Los "peligrosos" alcanzapelotas uruguayos

Nacional fue advertido por el comportamiento del chico que expulsó Fedorczuk, Contreras denunció que uno de Rampla “lo baboseó” y Leo Ramos tuvo un choque con otro en el Viera que generó problemas entre las parcialidades

Hay dos cosas que no pueden faltar en el particular mundo del fútbol uruguayo: las mascotas que salen a la cancha y los alcanzapelotas.

Cierta vez, previo a un clásico, los simpáticos niños que salen a la cancha con los jugadores, se agarraron a las piñas. Y durante un tiempo se prohibió su ingreso.

Pero el nuevo problema son ahora los alcanzapelotas.
Resulta que antes eran niños que poca idea tenían del negocio. Pero de un tiempo a esta parte los clubes los “seleccionan”. Así, hay equipos que ponen jóvenes de las divisiones formativas, y otros como Nacional realiza sorteos entre sus socios.

Y por curioso que resulte, se generaron algunos problemitas con los niños que entran con la misión de devolver la pelota a la cancha.

En el Viera
En la tercera fecha Danubio visitó la cancha de Wanderers. Los bohemios ganaban el partido ante la desesperación de la franja por el empate. En eso, una pelota sale cerca del banco de suplentes del elenco de Maroñas. El niño alcanzapelotas no se la da al jugador de Danubio para mover rápido y el juez expulsa al botija. Cuando pasa por al lado del técnico de la franja, Leo Ramos, se chocan. ¿Fue adrede? Quedará la duda. Lo cierto es que el chiquilín reacciona y le dice algo al DT. Ramos permanece de brazos cruzados. Y el alcanzapelotas se va realizando gestos que enardecieron los ánimos en las tribunas porque los de Danubio se le fueron encima generando la respuesta de los de Wanderers.

En el Olímpico
El pasado fin de semana en el Olímpico el Loco Contreras, golero de Racing, se quejó por la actitud de algunos de los alcanzapelotas. Fue evidente que cuando el balón quedó pegado al muro del talud de los hinchas de Rampla, “le soltaron la mano al Loco”. Es cuando la fue a buscar lo salivaron y lo insultaron.

En el segundo tiempo Contreras se quejó ante el línea. “Hasta el alcanzapelotas me baboseó. Duele decirlo porque son niños”, dijo el uno de Racing a El Observador.

En el Parque
El sábado en el Parque Central se generó otro problema con un alcanzapelotas. El juez Daniel Fedorczuk expulsó a uno de la cancha por ingresar al campo de juego a tomar una pelota. La medida del juez calentó los ánimos en el Parque e incluso motivó una nota en la web partidaria Decano.

En la referida nota se preguntan: “¿Qué motivó al juez - a instancias del juez de línea, sr. Miguel Nievas- a tomar esta decisión? No hemos hablado ni escuchado declaración alguna de Fedorczuk, pero para el caso valen dos interpretaciones: 1) Consideró que el chico ingresó al campo y recogió el balón, no permitiendo que éste saliera enteramente de los límites de la cancha. 2) Entendió que el alcanzapelotas debió acercar al golero Federico Cristóforo el mismo balón que salió por la línea de fondo para que éste efectuara el saque de meta”.

El tema es que, por la “expulsión” del niño, Nacional fue advertido, “por responsabilidad objetiva de los clubes” que reza en el nuevo código de penas.

Tema viejo
Una vez el técnico argentino Carlos Salvador Bilardo, dijo que “un alcanzapelotas te gana un partido”. Y reveló que a los de su equipo los tenía adiestrados. “En un lateral, si te dan la pelota rápido y podés tomar al rival mal parado, ganás un partido”, decía Bilardo.

En 2008 se produjo un antecedente muy recordado en Uruguay en la victoria de Nacional 3-0 sobre Flamengo en el Parque Central. Un alcanzapelotas provocó la expulsión de Toró. El volante brasileño prepoteó el chiquilín, se generó un tumulto y lo echaron.

La tarde del 27 de setiembre de 1992 un alcanzapelotas evitó un gol de Defensor Sporting en el Roberto al ingresar al campo de juego y sacar el balón que tenía destino de red. La instancia se puede ver en el video de esta nota.

En abril de 2014, por la Libertadores, la pelota se fue afuera en el Franzini. Se jugaban los descuentos y el jugador de Universidad de Chile, Luciano Civelli, fue desesperado a buscarla cuando un funcionario de Defensor Sporting, le pisó la pelota y la pasó por detrás de la otra pierna. El jugador del equipo chileno lo empujó y su reacción provocó la expulsión.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios