Los retos de Álvaro Gutiérrez

Rearmar el equipo y prepararlo para la definición del Campeonato Uruguayo

Alvaro Gutiérrez tiene un gran desafío por delante. Con el torneo Apertura y la Tabla Anual en el bolso, el técnico de Nacional tiene que afrontar las últimas tres fechas del Clausura con la mínima esperanza de ganarlo, pero fundamentalmente con la cabeza puesta en la definición del Campeonato Uruguayo. 

Es el único equipo que tiene asegurada esa oportunidad. Por haber sido el que más puntos sumó en la temporada (ya ninguno puede alcanzarlo) corre con la ventaja de ganar el primer partido final frente al ganador del Clausura y ser campeón, o perder y aún contar con dos posibilidades más. 

Si bien la matemática le da una cierta esperanza, es prácticamente imposible que Nacional obtenga el torneo que está en rodaje. Faltan nueve puntos por disputar y se encuentra a cuatro del líder que es Peñarol. Pero no es solo eso, sino que arriba tiene a otros dos equipos, River Plate y Danubio, separados apenas una unidad de los aurinegros. 

Y por si esto fuera poco, con el mismo puntaje que Nacional se encuentran Juventud y Defensor Sporting. Con el equipo pedrense es contra el único de los que están en la definición que el tricolor tiene que jugar en las últimas tres fechas. 

Mantener a los futbolistas metidos de cuerpo y alma en la competencia es el primer desafío del entrenador, sobre todo después de pasado el clásico, y del afloje que puede haber tras el mismo. Luego, conformar y darle fútbol al equipo que considere mejor para la etapa de definición. Si bien se conoce el guión del entrenador, no es un dato menor que en las últimas semanas recuperó a dos futbolistas que por lesión habían tenido pocos minutos en el Clausura, pero que son importantes: Santiago Romero y Jorge Fucile. 

Para los próximos juegos también tendrá a la orden a Gustavo Munúa y Diego Arismendi, dos titulares indiscutidos a lo largo de la campaña. Encontrarle el lugar en la alineaciónal volante es otro de los retos de Guti. 

En el clásico del domingo se notó claramente que el equipo sintió la ausencia de Gastón Pereiro. Cuando se enchufa es desequilibrante, pero estará jugando el mundial sub 20 y la única chance de que Nacional pueda contar con él en la definición es si la selección queda eliminada en la primera fase del torneo que se juega en Nueva Zelanda. 

Frente a Peñarol la solución del entrenador fue cambiar el sistema del 4-2-3-1 a un 4-4-2, con Fucile por derecha y De Pena por izquierda. Ignacio González, que por características puede ser el reemplazante ideal de Pereiro, quedó afuera del plantel y no ha confirmado una buena actuación. El otro es Álvaro Recoba, pero el Chino no está para los 90 minutos. La última vez que lo hizo fue contra Danubio y después permaneció seis partidos al margen por una molestia en los gemelos. El domingo volvió, pero lejos de su nivel. 

Tres aparte 

Después del lunes libre, el plantel retornó ayer a los entrenamientos con la novedad de que tres jugadores que fueron titulares frente a Peñarol, se ejercitaron solo en el gimnasio: Jorge Fucile, Gonzalo Porras y Diego Polenta, los tres con distintas molestias. En cambio Diego Arismendi y Gustavo Munúa practicaron junto a sus compañeros. El domingo el tricolor visita a Cerro. 


Populares de la sección

Comentarios