Los reyes del metal

Las ocho medallas que ganó Ryan Lochte en el Mundial de pileta corta de Estambul, lo ponen en la selecta lista de deportistas multiganadores en un mismo campeonato, un rubro donde los nadadores le sacan ventaja a otras disciplinas pero donde las gestas so

Ryan Lochte ganó ocho medallas en el Mundial de pileta corta de natación de Estambul que terminó el domingo. Seis oros, una plata y un bronce. Una cosecha que lo pone a la altura de las más grandes hazañas deportivas de la historia.

Sí. La temporada deportiva se termina y el mundial de corta (25 metros) pasó casi desapercibido en un año donde todas las luces se enfocaron en los Juegos Olímpicos de Londres.

Ahí sí encandilaron las conquistas del también estadounidense Michael Phelps quien ganó seis medallas.

Con esa cosecha, el nacido en Baltimore superó las 18 medallas que tenía la gimnasta soviética Larisa Latynina (obtenidas entre Melbourne 1956 y Tokio 1964) y quedó al frente de la clasificación de los ganadores de preseas olímpicas con un total de 22.

No es sorpresivo que sean nadadores los que imponen este tipo de gestas.

La gran cantidad de pruebas que se corren en este deporte favorecen esta realidad.



Los tres capos de la natación
Ryan Lochte suma 11 medallas olímpicas. En natación solo lo superan Michael Phelps (22) y Mark Spitz (11 con ocho oros contra cinco de Lochte). A nivel Mundial, en larga Phelps es el máximo conquistador con 34 y segundo está Lochte con 20. En corta manda Lochte con 30. En Estambul fue oro en 200 libre, 100 y 200 combinado, 4x100 y  4x200 libre, y 4x100 combinado; plata en 200 espalda, y bronce en 100 mariposa. 



No pasa lo mismo en el mundo del atletismo donde la especifidad técnica de las pruebas determina que el atleta se enfoque en pocas disciplinas.

Los que están técnicamente aptos para competir en muchas pruebas lo hacen directamente en las combinadas como el heptatlón en damas o el decatlón en varones.

Otros atletas están limitados a competir en un determinado peso (como en los deportes de combate), en un arma (esgrima) o en una clase de barco (yachting), lo que les impide el efecto acumulador.

El ciclismo, el remo, los deportes ecuestres, el tenis de mesa y el tenis sí permiten ganar más de una medalla en los grandes eventos, pero no tanto como a los nadadores.

Fenómenos de excepción
Solo un fenómeno de esos que surgen cada muchos años puede ser capaz de lograr lo que un Phelps o un Lochte.

“En estos tiempos es mucho más difícil que hace 20 años, porque antes se corrían solo series y finales, ahora también hay semifinales entre medio”, explicó a El Observador el exnadador Carlos Scanavino.

“Phelps o Lochte son auténticos fenómenos. Pueden regular el esfuerzo en una serie pero en una semifinal tienen que nadar muy fuerte porque pueden quedar afuera por milésimas”, contó.

“La clave tiene que estar en la preparación física, no solo dentro sino también fuera de la piscina, en la aplicación de la tecnología, de la medicina y en la alimentación”, argumentó Scanavino. 

Nelson Corbo, entrenador de Olimpia que dirigió a los uruguayos que compitieron en el Mundial de Melbourne 2007, expresó: “Los que sobresalen no tienen problema con el nivel de los demás y estos son fenómenos, están por fuera no de la media sino de los de arriba”.

“A nivel mundial lo ideal sería enfocarse en un estilo y en un par de carreras, pero tipos como Phelps tienes un nivel tan alto que mantienen la calidad ante los otros corriendo gran cantidad de pruebas y sumando las postas”.

¿Qué explica esto? “La genética, condición natural y que son fenómenos contemplados en todos los aspectos del deporte, son como un astronauta, una vez que se los detecta están supervisados de todas las áreas posibles. Son excepcionales, son incomparables”, concluyó.

Nadadores y algo más
Lochte, que ya había ganado siete medallas en el Mundial de corta de Dubái 2010, superó a ocho su récord personal alcanzando un total de 30 en estas competiciones en las que registra cinco participaciones.  

Phelps, por su parte, ganó ocho preseas en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 (seis oros, dos bronces) y en Beijing 2008 (todas doradas).

Con la segunda marca superó los siete oros de su compatriota Mark Spitz en Munich 1972.

Phelps ya lo había igualado en otro marco, el Mundial de Melbourne 2007.

A nivel de Juegos Panamericanos el récord también le pertenece a un nadador, el brasileño Thiago Pereira que en Rio 2007  ganó ocho preseas con seis oros superando los cinco del propio Spitz en Winnipeg 1967.

En Indianápolis 1987, Sylvia Poll, nacida en Nicaragua pero nacionalizada costarricense ya había logrado ocho.



Otros grandes
Larisa Latynina, gimnasta soviética
Ganó 18 medallas olímpicas con seis medallas en su primera aparición, Melbourne 1956 donde sumó cuatro oros, una plata y un bronce. Repitió esa impresionante cifra en el Mundial de Moscú 1958 con cinco oros y una plata.

Carl Lewis, un atleta 10
El velocista y saltador en largo estadounidense ganó 10 medallas olímpicas y 10 mundiales. En Los Angeles 1984 emuló a Jesse Owens con cuatro preseas doradas en un mismo Juego Olímpico.

Evgeniya Kanaeva, la diosa del deporte
Recientemente retirada en gimnasia rítmica, Evgeniya Kanaeva fue la primera deportista en revalidar el oro olímpico en este deporte introducido en Los Angeles 1984. En rítmica, a nivel olímpico, solo se compite en el all-around y en equipos. Pero a nivel mundial y europeo se suman podios en cada uno de los elementos con que se ejecutan las coreografías. En los mundiales de Mie 2009 y Montpellier 2011, Kanaeva ganó seis medallas de oro. Impresionante.



Sin embargo, el máximo ganador de medallas es el cubano Erick López que en cuatro ediciones ganó 18 medallas con una máxima cosecha de cinco en una.

Por algo son los reyes del metal.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios