Los juveniles, una inversión bien aprovechada

En una clara apuesta al futuro de los presididos por Bauzá, en los últimos 10 meses, la AUF invirtió US$ 1.900.000 en el proyecto de selecciones juveniles

Sebastián Bauzá, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF), acordó en junio que en febrero de 2014 la selección mayor jugará un amistoso ante Japón. Pocos días después, desde Indonesia le ofrecieron otro partido por US$ 500.000, pero el presidente tuvo que excusarse debido a que la AUF no tiene fechas para jugar, porque en noviembre, si no va al repechaje para clasificar al Mundial, enfrentará a Inglaterra. Después de las explicaciones, Bauzá y su interlocutor arreglaron que la propuesta la agendaban para el futuro. Antes de 2006 –cuando Óscar Washington Tabárez desembarcó con su proyecto–, la selección dejaba las fechas FIFA libres porque no tenía rivales; en cambio, ahora no da abasto para atender todas las propuestas.

La bonanza y la abundancia tienen sus recompensas, pero también sus costos, que muchas veces no se ven, pero se sienten en una AUF cuyas finanzas están apenas equilibradas: la Asociación invirtió en los últimos 10 meses US$ 1.900.000 en su proyecto de selecciones juveniles (al año serían unos US$ 2.300.000), informó a El Observador el tesorero Fernando Sobral. De ese total, US$ 500.000 lo aporta el Ministerio de Turismo y Deporte; el resto surge de la AUF. Pero eso no es todo: si Uruguay se consagra campeón en el Mundial sub 20 de Turquía, el plantel celeste recibirá una recompensa de US$ 500.000 (cada jugador cobrará unos US$ 13.000), y para eso la Asociación deberá revolver en sus bolsillos para ver de dónde puede sacar esa cantidad.

“El trabajo es serio, organizado, ordenado. No hay sorpresas, todos sabemos lo que vamos a hacer. La apuesta a las selecciones juveniles debería ser una herramienta para los clubes”, explicó Sobral a El Observador. “Este es un proceso que está bueno hacerlo. También hay otras cosas en la AUF en las que debemos invertir, como readecuarnos en los procesos de administración, en el software, algo en lo que estamos avanzando. Pero en lo que refiere al fútbol estamos haciendo lo mejor. Es verdad que la AUF no va a tener la retribución de dinero por la inversión que hace, pero sí la deberían tener los clubes”, explicó. Eso se puede observar en el cuadro La situación de los integrantes... en el que se comprueba que los beneficios de las inversiones que realiza el fútbol no lo recogen exclusivamente los clubes, sino que las instituciones lo comparten con particulares.

Del actual plantel de la selección sub 20 que disputa el Mundial, nueve futbolistas ya fueron transferidos al exterior y 12 esperan por su pase. En el caso de los que aguardan, el 100% de la ficha pertenece a los clubes.

“Hace poco un dirigente me dijo que cuando uno de los jugadores de su club fue a la selección sub 20, cambió totalmente, física y futbolísticamente. Pasar por la selección para jugadores de algunos clubes es un salto de calidad”, explicó Sobral, que con orgullo expresó: “En la AUF tenemos un proceso de selecciones que se acerca al del primer mundo, pero también tenemos un costo como hay pocos en Sudamérica”.

El mismo Sobral abundó en detalles: “Ya van siete años del proyecto de selecciones, en el que recibís a los jugadores para la sub 15 y completan el ciclo en la sub 20. Obviamente después los va a disfrutar la mayor. Fijate que hay botijas de esta sub 20 que tienen 70 partidos internacionales. Y eso tiene un valor agregado”.

Tres veces por semana un ómnibus traslada de mañana a los futbolistas de las selecciones sub 15, sub 17 y sub 20 desde el Estadio Centenario hasta el Complejo de la Asociación Uruguaya de Fútbol y luego, de tarde, los devuelve al mismo lugar. Ese servicio, que es un ínfimo detalle en la estructura de la AUF, tiene un costo de US$ 7.000 mensuales. Los gastos que implica el doble turno, las giras por el exterior, los premios, viáticos y salarios de los cuerpos técnicos implican para la AUF un alto costo del proyecto de selecciones juveniles, pero también una gran recompensa con la participación de Uruguay en todos los mundiales y con éxitos como los de la sub 20.

“La AUF invierte, potencia jugadores y los clubes deberían recoger los frutos. Con la venta de los futbolistas, la AUF no debería salir en auxilio de  los clubes al comienzo de la temporada”, manifestó Sobral, que como dirigente e hincha disfruta la bonanza del fútbol uruguayo, pero como tesorero de la AUF sufre las finanzas.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios