Los Teros en busca de la hazaña en el Panamericano

Uruguay no es candidato a medalla en los Panamericanos, pero el bronce es alcanzable
Los Teros VII ya están en Toronto, junto a gran parte de la delegación uruguaya, prontos para debutar en los Juegos Panamericanos. Para el rugby reducido uruguayo será una oportunidad para volver a pelear por una medalla, tal como ocurrió en Guadalajara 2011, cuando estuvo a punto de obtener el bronce pero terminó cayendo ante Estados Unidos.

Será mucho más difícil en esta instancia, ya que todos los seleccionados, quienes vienen arriba y también quienes están detrás, han avanzado mucho.

Entre los primeros, Estados Unidos es quien más ha evolucionado en los últimos tiempos, e incluso obtuvo una histórica victoria en el Seven de Londres, última etapa del Circuito Mundial. Quizás sea el favorito al oro, tras una apuesta decidida de su Unión para popularizar la modalidad que llegará por primera vez a los Juegos Olímpicos en 2016.

Argentina es otro que siempre es candidato, y en 2011 se llevó la amargura de quedarse sin la medalla de oro, tras perder en la final ante Canadá.

Los Pumas VII han perdido poder respecto a años pasados, en la medida en que han tenido que destinar cada vez mayores recursos rugbísticos al XV, que es un clara prioridad entre la participación en el Mundial, el Rugby Championship y, a partir de enero de 2016, el Super Rugby, principal torneo de franquicias del Hemisferio Sur.

De todos modos, en el Preolímpico Los Pumas VII mostraron sus diferencias respecto al resto de Sudamérica, y en la final golearon a Uruguay 45-0 para clasificar a los Juegos Olímpicos.
Canadá, mientras tanto, es otro de los que ha tenido que adaptarse a la misma disyuntiva: mientras se prepara para el Mundial de XV, donde busca seguir avanzando, tiene que enfrentar con un equipo competitivo los Panamericanos.

Y si eso le pasa a Canadá y a Argentina, mucho más a Uruguay. Clasificado al Mundial de XV en setiembre, y en una etapa clave de su preparación, se enfrenta al desafío de una doble competencia de primer nivel mundial.

Eso se ha solucionado con un plantel que en los últimos meses acumula mucha experiencia, ya que es el que ha tenido que afrontar los desafíos internacionales ante los compromisos del XV.
Tiene varios jugadores que han compartido momentos en ambos procesos (el capitán Gabriel Puig, Federico Favaro, Santiago Martínez, Nicolás Freitas y Rodrigo Silva, además de otro experiente como Juan Diego Ormaechea, desde hace ya dos años ausente del proceso de XV. Otros casi veteranos del proceso de seven como Ian Schmidt, Gastón Gibernau y Alfonso Falcón, y otros jóvenes como Tomás Etcheverry, Lucas Puig y Sebastián Schroeder.

Debajo de Uruguay, tanto Brasil como Chile apuestan todas sus baterías a este torneo, ya que, a diferencia de los celestes, no tienen competencia de XV hasta 2016. Eso, sin embargo, no fue obstáculo para que Los Teros VII vencieran a Chile hace unas semanas en el preolímpico.

¿El objetivo? La lógica indicaría que Uruguay debería ser cuarto. Sin embargo, la propia falta de lógica del seven indica que todo puede ocurrir. Esa es la principal esperanza de un grupo que se ha prepadado muy duro para esto.

Acerca del autor