Los secretos del nuevo Cuevas

¿Cuáles son las claves del gran momento del uruguayo? El Observador las analiza junto a José Luis Damiani, entrenador y excapitán de Copa Davis

Mentalidad
El elemento invisible
Uno de los secretos del momento del uruguayo está en su fortaleza mental, que le permitió asentarse entre los mejores 30, imponerse a varios rivales importantes en San Pablo, y pocos días después, tras el afloje lógico, debutar en Río con victoria ante Nicolás Almagro. “La concentración te lleva a no dar un punto gratis. A jugar más profundo y angulado, 10 km/h más rápido o estar un paso más cerca de la línea”, dijo Cuevas a El Observador TV. Par Joselo Damiani, “Lo más destacable” es la parte mental. “Estuvo muy cerca de no volver a jugar al tenis, pero pudo volver a sentirse bien y superar los dolores de rodilla. El hecho de volver a competir es como una yapa, le permitió empezar a disfrutar. Es destacable  haber recuperado el ritmo mental que la competencia exige”. La excepción fue el final del partido ante Nadal, pero según Damiani, “lo que mejor hace Nadal es defender, te obliga a ganar el punto tres veces. Eso te desgasta mentalmente. Pablo terminó abandonando el partido, pero recuerdo cuando a Federer le pasó lo mismo en una final de Roland Garros. No hay rival que no haya perdido compostura mental contra Nadal”.

Estrategia
controla los juegos
Una fortaleza es su inteligencia a la hora de devolver. En momentos complicados apeló a una devolución conservadora hasta esperar el error del rival, y en otros momentos fue implacable, como ante Nadal, cuando ser conservador hubiese sido un suicidio. “Si tenés un saque que funciona, con variantes, podes manejar el juego. A eso le suma una buena devolución, lo cual deja al rival todo el tiempo riesgo de quiebre. Todo porque juega más cerca de línea de base. Además cuando va adelante volea bien, jugar dobles le da esa posibilidad de arrinconar al rival”, opina Damiani, que agrega: “En momentos que no estaba fino para definir, sin estar jugando bien, jugó a no cometer errores, lo cual también es una virtud”.

Profundidad
Arrincona a los rivales
Con su drive o con su revés, Cuevas ha dominado los últimos partidos con golpes que le permiten ángulos abiertos y cortos, lo que obliga a un gran desplazamiento de los rivales. También los alterna con tiros profundos, que le permiten que el rival no ingrese en la cancha y gane protagonismo. Sumado a buena velocidad de tiros, le ha permitido tener mucha superioridad con su servicio. Según Damiani, “Pablo normalmente juega muy largo, a veces se le va la mano. El error de jugar largo no es tan importante como de dejarla en la red, en realidad es un tema de porcentaje de acierto. Además juega pesado, o sea que una vez que la pelota pica sale bien acelerada, con efecto, potencia e inercia. De drive y revés le da mucha carga de efecto, de top spin.  Cuando la pelota acelera te obliga a jugar más atrás”.

El revés
Estético y clave
Lo dicen muchos jugadores y entrenadores: el revés a una mano de Cuevas es de los más lindos del circuito. Pero además es una poderosa arma sobre todo en la devolución, como lo demostró ante Nadal. Opina Damiani: “El revés a una mano técnicamente es más lindo. Como Federer, su revés invita a verlo. Pero además es muy potente, y lo  maneja profundidad y ángulos, lo que lo hace difícil para devolverlo”.

El saque
Le permite controlar los puntos
En los últimos tiempos Cuevas se ha ido consolidando como un jugador de saque decisivo. No es una máquina de meter aces, -algo que en polvo de ladrillo es más difícil que en el resto de las superficies- pero cuando lo necesita lo hace. En esta temporada de arcilla ha demostrado una buena capacidad para hacer del saque la punta angular de su juego: cuando no son aces, fuerza a sus rivales a devoluciones débiles, o muy esquinadas en el campo, que le permiten definir el punto rápido o por el contrario jugarlo en clave ganadora, imponiendo el estilo que necesita.  “El saque no ha cambiado, ya antes ya hacia saques con kick -efecto- hcia afuera, del lado de la ventaja, aun contra rivales zurdos. Lo que sí que ahora es más parejo. No solo el saque: aprovecha bien la ventaja que el saque le da. El segundo golpe, el tercero” opina Damiani.

Movilidad

Juega más adelantado
Parte del éxito que está teniendo Cuevas se basa en una excelente movilidad, ya sea desde el fondo de la cancha como cuando sube a la red para atacar. Eso le ha permitido extender puntos complicados, y en algún momento transformarlos de jugadas casi perdidas a puntos a favor. Su juego tiene mucho de físico, que hasta ahora le respondió de forma impecable.
“Un cambio importante es que juega más encima de la cancha, lo que le da mas potencia a sus tiros. Antes jugaba demasiado replegado, jugaba más defensivo, y el rival tenia mas opción. Así ha conseguido dominar a rivales supuestamente mejores que el”, opina Damiani, que agrega: “Que pueda jugar más encima de línea de base hace que sus golpes sean eficientes, que tenga más opciones de ataque. No solo ir a la red, puede hacer tiros con ángulos cortos, que es muy difícil cuando jugás a tres metros de la base. Tiene muchas más opciones ofensivas, y le da  la iniciativa del punto”.

Físico
Recuperó estabilidad y confianza
El lunes En El Observador TV Cuevas contó que estuvo cerca de no jugar el partido ante Nadal por una lesión de espalda, producto del desgaste físico acumulado en los últimos días. Fue una señal de alarma dentro de un panorama hasta allí brillante: tras dos años afuera por una lesión de rodilla, el físico de Cuevas se ha ido consolidando a salvo de lesiones que le quiten continuidad, y le ha permitido mostrar todas sus virtudes.
“Necesitaba confianza en su tenis pero sobre todo recuperó confianza en la pierna. Además hay que destacar que en San Pablo termino muy cansado, enseguida viajó a Rio,  y debutó en una cancha diferente, abierta, a nivel del mar, a diferencia de los mil metros y cancha cerrada de San Pablo. Jugó siete partidos en 10 días y aún con esa lesión de espalda ante Nadal, no necesitó pedir médico”, dijo Damiani.


Populares de la sección

Comentarios