Los suspendieron 99 años por morder a un rival, pero niega el hecho

Un rugbier de Tucumán fue sancionado por presuntamente arrancarle parte de un dedo a un rival al morderlo

Víctor Macías, el rugbier argentino que recibió 99 años de suspensión por presuntamente arrancarle parte de un dedo a un rival al morderlo en un partido de las categorías inferiores de la norteña provincia de Tucumán, negó hoy la agresión y dijo que lo sancionaron "injustamente".

"Jamás podría haberlo mordido porque recibí un golpe en el ojo que me dejó tirado boca abajo en el piso, cubriéndome el rostro", explicó Macías, del club Aguará Guazú, acusado de morder a Daniel Contreras, de Corsarios, en diálogo con el diario tucumano La Gaceta.

El 18 de este mes la Unión de Rugby de Tucumán sancionó con 99 años de impedimento para realizar actividades relacionadas con el rugby a Macías, por supuestamente agredir ocho días antes a Contreras, quien sufrió la amputación de media falange de un dedo de la mano izquierda.

"Escuché que me decían 'mirá lo que hiciste', pero yo no entendía. Afuera de la cancha un compañero me explicó de lo que me acusaban. No tengo la más mínima idea de qué le pasó. En ningún momento podría, y mucho menos querría, hacerle semejante daño a alguien", señalo Macías.

"Es muy duro. Me sancionaron injustamente. ¿Sabés lo que se siente? Es como que te culpen de haber robado un banco mientras vos estabas durmiendo en tu casa. Así se siente", aseguró el rugbista, que apeló la sanción.

El jugador agredido subió una foto a las redes sociales

rugbier mordido



Fuente: EFE