Los peligros del noviciado

Tanto a Moyes como a Martino les tocó sustituir a técnicos históricos, y no les perdonaron sus errores

La apuesta de Barcelona y Manchester United –los dos grandes dominadores del fútbol europeo de las últimas dos décadas– por dos entrenadores relativamente poco conocidos, el argentino Gerardo “Tata” Martino y el escocés David Moyes, ha terminado en fiasco.

Moyes fue destituido este martes y solo un milagro permitiría a Martino ganar la Liga y evitar así que el Barça se quede sin ninguno de los tres grandes títulos por primera vez desde 2007. Sus temporadas han tenido varios puntos en común: la sombra alargada de dos gigantes. Ambos llegaron en sustitución de los entrenadores más laureados del club, si no se tiene en cuenta la única y accidentada temporada de Tito Vilanova, que tuvo que abandonar por una enfermedad. Guardiola y Ferguson le dieron a sus equipos dos Champions cada uno y un estilo vibrante y ofensivo.

“Siempre pensé que el buen cargo en el Manchester United era el de sucesor del sucesor de sir Alex” Ferguson, dijo Gary Lineker dando a entender que se trataba de una misión imposible para Moyes o cualquiera.

Los fichajes que no llegaron
Martino y Moyes no reforzaron a equipos que tenían dinero y pedían a gritos incorporaciones, por ejemplo en la defensa. Rio Ferdinand, Vidic y Carles Puyol, otrora muros infranqueables, superaban largamente la treintena.

A última hora, Manchester se hizo con los servicios del belga Marouane Fellaini, del Everton, por el que pagó una fortuna: 27,5 millones de libras (US$ 46 millones). En el caso del Barça, urgía empezar a buscar un recambio para el motor del equipo, Xavi (34 años), pero la respuesta fue dejar partir a Thiago Alcántara al Bayern. A cambio vino Neymar, a reforzar un ataque que ya tenía a Pedro, Alexis y Messi.

Estrellas ausentes
Messi, Rooney y Van Persie no tuvieron sus mejores temporadas. Sufrieron lesiones y cuando estuvieron no fueron decisivos como antes. La pregunta es si fue culpa de ellos o de sus entrenadores.

En la vuelta de cuartos de final de la Champions ante el Atlético, Martino arrinconó a Messi, que corrió 6,8 km, tan solo 1,5 más que el portero Pinto, y remató solo una vez. “No nos interesaba que Messi tuviera mucha participación”, dijo Martino causando sorpresa.

La paciencia, del pasado
La única temporada de Moyes no pasará a la historia –séptimo en la liga y eliminado en cuartos de la Champions–, pero fue mejor que la primera de Ferguson. Sir Alex fue contratado en 1986 y no ganó nada en sus primeras tres y media.

En el caso de Martino, se ignora si seguirá en el Barça la temporada próxima. De no hacerlo, rompería con precedentes como el de Cruyff, que no ganó su primera liga hasta su tercera temporada, y Rijkaard, que no lo hizo hasta la segunda.


Populares de la sección

Comentarios