Los referentes históricos de Peñarol se preocupan

Fernando Álvez, Walter Olivera y Eduardo Da Silva dieron su versión de la crisis aurinegra

La crisis que atraviesa Peñarol sigue siendo uno de los temas de esta semana, sobre todo, luego de la tremenda goleada en contra recibida ante Atlético Nacional por la Copa Libertadores de América.

En ese contexto, Referí habló con referentes del club que vivieron y jugaron en otras épocas y ellos dieron sus respectivas opiniones.

Fernando Álvez, arquero campeón uruguayo en cinco oportunidades con los mirasoles, opinó que hoy los dirigentes hablan más que los jugadores en los medios y que se necesita la gente justa en el momento justo. "Tenés que tener dos o tres jugadores pesados, de confianza, que te resuelven los problemas sin que vos te enteres. Siempre me lo decía Roque (Máspoli), un sabio".

Por su parte, el Indio Olivera, campeón y capitán de la Libertadores e Intercontinental de 1982 indicó que "en mi época se hablaba mucho entre nosotros los jugadores".

Eduardo "Dito" Da Silva, campeón de América 1987, está convencido de que "falta una charla fuerte en Los Aromos entre ellos". Estas fueron sus respectivas opiniones.

FERNANDO ÁLVEZ

"TENÉS QUE TENER DOS PESADOS"

"El momento que atraviesa Peñarol, puede ser un porcentaje de todo y es mucho más profundo, como para hablar 100 años de esto. A mí no me han escuchado y hace años que vengo hablando de este tema.

Ahora salen muchos a hablar en momentos malos pero es cuando menos quiero hablar. Si te va siempre mal de una manera, tenés que intentar cambiar algo pero la tónica es otra parece.

Habría que estar ahí adentro. A veces la prensa ha hecho líderes y en la interna eran otros, siempre pasó en todas las épocas.

En el vestuario hay que tratar de hacer un trabajito de hormiga de todos los días. Es difícil explicar a quien nunca sintió algunas cosas. Hay un montón de temas. No le conozco la voz a los jugadores de Peñarol, sin embargo siempre están los dirigentes hablando. Se habla tanto que es un poco cansador y a veces te das cuenta la ignorancia deportiva.

Esta es una gran crisis que arrastra muchos años. Por decantación algún Campeonato Uruguayo vas a pellizcar. No ves una superioridad como nos acostumbró Peñarol en la última mitad del siglo pasado. Es una cosa muy híbrida, todo muy fugaz.

¿Cómo salir de esto? No me alcanza para explicar en una sola nota. Si digo lo que pienso ahora es crearme un montón de enemigos. No quiero pegar en el piso. Está tan lleno de fenómenos que así le está yendo al club.

Con respecto a si falta liderazgo en Peñarol, creo que el tema no es en la cancha, es en Los Aromos y yo no lo sé porque no estoy ahí adentro. La pelota es la misma de hace años, la cancha mide lo mismo y el vestuario es el mismo pero con gente distinta. Hay que tener la gente justa en el momento justo. Tenés que tener dos o tres jugadores pesados, de confianza que te resuelvan los problemas sin que vos te enteres. Siempre me lo decía Roque (Máspoli), un sabio".


WALTER OLIVERA

"EN MI ÉPOCA HABLÁBAMOS MUCHO"

"No estoy dentro del plantel para ver lo que pasa. El líder principal sería Forlán, pero hace tres meses que está. Solo con ser Diego Forlán no se transforma en un líder rápidamente. Antes estaban muchos años dentro de la institución, esos eran los líderes que estaban siete, ocho años, 14 el Tito (Gonçalves). Eran los dueños del plantel, hablaban y la muchachada que llegaba se adaptaba a eso. Ahora los muchachos se van cada seis meses, los viejos líderes que tenía –Zalayeta y Pacheco– se fueron y no es fácil. Y el recambio de DT tan rápidamente no ayuda. Tabárez fue la excepción en 1987 con muchachos jóvenes y ganó.

Me imagino que debe haber charlas fuertes de vestuario, las autocríticas tienen que estar. Hay algunos jugadores que pueden caber dentro del plantel y otros no. Los que no rinden tendrán que irse. Que cuando se compren, se compren y no se alquilen por cuatro o cinco meses; ahí es cuando el equipo en un año estará formado. Juveniles hay que ir subiendo, pero a cada uno hay que ponerle un ladero con más años y que le enseñe cosas. Los dos zagueros que jugaron el último partido, son dos muchachitos jóvenes que creo que hubiesen necesitado un Darío Rodríguez que los dirigiera dentro de la cancha mismo.

En mi época se hablaba mucho, muchas reuniones, se comía asado y los que estaban idos de la cosa se los sentaba y se hablaba. El técnico a la cabeza y después que terminaba él, había tres o cuatro que mandaban dentro del plantel y se hacía caso a lo que te decían. Y cuando yo era veterano, lideraba a los muchachos jóvenes que iban llegando. Porque si seguís perdiendo y perdiendo, ¿no pasa nada? Sí, pasa. Porque Peñarol es muy grande. No se puede uno acostumbrar a que en 15 o 16 años no se gane nada. Se ganaron dos o tres Uruguayos y después nada más. No puede ser".

EDUARDO DA SILVA

"FALTA UNA CHARLA FUERTE"

"Existe falta de voz de mando dentro del equipo, eso se nota a simple vista. Nadie habla, es un equipo mudo y llama la atención. De repente con la llegada de Diego Forlán hubo partidos que habló bastante, quiso ordenar, pero después noté todo lo contrario. Habrá sentido alguna actitud media rara en lo que él quería hacer y no está como para hacerse problemas. No es el mismo.

Antes había dos o tres que te hacían salir sí o sí de la crisis, es real. Pasó a lo largo de la historia con Bossio, Saralegui, Morena, el Loco Trasante, el Chueco Perdomo, Marcelo Rotti –lo veías muy calladito pero muy firme en sus convicciones–, el Viejo Pereira ni hablar. En 1985 cuando llegué, mirar a Bossio y Saralegui te hacía temblar las piernas. Capaz que el Polilla se refiere a eso. No hay un jugador de Peñarol nacido en el club con ese peso. Hay algunos extranajeros que vienen por un tiempito y se van sin calentar la camiseta.

Estoy convencido de que falta una charla fuerte en Los Aromos entre ellos y nosotros no éramos santos en aquella época. Cuando la cosa venía brava olvidate del boliche, aunque solo tomes una Coca a las 2 de la mañana. Hagamos que el viento cambie y sigamos la vida tranquilo. Eso debe estar pasando hoy. Si el río está revuelto, hacé buena letra. No hay pertenencia de la camiseta, algunos piensan: 'Tanto me da, voy a estar hasta fin de año acá'. Tienen que saber que hasta fin de año tienen mucho para demostrar.

¿Cómo se sale de esto? Intentando jugar mejor al fútbol. Mirar los partidos y convencerte que de esa manera no se puede jugar más, sin dos pases seguidos, jugando a 40 metros uno de otro, con puros pelotazos. Entonces vos decís, 'algo está mal'. Si traés a Messi te mira 5 minutos y camina 85 porque no la va a tocar. Es imposible que jugando así, pueda influir en el juego aunque sea él.

Tenemos un buen plantel como para no pasar estos problemas que están pasando".



Populares de la sección

Acerca del autor