: algunos hacen cadena, otros llegan en bondi, a otros los han echado de sus trabajos. Eso hay que contarlo. Es la historia de que veces los sueños pueden más que la realidad”.

Algunos de los entrevistados

Stuart Lancaster
Dave Attwood
Tom Youngs
Jamie Roberts
Sam Warburton
Chris Robshaw
George Ford
Rodrigo Capó
Sebastián Piñeyrúa
Diego Ormaechea
Agustín Ormaechea
Pablo Lemoine
Nicolás Klappenbach


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios