Los juveniles tienen mentor

Fernando Curutchet asumió como nuevo coordinador de juveniles aurinegro por tres años
Peñarol sigue apostando a la formación de sus jugadores juveniles y en ese sentido presentó ayer a Fernando Curutchet, quien firmó su contrato por tres años como nuevo coordinador de divisiones formativas del club.

Luego de las elecciones que terminaron con la victoria de Juan Pedro Damiani, Peñarol puso en marcha un proceso de renovación estructural con la designación de un director deportivo –en lugar del viejo cargo, hoy obsoleto, de gerente deportivo– un secretario técnico de Primera División, cargo que aún está vacante, y un coordinador de juveniles.

Con Juan Ahuntchain como director deportivo, Curutchet llegó como hombre de confianza para las juveniles a desempeñar el mismo cargo que tuvo en la institución del Parque Rodó.

Unificar criterios con lógica

Luego de la presentación, en la que recibió la camiseta y el libro oficial del club de manos de Rodolfo Catino, Curutchet habló con Referí sobre su nueva función.

Consultado sobre las diferencias en su nuevo rol, Curutchet explicó: "Cambia la carga de estar en una institución con una gran historia a nivel internacional; la responsabilidad será muy grande, pero son de esos desafíos que a uno le gusta asumir. Me van y me voy a exigir al máximo. Quiero hacer una revisión de las cosas buenas que se están haciendo bien y las que no para intentar mejorarlas".

"Espero el escenario que me presentó Juan. Un Peñarol mucho más organizado de lo que yo esperaba, con un liderazgo en la tabla anual y con dos campeonatos importantes. La formación y los logros pueden ser aparentemente opuestas pero van de la mano porque la competencia y el intentar ganar es parte de la profesionalización del jugador y del desarrollo. Dentro de ese escenario nos vamos a mover nosotros", dijo Curutchet consultado sobre lo que espera encontrar en un Centro de Alto Rendimiento que todavía no conoce.

"La responsabilidad será muy grande, pero son los desafíos que me gusta asumir. Me van y me voy a exigir al máximo. La clave es el desarrollo de cada uno de los jugadores juveniles para que lleguen en las mejores condiciones al primero".

El proceso de las juveniles comenzó con la llegada de Víctor Púa y luego con el arribo de Juan Ahuntchain. Para Curutchet no se trata de un envión final, sino de mejorar el trabajo de los anteriores profesionales para consolidar nuevas camadas de juveniles: "Víctor hizo un gran trabajo, Juan lo mejoró y nosotros trataremos de sumar un poco más. Esto es muy dinámico y no se puede pensar como un envión final. Esto sigue creciendo y creo que Peñarol aún tiene para crecer mucho más en materia de juveniles".

Populares de la sección

Acerca del autor