Los Teros ganaron una final en el escritorio

Uruguay sacó buena nota en auditoría de World Rugby y le abre puertas a más recursos y competencia

El rugby uruguayo enfrentó una prueba fundamental el sábado. No fue en la cancha sino, en los escritorios de la URU. O en realidad fue un poco más amplio: en el campo de juego, en los vestuarios, en el moderno gimnasio, en las clínicas médicas y de fisioterapia. La Unión de Rugby del Uruguay presentó a Peter Horne, representante de la World Rugby para los países del Tier 2 (segundo nivel), el trabajo que se ha hecho hasta ahora y los planes hacia el Mundial, y sobre todo para los próximos cuatro años, donde el objetivo es asentarse entre los mejores 20 del planeta.

Es que con la clasificación al Mundial, Uruguay se ganó el derecho a ser considerado en los próximos cuatro años como un miembro del “Tier 2”, el segundo escalón de equipos del mundo, que integran Fiyi, Tonga, Samoa, Japón, Estados Unidos, Canadá, Rumania, Georgia y Namibia. Eso trae como exigencia planes más elaborados que antes, cuando era una unión “Development One”, junto a España, Portugal Chile o Hong Kong. Pero a su vez, da la posibilidad de recibir mayores recursos del organismo rector del rugby, y más posibilidades de competencia ante los rivales de ese escalón. El objetivo es asentarse y que la clasificación al Mundial sea solo el primer paso de un desarrollo inédito.

Los proyectos se han elaborado: hoy Uruguay tiene un plan a cuatro años, de 2016 a 2019, una vez que pase al Mundial. Involucra el salto de muchos jugadores de las selecciones juveniles a la mayor, y además más competiciones internacionales, como por ejemplo empezar a jugar la Pacific Nations Cup a partir de 2016.

Para evaluar todos esos proyectos estuvo Horne, quien se llevó una muy buena impresión del trabajo uruguayo. No se le pidió dinero, sino que se le presentaron planes realizados y proyectos para realizarlos, y el directivo de World Rugby comprometió el apoyo del organismo para lograrlo

“Es impresionante”
“Pude ver las instalaciones del Centro de alto rendimiento y tuve reuniones con los entrenadores, preparadores físicos y médicos. Vine sin expectativas, porque no sabía cómo trabaja el rugby uruguayo. Es impresionante lo que se ha logrado. Lo que más me impresiona es la coordinación entre diferentes elementos del programa”, dijo Horne a El Observador.

“Han crecido mucho en poco tiempo. La clasificación es el inicio del viaje, necesitamos asistir y ayudar con recursos a Uruguay para que tenga los mejores resultados”, agregó Horne, que también dedicó más elogios al plan de alto rendimiento uruguayo.

“La originalidad del programa uruguayo está en que es holístico. Busca desarrollar jugadores, pero sobre todo mejores ciudadanos, porque considera mucho la educación de los jugadores. Esa originalidad debe defenderse”, agregó el directivo, que también habló de la necesidad de que Uruguay tenga aún más competencia: “Es importante que se siga testeando en el exterior. No solo en la selección, cuanto más fuerte sea la competencia domestica más mejorarán los jugadores, además de que jugadores se irán al exterior. Apenas las mayores potencias tienen ligas profesionales fuertes. Allí se generan oportunidades para los países del tier 2, como Canadá, EEUU, o las islas del pacífico”, acotó.

Transformarse en Tier 2
El Head Coach de Los Teros Pablo Lemoine también hizo su evaluación: “Se sorprendió porque esperaba algo mas desorganizado y menos coordinado entre áreas. Quedó muy sorprendido, dijo que éramos un país que tenía buen rumbo, y ofreció ayuda para una cantidad de áreas”, dijo a El Observador el entrenador del seleccionado mayor y cabeza del proyecto. “Todo eso ayuda, reconforta un poco, nos asegura que vamos por el camino correcto. Nos dijo que en todo el mundo había un solo proyecto muy parecido, el de Georgia”, agregó.

“No hay que olvidarse que Uruguay a partir de 2016 entra a ser país Tier 2 por cuatro años. Vino a presentarse y auditar lo que se iba a encontrar. Hoy no somos Tier2, estamos en una etapa de transición que es muy difícil, porque vencimos a uno (Rusia), lo cual revolucionó todo. Somos el único “Development One” que hay en el mundial, pero tenemos que tener performance de Tier 2. Nos encontramos con una persona muy positiva y abierta para lo que necesitemos”, indicó el entrenador.

Si bien no se habló de números, la parte económica jugará un rol clave en la forma en que Uruguay desarrolle su plan. “Estamos llevando adelante un proyecto financiado por sponsors y por la URU, tenemos competencia pero con autofinanciación, pero vamos a armar para 2016 un programa mucho más completo, en cuanto a oportunidades de trabajo, más beneficios para jugadores, para las estructuras de alto rendimiento, para que crezca todo el centro la competencia. Hablamos de la Pacific Cup para el año que viene, un equipo que pueda competir durante todo el año. Hay que ir buscando esas oportunidades”, cerró Lemoine.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios