Los jugadores que le pueden dar una mano a Tabárez

La selección juvenil sub 20 demostró contar con futbolistas que le permiten a Tabárez mirar con optimismo el futuro
Cierto día Diego Forlán recorría con la mirada los cuadros que estaban colgados en las paredes del Complejo Celeste. El primer sentimiento que le generó fue de sorpresa. Las fotos de su etapa juvenil lo llevaron a ejercitar la memoria para recordar a algunos compañeros. Es que la inmensa mayoría se perdió sin llegar a cristalizar el sueño de completar una carrera como profesional.

Eran tiempos donde el trabajo con las selecciones juveniles se limitaba a la conformación de un grupo para entrenar dos o tres semanas antes de un torneo.

La escenografía cambió. Los jugadores pasaron de utilizar a la selección de trampolín para lograr un pase al exterior a ser parte de ella. En las fotos ya son pocas las caras desconocidas.

"Hoy quieren estar en el Complejo, tener sentido de pertenencia. También tarde o temprano tener una charla con los jugadores de la selección mayor y, como lo vemos como un proceso, el destino final de cada jugador pasa a ser parte un día de la selección mayor. Al menos así fue la intención del proyecto y el camino que recorrimos, manteniendo un criterio que generó credibilidad en el proyecto", reveló el conductor de la selección sub 20, Fabián Coito, a Referí.

Un país de tres millones de habitantes no se puede brindar lujos. Por estas tierras la cantidad no abunda. El poder de elección es sumamente inferior al del resto de las potencias. La implementación de una idea, el desarrollo de un trabajo semanal, permitió encarrilar el tema. La selección absoluta de Uruguay dejó de nutrirse de jugadores de rachas porque se apuesta a otra modalidad.

Los jugadores de las selecciones juveniles pasaron de ser ignorados a ser segunda opción de citación.

Los ejemplos abundan. El repaso de los nombres permite concluir que Tabárez tomó como mínimo uno o dos jugadores de cada proceso juvenil. Es más, algunos están en lista de espera. El problema es que el momento que vive el Uruguay de Tabárez deja poco espacio para la aparición de nuevos jugadores. Pero es probable que se avecine una nueva renovación una vez finalizado el presente ciclo.
Eso determina que la maquinaria se mantenga aceitada.

Un informe de julio de 2013 de El Observador permitía concluir que el proceso de recambio en la celeste no era un mito sino una realidad. Uruguay era la segunda selección de América en tomar más jugadores de las selecciones juveniles.

Por eso la campaña de esta sub 20 de Uruguay ilusiona. Queda la clara sensación de que el futuro está asegurado y que Tabárez podrá echar mano a varios jugadores cuando terminen de cumplir su ciclo en el Mundial de la categoría.

Claro que su inserción en el plantel mayor dependerá de varios factores. A saber: nivel de competición, conducta, necesidades del técnico y el aprovechamiento de las oportunidades, la adaptación a un grupo que no tiene fisuras. La realidad es que los jóvenes juegan hoy con la ilusión viva. Saben que soñar con la selección mayor es posible.

Referí realizó un repaso de los jugadores cuyas condiciones pueden determinar un aporte significativo para la selección mayor.

No todos los casos sin iguales. A modo de ejemplo, el golero Santiago Mele demostró condiciones. Pero el presente marca que el arco de la mayor tiene dueño. Entonces su camino será más empinado que el del resto.

Rodrigo Amaral es un jugador que tiene condiciones, pero lucha desde hace años con un problema físico.

En la zona de volantes, por razones de edad, es claro que en la selección mayor se producirá un recambio. Es probable que Arévalo Ríos y Álvaro González cumplan su último ciclo. Quedó claro con esta participación de la sub 20 en el Sudamericano que hay material para echar mano.

El técnico Fabián Coito habló muy bien de Rodrigo Bentancur, expresó que es un jugador con condiciones distintas a las habituales. En poco tiempo emigrará a Europa.

A juzgar por lo visto queda claro que hay buena madera. Por lo pronto, Mele, Bentancur, De la Cruz, Waller y Benavídez, entre otros, demostraron condiciones para ser tenidos en cuenta en el futuro.

De la sub 20 a la mayor

Juan Surraco (2007): Primer jugador del proceso sub 20 en ser citado. Tabárez lo llevó a la primera gira que realizó la celeste por Los Ángeles en 2006.
Luis Suárez (2007): Una de las grandes sorpresas surgidas de las juveniles. Debutó el 7 de febrero de 2007 ante Colombia.
Edinson Cavani (2007): Compadre de Suárez en el Mundial sub 20 de 2007. Le costó entrar en el equipo pero el Mundial 2010 lo catapultó.
Mathías Cardacio (2007): Tabárez lo tuvo en cuenta y lo llevó a un partido en el exterior donde ingresó y jugó 19 minutos. No volvió a contar con posibilidades.
Diego Arismendi (2007): Fue tenido en cuenta en oportunidad del partido que jugó Uruguay en la altura de La Paz ante Bolivia en 2008.
Nicolás Lodeiro (2009): Fue sorpresa en el repechaje de 2009 con Costa Rica. La sanción de Cebolla Rodríguez lo requirió y no defraudó. Se ganó un lugar en el plantel mundialista de 2010.
Sebastián Coates (2009): Fue citado para integrar el plantel que disputó el repechaje al Mundial contra Costa Rica en San José. A partir de ese momento pasó a formar parte de la mayor.
Abel Hernández (2009): Juan Verzeri lo llevó al amistoso que dirigió en Angola en 2010 y Tabárez lo citó posteriormente.
Gastón Ramírez (2009): Fue la cara nueva en los amistosos con Indonesia y China en 2010.
Adrián Gunino (2009): Fue reservado para el amistoso del 17 de noviembre de 2010 contra Chile. No volvió a tener oportunidades.
Matías Aguirregaray (2009): Fue a los Juegos Olímpicos de Londres y luego debutó con Polonia.
Diego Polenta (2011): Jugador del proceso desde la sub 15. Fue reservado para varios amistosos, pero recién en marzo de 2016 integró el plantel por Eliminatorias con Brasil y Perú.
Camilo Mayada (2011): Entró a los 83 minutos del partido amistoso con Japón de setiembre de 2014.
Alejandro Silva (2012): Otro olímpico. Luego debutó en amistoso con Chile.
Guzmán Pereira (2011): Debutó en noviembre de 2014 en amistoso ante Costa Rica en el Estadio.
Matías Vecino (2011): Jugador del proceso juvenil que Tabárez convocó para los partidos de las Eliminatorias y lo hizo debutar como titular ante Brasil en Recife, en marzo de 2016.
José María Giménez (2013): Reservado y confirmado en 2013 para los partidos con Perú en Lima y Colombia por las Eliminatorias de 2014.
Gastón Silva (2013): Debutó ante Omán en octubre de 2014.
Emiliano Velázquez (2013): Citado de apuro un día antes del partido contra Colombia en 2015.
Diego Rolan (2013): Arrancó en el nuevo ciclo ante Japón en Sapporo, en agosto de 2014.
Giorgian De Arrascaeta (2013): Jugó en los amistosos con Arabia y Omán en octubre de 2011.
Diego Laxalt (2013): Debutó en las Eliminatorias en el triunfo ante Venezuela en octubre de 2016.
Nahitan Nandez (2015): Debutó en agosto de 2015 en amistoso ante Costa Rica.
Gastón Guruceaga (2015): Preseleccionado para la Copa América 2016.






Populares de la sección

Acerca del autor