Los males de Peñarol

Damiani es tildado de no tener un proceso de trabajo serio, los jugadores de estar aburguesados y el DT de no pedir zagueros; todos se culpan mientras los hinchas sufren

Y una noche de marzo se terminó la paciencia en Peñarol. La hinchada explotó en un canto contra los jugadores: "a ver si ponen h... no le ganan a nadie". Afuera, cuando se inició el duro retorno a casa, algunos se la agarraron con el presidente Damiani que salió del Palco custodiado, según narraron las radios.

Peñarol quedó con un pie y medio afuera de la Copa Libertadores y la calma dio paso a un clima de inestabilidad donde todos se tiran culpas pero nadie le brinda respuestas clara a la gente que paga la entrada y sufre.

Así las cosas. Por estas horas muchos se acordaron de Pablo Bengoechea. ¿Quién le pide perdón luego de haber ganado el Apertura? Lo sacaron por la puerta de atrás.

El presidente Damiani

Entonces algunos dirigentes de la oposición le apuntan a la conducción del presidente Juan Pedro Damiani: "lo único que no hemos hecho es mantener un proceso de trabajo. Seguimos repitiendo procedimientos y hasta que no tengamos un proceso de trabajo serio nos va a costar salir", dijo el dirigente Marcelo Areco. A Damiani se lo responsabilizado de sacar a Bengoechea apuntando a Da Silva para ganar la Copa e inaugurar el nuevo estadio clasificando a la segunda ronda. El equipo tiene un punto, fue goleado y humillado.

El técnico Da Silva

Otros le apuntan al técnico Jorge Da Silva diciendo que, pese a conocer las dificultades del equipo en la defensa, no se incorporó a nadie en esa zona.

En cambio se trajo a dos delanteros que aún no dieron la talla como el colombiano Miguel Murillo y Mauricio Affonso.

El exjugador Eduardo Da Silva apuntó: "No quisieron a Macaluso y dejaron a Valdez que entrena dos días a la semana y hace tiempo que ya, porque se lesiona seguido. Y Peñarol tiene que inventar zagueros".

Da Silva tuvo la valentía de poner el cargo a disposición: "No tengo problemas en dar un paso al costado".

Los jugadores

A la hora de buscar culpables los jugadores tampoco se salvan. Los hinchas fustigaron con cantos.

José Batlle Perdomo, exvolante del club y actual entrenador de juveniles, dijo que a los que vengan de afuera hay que pagarles un tope salarial mínimo: "El jugador que venga, que venga con un tope de sueldo de 10 mil dólares. ¿Por qué nosotros le vamos a dar 50 mil dólares cuando tenemos que apostar a juveniles? Nosotros en el 87 teníamos hambre de conseguir una casa hoy está fácil porque están los contratistas, le dan todo, con 12 años los botijas tienen contratista, le regalan un auto a la madre o le alquilan una casa, no tienen sacrificio", comentó en Sport.

Jugadores de edad

Otro aspecto que se crítica en Peñarol es que se armó un plantel con gente grande, con determinadas "nanas" que con el paso de los partidos cobran factura. En ese sentido algunos apuntaron a los problemas que padece el zaguero Carlos Valdez.

Hay quienes entienden que Peñarol tiene una política equivocada al contratar tantos jugadores dejando de lado a las formativas.

"Peñarol es un embudo al revés. Están las divisiones juveniles donde realizan toda la escalera y resulta que cuando llegan a Tercera o Primera pasan por el lado más fino del embudo y jugadores que preparaste durante 10 años terminan jugando en otros clubes chicos. Entonces tiene que ser política del club, primero los de acá, luego los de afuera que deben tener un tope salarial".

Dirigentes sin peso

A lo largo de todos estos años se escucharon muchas veces desde adentro de Peñarol criticando la política de conducción que lleva adelante Juan Pedro Damiani, sin embargo la misma sigue vigente. Quienes lo critican argumentan que poco y nada pueden hacer porque son minoría a la hora de tomar decisiones. "Hasta que no tengamos un proceso de trabajo serio nos va a costa salir. Pero esta forma de conducción es aprobada por la mayoría", dijo Marcelo Areco en radio Universal.

Bajo este panorama, donde todos se pasan la pelota y se buscan culpables, es difícil salir. ¿Quién le pone el cascabel al gato? Los datos de la realidad dicen que de 2007 a la fecha desfilaron 16 técnicos bajo el mandato de Damiani. Y ni hablar de la innumerable cantidad de jugadores que pasaron sin pena ni gloria. Mientras tanto los hinchas, los del sentimiento más puro, sufren por Peñarol.


Populares de la sección

Acerca del autor