Los técnicos uruguayos con buen pie en América

Los equipos de Pablo Repetto y de Gerardo Pelusso debutaron con triunfos
El ecuatoriano Independiente del Valle (dirigido por el uruguayo Pablo Repetto) ganó el jueves por la mínima 1-0 al paraguayo Guaraní y el flamante campeón de la Sudamericana, el colombiano Santa Fe (conducido por Gerardo Pelusso), goleó 3-1 al boliviano Oriente Petrolero en la primera fase de la Copa Libertadores-2016.

En el primer turno del día, Independiente del Valle jugó mejor y se llevó el triunfo gracias a un solitario tanto en la primera mitad.

Tras una fallida jugada de falta ensayada en el 29, el defensa Luis Caicedo recogió un balón suelto en el área chica para perforar el arco guaraní, que ya no se recuperó en todo el encuentro.

Fue un partido irregular, con muchas oportunidades de gol para los locales y poco juego en el centro, en el que los paraguayos -favoritos y semifinalistas en la edición pasada de la Libertadores- parecieron acusar los 2.500 metros de altura del estadio General Rumiñahui de Sangolquí.

La victoria, bajo una intensa lluvia, le da a los locales un balón de esperanza de pasar a segunda fase y superar sus pobres actuaciones del máximo torneo de clubes continental, si bien no lo tendrán fácil ante los aguerridos guaraníes, diez veces campeones de la liga de su país, el próximo jueves en el Defensores del Chaco de Asunción.

El ganador de esta fase integrará el Grupo 5 junto a Atlético Mineiro (Brasil), Colo Colo (Chile) y Melgar (Perú).

Más tarde, el cafetero Santa Fe no tuvo piedad del Oriente Petrolero y le castigó duramente con un 3-1 de visita.

En Santa Cruz de la Sierra, la escuadra colombiana vapuleó a su rival y la goleada pudo ser incluso más abultada si los artilleros visitantes hubieran estado más acertados.

El último campeón de la Copa Sudamericana se plantó en la cancha, con un césped en malas condiciones y con un esquema claro: contener a los locales, obligados a presionar desde el principio, y luego pasar al ataque. Leyó de inmediato la propuesta que le hizo Oriente Petrolero y esperó poco a poco tomar el control del encuentro.

La estrella del choque fue el delantero Carlos Ibargüen, que anotó un doblete en la primera mitad (22, 40). El espigado zaguero Yerry Mina (1,93 m) puso el 3-0 de cabeza en la segunda parte (54) y, al final, el veterano José Alfredo Castillo insufló ligeras esperanzas a los bolivianos (77) de cara al segundo encuentro al sellar el 1-3 definitivo.

El partido de vuelta se disputará el próximo 11 de febrero en el Campín de Bogotá y el vencedor pasará a la llave 8 de la fase de grupos, integrada por el brasileño Corinthians, el paraguayo Cerro Porteño y el chileno Cobresal.


Populares de la sección