NBA

Los que sacan la cara por los rookies

Michael Carter-Williams de Philadelphia Sixers y Victor Oladipo de Orlando Magic son los mejores novatos de una temporada donde el número uno, Anthony Bennet, tiene pésimos números

Magic Johnson, Patrick Ewing, David Robinson, Shaquille O’Neal, Allen Iverson, Tim Duncan y LeBron James fueron algunos de los números uno que tuvo el draft de la NBA a lo largo de su historia. Anthony Bennet, elegido este año en primer lugar por Cleveland Cavaliers, no honra esa selecta lista.

Tal vez por eso, los novatos de la presente temporada de la NBA no gozan de la mejor fama.

Sin embargo, dos jugadores han aparecido con muy buenas condiciones: Victor Oladipo y Michael Carter-Williams.

Oladipo tiene 21 años, su madre es nigeriana y su padre de Sierra Leona. Fue el número dos del draft y fue elegido por Orlando Magic. Mide 1,93 m, juega de ayuda base pero tiene una gran potencia física para la penetración y las hundidas.

Actualmente promedia 13,3 puntos (tercero entre los rookies), 4,5 rebotes (quinto) y 3,4 en asistencias (cuarto).

Los números de Carter-Williams, base de 1,98 m, son aún mejores: 17,5 puntos, 5,6 en rebotes y 7,5 en asistencias. Es el líder de los tres rubros entre los rookies y curiosamente fue elegido en el undécimo puesto del draft.

Cuando les tocó enfrentarse también consiguieron un hito histórico: ambos hicieron un triple doble, esto es, dos dígitos en tres rubros: goleo, asistencias y rebotes. Carter Williams fue mejor: 27-12-10 contra los 26-10-10 de Oladipo. Además, los Sixers se impusieron 126-125 en un partidazo.

Carter-Williams no se amedrentó al pisar el terreno de la NBA.

Debutó contra el bicampeón Miami Heat y anotó 22 puntos, repartió 12 asistencias, robó nueve pelotas y recogió siete rebotes. Además, su equipo ganó 114-110.

Fue el novato con más recuperos en la historia de la NBA en un partido debut.

Como si fuera poco, en la primera semana de competición fue designado mejor jugador de la Conferencia del Este, segunda vez en la historia que un rookie lo logra en su semana debut. El primero, en 1992, fue Shaquille.

Una lesión en la rodilla y una infección en la piel lo tuvo seis partidos afuera y su equipo los perdió todos. Volvió el viernes ante Brooklyn Nets con 15 puntos y 10 asistencias. Y su equipo volvió a saborear la victoria.

La debacle de Bennet
La mala fama de los novatos, entonces, tiene nombre y apellido: Anthony Bennet.

Canadiense de 20 años y de 2,03 m, este alero procede de la Universidad de Nevada donde lo vio Mike Brown, entrenador de los Cavaliers que sorprendió al elegirlo en primer lugar.

El salto a la NBA y el peso de ser el uno del draft resultó agobiante para Bennet. Promedia 10 minutos en sus 20 partidos jugados con solo 2,2 puntos, 27,7% de acierto en sus tiros de campo, 2,0 rebotes y 0,2 en asistencias. Una lágrima.

Lesionado en el hombro durante la pretemporada, Bennet arrancó la fase regular con 10 kilos de más y las comparaciones que se hacían con Carmelo Anthony –por su capacidad para jugar tanto como alero como de ala-pívot– o el mismísimo LeBron James (drafteado en 2003 por los Cavaliers) suenan ahora ridículas. 

Otros que andan en la mala
Como Bennet, otros top 10 del draft tampoco andan nada: Alex Len (5), de los Suns, solo jugó cuatro partidos con 1,8 puntos.

Uno de los novatos en los que más esperanzas cifradas hay es en  Nerlens Noel (6), elegido por los Pelicans y traspasado a los Sixers, pero que aún no debutó por una lesión de ligamentos de su rodilla. En la misma situación están CJ McCollum y el francés Livio Jean-Charles. El número tres Otto Porter, alero de los Wizards recién se estrenó este mes.

Por eso, Carter-Williams, más Oladipo y Trey Burke (un base que le hizo 30 puntos a Orlando), sacan la cara por los rookies.

Y como Clyde Drexler (elegido en el 14º lugar de 1983), John Stockton (16º en 1984), Tony Parker (28º en 2001) o Rajon Rondo (21º en 2006), demuestran que no hay que ser el uno del draft para triunfar en la NBA.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios