Los Teros cayeron ante EEUU

Uruguay cayó 13-3 con Estados Unidos; se mostró de igual a igual en lo físico y ahora falta crecer en el ataque

Uruguay sintió la rudeza del rugby internacional por primera vez en el camino rumbo al Mundial. Frente a un rival tremendamente físico como Estados Unidos, Los Teros mostraron lo que han crecido e hicieron un partido de igual a igual, pero también vieron lo que les falta. Eso, lo que les falta, fue la explicación de la derrota 3-13 en el amistoso más duro de lo que va del año.

El primer tiempo fue una durísima lucha física. La marca cerca de las formaciones fue la tónica, por lo que a los dos le costó crear juego ofensivo de más de dos o tres fases.

Uruguay hizo un excelente juego de presión sobre los backs de Estados Unidos, pese al mayor tamaño de los rivales. Pero también ocurrió del otro lado, aún con más énfasis: Uruguay nunca pudo sumar fases con pelota en dinámica, porque los pases en el contacto se hicieron imposibles ante la presión que metía el rival. Además, Los Teros se apuraron en tirar la pelota afuera y no fueron pacientes para desgastar la defensa rival, por lo que no pudieron meterse en las 22 rivales.

Una de las armas con las que el equipo de Pablo Lemoine encontró dominio territorial fue la presión en el ruck, que generó penales para jugar en campo rival. Sin embargo, como hace un año, la obtención en el line se complicó, y la noche y la iluminación estaba complicada como para probar patadas lejanas.

El scrum se fue transformando, en el correr del primer tiempo, en una herramienta no solo para jugar en campo rival, sino para salir de aprietos en extrema defensa, como cuando Estados Unidos consiguió un scrum cinco, posterior penal y pidió un nuevo scrum, para terminar desperdiciando esa oportunidad ante la presión uruguaya.

El arranque del segundo tiempo fue más posicional, con duelo de kicks y un intento de Uruguay de sacarle velocidad al juego. Y dio resultado, porque el partido se hizo más posicional y porque Los Teros ganaron ese duelo, con lo que se fueron a campo rival.

Pero en el mismo momento en que el local pasó a dominar, también encontró su límite.

Fue en uno de los pocos lines que obtuvo limpio en el segundo tiempo que optó por jugar en corto ante lo difícil que era buscar por afuera.

Y también se encontró una muralla defensiva, que no lo dejó ganar la ventaja en toda la noche.

Así las cosas, Uruguay volvió a apelar al arma que nunca lo deja a pie: el scrum, y consiguió una roja en Estados Unidos, y otro par de penales para volver a campo rival y para que Blengio pusiera el 3-3 transitorio.

Pero con el empate y el rumbo del partido a favor, Los Teros no pudieron dar el paso. Un scrum a favor dentro de 22 y frente a los palos terminó en penal, y luego un line a favor en campo rival terminó con pelota perdida. Fueron las oportunidades que necesitaba Estados Unidos para respirar, y lo hizo: se fue a jugar a campo uruguayo, y con un line y maul -y la indisciplina uruguaya que siguió generando penales- llegó al try que quebró el partido, y sumó otro penal para el 13-3 final.

Uruguay se mostró de igual a igual en lo físico, y eso ya es una gran noticia. Ahora, falta crecer en el ataque, para seguir acercándose al objetivo del Mundial.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios