Los rusos no se guardan nada

Repechaje. Rusia apuesta fuerte: llegó 10 días antes para aclimatarse, y se hospeda en el Sheraton

Los rusos no escatimaron en nada de cara al partido revancha ante Uruguay por la clasificación al Mundial de Inglaterra 2015, el 11 de octubre en el Charrúa. 11 días antes del encuentro, los Osos arribaron a Montevideo y se hospedaron en el hotel Sheraton, de manera de adaptarse al cambio de temperatura y sobre todo a las 11 horas de diferencia respecto a Siberia, en donde estaban concentrados desde hace dos semanas para el partido de ida. Los gastos corren por cuenta de ellos, ya que la IRB solo solventa el alojamiento en los días previos al partido.

Se trata de un equipo 100% profesional y de una unión poderosa económicamente, aún más que varias de las que ya lograron su pasaje al Mundial, aunque sin embargo ese poderío no se condice con el nivel deportivo, a la misma altura de Uruguay y peleando por ingresar al Mundial.

Es un caso  curioso: el rugby en Rusia floreció y se hizo fuerte en los años 1970 en la región de Siberia, al influjo de varias universidades politécnicas que el régimen soviético instaló allí. De hecho, hoy hay ocho equipos profesionales en el país, y los dos más fuertes, que se alternan en títulos, son de Siberia. Eso se traduce en la selección, donde 15 jugadores provienen de ambos clubes.

Esa fortaleza económica es a la vez una ventaja y un techo: tras clasificar por primera vez a un Mundial en Nueva Zelanda 2011, se esperaba que el rugby ruso explotara y confirmara su un lugar junto a Rumania y Georgia en el primer escalón del Seis Naciones B. Pero el salto no llegó. Muchos jugadores se fueron a jugar a clubes europeos, pero tras una temporada volvieron haciendo una cuenta simple: cobran más en Rusia que en los clubes de Francia o Inglaterra, pese a que el nivel de la liga local es muchísimo más bajo.

Para la IRB también es un mercado estratégico por su tamaño y potencial de crecimiento. Por eso se le otorgó el Mundial de seven 2013, aunque terminó siendo un fracaso: lejos del terreno en el que es más fuerte, el torneo se disputó en Moscú y el resultado fue desastroso: menos de 1.000 personas durante las tres jornadas en el Estadio Olímpico de Moscú, que mostró un vacío que arruinó la imagen del torneo.

Ese panorama resalta la actuación de Uruguay en el partido de ida: una Unión amateur que en un histórico logró consiguió pagarle viáticos de 8.000 pesos a los jugadores en los últimos tres meses. Ahora falta concretar la clasificación, que, de lograrse, sería un golpe al orden establecido del rugby mundial.

Uruguay concentra hoy
Los Teros tuvieron un entrenamiento exigente ayer de mañana en el Charrúa. Esta noche entrenarán de tarde y concentrarán. Mañana de mañana harán un entrenamiento en el Charrúa, en el que los forwards trabajarán junto al pack del segundo equipo celeste, Uruguay A, que viaja la semana que viene al Americas Rugby Championship ante los equipos A de Argentina, Canadá y Estados Unidos.


Populares de la sección

Comentarios