Los nuevos detractores de Luis Suárez

El uruguayo volvió a jugar al fútbol el pasado miércoles y la prensa madrileña salió con los tapones de punta tratándolo de "gordo"; Luis Enrique, su técnico, el viernes dijo que está "en perfectas condiciones físicas"

La guerra mediática que existe desde tiempos remotos entre la prensa madrileña –y madridista– y la catalana –y barcelonista– dio el puntapié inicial para que Luis Suárez, luego de un tiempo de no tener detractores en el mundo, luego de haberse alejado del amarillismo casi insólito que existe en Inglaterra, volviera a contar con contras.

El delantero solo había disputado unos minutos en el Trofeo Joan Gamper en el Camp Nou y durante esta semana, el miércoles jugó con Barcelona B contra los botijas sub 19 de Indonesia.

Él mismo fue quien le pidió al técnico del club, Luis Enrique, poder jugar para sumar minutos a su inacción dentro de las canchas. Si bien Suárez se puede decir que aún está de pretemporada –cuando este fin de semana se disputa la sexta fecha de la liga española– obviamente le falta fútbol. Por eso él hizo este pedido que no solo fue aceptado por su entrenador con beneplácito, sino por el del filial que lo dejó disputar los 90 minutos en los que convirtió dos goles.

Bastó solo eso, verlo en acción, para que comenzaran las críticas desde Madrid. Que está pasado de peso, que su estado de forma es lamantable, etc. En lugar de destacar que volvió luego de tanto tiempo, se apostó a un cierto amarillismo, sobre todo, de programas que no son deportivos.

Sin embargo, esos comentarios se extrapolaron en algunos casos a comentarios de periodistas deportivos, sobre todo, claro está, de la capital española.

Como dicen en Barcelona “se ve que hay que ir preparando el derbi –el clásico– un mes antes de que se juegue en el Bernabéu”.

Seguramente será algo a lo que el salteño deberá acostumbrarse. Esa guerra total que existe entre medios de una y otra ciudad, pocas veces objetivos, casi siempre, partidarios.

De pocos, poquísimos jugadores en el mundo se habla y se escribe tanto como de Luis Suárez. Todos opinan, todos saben, todos quieren meter baza.

Como era de esperar, estos comentarios trsacendieron en el mundo de hoy plagado de redes sociales y de comentarios anónimos en la internet y no solo llegaron a Uruguay, sino, por supuesto, a Inglaterra.

Entonces los diarios del Reino Unido volvieron a tener a Suárez como protagonista. Ya quedó atrás el referéndum de Escocia, el gol que nunca festejó Frank Lampard cuando faltando poco para el final del encuentro y defendiendo a Manchester City, le convirtió al equipo de su corazón: Chelsea.

El Daily Mirror basó una nota en lo que se dijo en un programa de chimentos de Madrid con relación al sobrepeso de Suárez y colgó en su web una encuesta con la pregunta “¿Está Suárez demasiado gordo?”. El porcentaje del No fue del 58% y el del sí, el restante 42%.

La periodista Cristina Cubero de Mundo Deportivo, diario de Barcelona, tituló: “El ‘Gordo’ Luis Suárez mete miedo” e ironizó en sus textos: “Han bastado dos goles de Luis Suárez en un amistoso para que se inicie una campaña dirigida a erosionar la imagen del delantero uruguayo”.

Y más adelante agregó: “La mirada del uruguayo frente a la selección indonesia no era la del Pistolero con los ojos llenos de sangre porque el instinto no se controla, era más la mirada de un tipo desesperado por jugar al fútbol, al límite del ahogamiento, que pedía incluso perdón a su familia porque aguantar al uruguayo estos días debe ser difícil. Son ya tres meses de tortura que un amistoso apenas alivia pero que sí constata que es un referente incluso castigado”.

La defensa de Luis Enrique
El entrenador de Barça, Luis Enrique, salió en defensa del uruguayo ironizando ayer en la conferencia de prensa.

“Luis está en su peso, tiene su envergadura, y en Liverpool nunca le vi chupadito. Podríamos valorar la liposucción, pero no es el caso. Esto es un cuerpo de élite y está perfectamente para competir”, expresó.

En todo este ínterin, Suárez –quien se equivocó feo en el Mundial al morder al italiano Giorgio Chiellini y por eso lo está pagando con creces– llegó a un acuerdo con Barcelona el 11 de julio, pero el club recién pudo presentarlo el 19 de agosto.

Eso más el hecho de entrenar aparte durante un mes, ha llevado a que su condición anímica más que física, no sea la mejor.

Según explica Mundo Deportivo, el uruguayo ejercita también su psiquis para no volver a morder en una cancha. “Un nuevo episodio le abocaría al desastre: una sanción aún más fuerte dada su multireincidencia y el repudio por parte del Camp Nou y del fútbol en general. El trabajo psicológico lo realiza con Joaquín Valdés, el psicólogo que ha incorporado Luis Enrique. Según su entorno, ese trabajo en el club no se refuerza con ningún profesional de fuera”.

Volviendo a lo que escribió Cubero, sorprendió esta última frase: “A más de uno le recorrerá un sudor frío porque ya será octubre y el tridente Neymar-Messi-Luis Suárez es estimulante hasta contra el catenaccio más evolucionado. Y lo es más porque Messi ha decidido que el ‘9’ del Barça será Luis Suárez”. ¿Qué tal?

A los mates con Messi y Mascherano
Según expresa la prensa catalana, Andrés Iniesta es quien le dio más confianza dentro del grupo al uruguayo.

Es que comparten el mismo representante, Pere Guardiola, el hermano menor de Pep, por lo que ya tenían cierto trato.

Así, tuvo buena llegada en el plantel blaugrana y enseguida tuvo una relación casi de amistad con el argentino Javier Mascherano –quien al igual que el salteño, pasó de Liverpool a Barcelona, aunque hace algunos años– y, a través de él, se acercó bastante a Lionel Messi, el “dueño” del vestuario.

Por eso ya se los ha visto a los tres tomando mate luego de las prácticas del conjunto culé.

De Suárez se sigue escribiendo. Siempre es noticia, en Uruguay y en el mundo. Seguramente cuando Cristiano Ronaldo llegó a Real Madrid, la prensa catalana también le habrá visto algún defecto, como sucede en estos tiempos con el uruguayo, pero de parte de los madrileños.

La cancha será la testigo clave, la única que dará el veredicto. Y en ella, Suárez se siente feliz.


Populares de la sección

Comentarios