Los jugadores dieron un paso más contra Tenfield

Los seleccionados se plegaron a los locales y no hablarán más con la empresa
A pocos días de llegar a Uruguay para disputar una nueva doble fecha de Eliminatorias, los jugadores de la selección determinaron unirse a los del fútbol local y anunciaron que no brindarán más notas a Tenfield, según un comunicado que emitieron el viernes.

Los futbolistas expresan, entre otras cosas, que se solidarizan "con los jugadores del medio local". Además dicen que en los últimos meses han sido "víctimas de los ataques realizados de forma injustificada por los medios de comunicación dependientes de la empresa Tenfield. En nuestra opinión, dichos medios han realizado una campaña de desinformación y ataques personales, sin fundamento alguno".

Este escenario coloca a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) en una situación incómoda. Por un lado, porque Tenfield aún tiene los derechos comerciales de la camiseta de la selección, en una adjudicación que los jugadores cuestionan. Y por otro lado porque el comunicado deja entrever que aún queda pendiente de resolución el tema entre los jugadores de la selección y la AUF por los derechos de imagen, más allá de que Tenfield ya no es un actor en ese rubro, luego que la Asociación recuperó los derechos de marketing y comerciales del combinado el primero de enero.

¿Qué significa que la AUF no tiene los derechos de imagen de los jugadores? Que no puede negociar la utilización del nombre o la imagen de los futbolista celeste sin su autorización, algo que los jugadores dejan claro en el comunicado al asegurar que "no se concederán notas o conferencias de prensa que involucren la difusión de fondo de banners, publicidad o cualquier tipo de patrocinio de marcas o empresas".

Con el objetivo de allanar el camino, Wilmar Valdez, presidente de la AUF, se reunió a fines de 2016 y este año con los referentes en Europa, pero no llegaron a un acuerdo para que cedieran sus derechos en beneficio de los acuerdos que suscriba la misma.

Todo empezó así

En la Copa América de Estados Unidos 2016, referentes de la selección se acercaron al presidente de la AUF y le dijeron que tenían una oferta tentadora para la camiseta celeste. Era de Nike, por US$ 24,5 millones. Hasta diciembre de ese año esos derechos pertenecían a Tenfield.

Entonces Valdez empezó a negociar con la oferta de los futbolistas encima de la mesa. El 22 de agosto, un día antes de la asamblea de clubes de la AUF -que decidiría si aceptaba la oferta de Nike que era casi cinco veces mayor a la de Puma, que tenía Tenfield-, los jugadores de la selección emitieron un comunicado, en el que en su parte medular se llamaba a aceptar la oferta de Nike: "Solo así se librará del yugo de intereses ajenos y no seguirá vendiendo su rico patrimonio al bajo precio de la necesidad. En horas decisivas para el fútbol uruguayo, solo exigimos que haya dignidad, transparencia y respeto por la gente, por el futbolista y muy especialmente, por los valores democráticos que siempre identificaron nuestro país, ¡nuestra gente".

Al otro día, la asamblea de la AUF decidió por 10 votos a nueve a favor de la oferta de Nike. Tenfield podía igualar, y lo hizo a través de la empresa Puma.

En la madrugada del miércoles 19 de octubre, la AUF y Tenfield firmaron el acuerdo por siete años por el cual la empresa, que representaba a Puma, debía abonar casi cinco veces más de lo que pagaba.

Nuevo contrato, sin derechos

Molestos por esa resolución –argumentaban que se le había dado un tiempo excesivo a Tenfield para igualar– los futbolistas de la selección decidieron no ceder sus derechos de imagen -algo que mantienen hasta hoy- y el 27 de octubre emitieron un segundo comunicado. "Esta semana los jugadores integrantes de la selección mayor así como un conjunto de exjugadores de la misma, hemos procedido a intimar a la AUF y a la empresa intermediaria Tenfield para que cesen de forma inmediata de usar y explotar de forma ilegítima nuestra imagen haciendo expresa reserva de nuestros derechos".

"La AUF y Tenfield han venido comercializando los derechos de imagen de los jugadores de la selección mayor sin autorización ni consentimiento de los mismos. Por estar convencidos de todo esto, comunicamos a nuestra gente que no vamos, en ningún caso, a ceder nuestros derechos de imagen a intermediarios", agregaban.

Remeras sin espónsores

Pocos días después –entre el 7 y 15 de noviembre– se jugó la doble fecha por Eliminatorias ante Ecuador en Montevideo y Chile en Santiago. Allí, los futbolistas, sin anuncio previo, entrenaron por primera vez con la camiseta sin espónsores y cuando hablaron en conferencia de prensa, lo hicieron sin los banners, dando un paso más en el conflicto, lo que generó alguna protesta de Tenfield que no pasó a mayores. Puertas adentro, los dirigentes de la AUF entendían que los jugadores se habían excedido en su reclamo, pero decidieron no agitar las aguas buscando un acercamiento. De hecho hubo una reunión antes de viajar a enfrentar a Chile, donde se acercaron posiciones pero no se cerró el conflicto por los derechos de imagen.

Coletazos a nivel local

El 18 de noviembre fue el turno de los futbolistas local que emitieron un comunicado en el que expresaron, entre otras cosas: "La denuncia realizada por los jugadores de nuestra selección nacional nos abrió los ojos. Nos hizo ver que estábamos naturalizando una situación en la que el fútbol uruguayo caía en picada. Y nosotros no estábamos tomando ninguna actitud crítica. (...) Nuestra intención es renegociar (por asamblea) los derechos de imagen del fútbol uruguayo". A principios de diciembre, se llevó a cabo una asamblea en la Mutual que decidió rescindir el contrato de derechos de imagen que los jugadores de los clubes del fútbol uruguayo tenían con Tenfield.

El vocero de Tenfield, Osvaldo Giménez, anunció: "Nosotros el viernes 2 a la hora 17, bajo certificación notarial, le comunicamos a la Mutual que devolvíamos los derechos de imagen del fútbol uruguayo".

Poco después se creó en Twitter y Facebook la cuenta "#Másunidosquenunca", que nucleaba a los jugadores que pedían la salida de la directiva de la Mutual. A inicios de febrero, unos 300 jugadores se manifestaron en la puerta de la Mutual y cortaron la avenida Rivera pidiendo que el Ministerio de Educación y Cultura interviniera el gremio. El tema aún está a estudio.

El 17 de febrero, los jugadores del medio decidieron no brindar más notas a Tenfield, ni recibir premios que fueran patrocinados por una empresa. En un comunicado indicaron que hubo "censura de Tenfield en la difusión de nuestro reclamo por legítimos derechos".

¿Y ahora?

El del viernes fue el último de los comunicados en el cual los futbolistas celestes se pliegan a los del torneo local, y un paso más que dan los jugadores, en su enfrentamiento con la empresa que tiene los derechos del fútbol uruguayo. Referí contactó a voceros de la empresa Tenfield para consultar sobre el tema, pero prefirieron no referirse a la decisión de los jugadores.

Pero además de la guerra declarada con Tenfield, el nuevo paso complica las aspiraciones de la AUF, que desde hace un mes trabaja con la empresa Mediapro buscando reformular estrategia comercial del la Asociación. Para poder hacerlo es clave contar con los derechos de imagen de los jugadores. Pero lo que parecía estar cerca en noviembre, ahora se sigue postergando.


Populares de la sección