Los jugadores, estresados por los compromisos sociales

Los futbolistas están agobiados por las invitaciones para concurrir a eventos y programas de TV

Un aviso comercial, una obra social, la firma de una camiseta, presentarse para una obra benéfica, sacarse la foto con una cumpleañera, detener el auto en la puerta del complejo para firmar cientos de autógrafos y posar para innumerables fotos. Vida complicada la de ser jugador de la selección uruguaya por estas horas..

Los futbolistas celestes están estresados de todos los frentes que tienen que atender y El Observador fue testigo de una charla del capitán Diego Lugano cuando fue abordado por representantes de una obra benéfica que requería su concurso “por unas horas”.

“Pah, sabés lo que pasa; no doy más… Estoy cansado. Nos piden para ir a todos lados y no aguanto más”, le dijo Lugano mientras por su mente repasaba la agenda que tenía para intentar hacerse un espacio libre y cumplir un nuevo compromiso.

Lugano apunta otro dato. “Dejame ver como podemos hacer. De pronto podemos arreglar que vaya alguno de los gurises. Por ejemplo Cavani y Suárez es imposible, los llaman de todos lados. Pero alguno de los gurises podemos arreglar”. La persona insiste en la importancia de que vaya el capitán. Y Diego llama al secretario de prensa Matías Faral para preguntar horarios disponibles.

La locura es generalizada. Otra prueba: “Hola, disculpa, somos de una ONG para saber si te llegó la invitación para concurrir a un programa que hacemos el fin de semana”, le dice una chica al golero Martín Silva. “No sabía nada. ¿Pero ustedes mandaron las invitaciones?, pregunta el exgolero de Defensor Sporting.

Mientras todo esto ocurría, las inmediaciones del Complejo eran invadidas por la presentación de las copas Samsung y Antel. Gente de saco y corbata, secretarias, dirigentes, y los pedidos de foto a la orden del día.

En eso Edi Cavani sale rápido por una puerta lateral y cuando todos estaban distraídos con Martín Cáceres que subía a su espectacular vehículo, “se escapó” por la puerta del fondo del Complejo acelerando su camioneta.

En eso vuelven de la cancha Nicolás Lodeiro y el Tata González con una chica que cumplía 15 años y se tomaba la cara incrédula por cumplir su sueño. La chica, vestida de jugadora, con short negro y camiseta celeste, se fotografió con sus ídolos.

Todo este nuevo universo parece formar parte de la vida de los jugadores que, sin proponérselo, pasa a ser estrellas publicitarias.

Habrá que ver hasta cuando dura toda esta locura porque antes de iniciarse el proceso eliminatoria y con las mieles de la Copa América, el técnico Tabárez ordenó cortar con toda la locura y pidió el máximo de concentración a sus dirigidos.


Populares de la sección

Acerca del autor

Comentarios