Los Juegos del miedo

La guerrilla islamista del Cáucaso y otros grupos extremistas amenazan desde hace meses con abortar los Juegos de Sochi 2014, que arrancan el viernes

En medio de un clima de temor fundado en un atentado terrorista perpetrado en diciembre del año pasado, se pondrá este viernes en marcha la 22ª edición de los Juegos Olímpicos de Invierno en la ciudad rusa de Sochi.

Los ataques suicidas ocurrieron el 29 y 30 de diciembre del año pasado en Volvogrado (ex Stalingrado), a 700 kilómetros de Sochi, donde grupos radicales islámicos mataron a 34 personas.

El origen del problema es que los Juegos se celebran en una ciudad ubicada en el Cáucaso Norte, donde hay varios pueblos que reivindican su independencia y que no quieren que los rusos organicen un evento en la tierra de sus ancestros musulmanes.

Vladimir Putin, presidente ruso, ha asegurado a los cuatro vientos que garantizará la seguridad de los participantes en un evento que demandó una inversión total de US$ 50 millones, el más caro de la historia.

EEUU advirtió por “amenazas específicas”

Estados Unidos considera que es más probable que haya un ataque terrorista fuera de Sochi, en áreas con menos seguridad y por tanto más vulnerables a las "amenazas específicas" que existen sobre la competición.

El director del Centro Nacional contra el Terrorismo, Matthew G. Olsen, explicó este martes en una comisión de Inteligencia del Congreso que las amenazas tienen "distintos grados de credibilidad" y que el mayor peligro lo representa la organización Ismarat Kazkaz (Emirato del Cáucaso).

La guerrilla islamista del Cáucaso y otros grupos extremistas amenazan desde hace meses con abortar los Juegos, unos mensajes que se han intensificado al acercarse la cita olímpica, que se inaugura este viernes y concluye el 23 de febrero.

Ante la proximidad del evento, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, mantuvo este martes una reunión con altos cargos de su gobierno para analizar la seguridad de los miles de ciudadanos que viajarán a Sochi, un asunto sobre el que ni él ni otros destacados miembros de su Administración han escondido su preocupación en las últimas semanas.

"Su equipo le ha asegurado que se están tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los estadounidenses en Sochi", informó la Casa Blanca en un comunicado, en el que también explica que Obama ordenó a trabajar "de cerca" con Rusia para evitar cualquier tipo de ataque durante los Juegos.

Estados Unidos ha ofrecido repetidamente su colaboración a Rusia, sobre todo después de que dos atentados suicidas acabaran con la vida de treinta personas a finales de año la ciudad de Volgogrado, también en el sur del país.

El mandatario estadounidense dijo recientemente en una entrevista con la CNN que considera "seguros" los Juegos de Sochi, aunque admitió que se siente más confiado cuando los grandes eventos internacionales son en Estados Unidos, al tener el control sobre el operativo de seguridad.

Se espera que más de 230 deportistas, 270 entrenadores, y unos 10.000 ciudadanos estadounidenses se desplacen a Sochi con motivo de los esperados Juegos de Invierno.

A pesar de las amenazas, nadie ha planteado un posible aplazamiento de estos Juegos, que se perfilan como los más caros de la historia con un gasto previsto de 50.000 millones de dólares.

Varios líos

Amenazas de secuestros

El Comité Olímpico Austríaco informó ayer que recibió una carta en la que se amenaza a dos de sus deportistas con ser secuestradas durante los Juegos. Los deportistas viajarán con policías especiales.

Seguridad

Cerca de 100 mil militares, 37 mil policías y más de 20 agentes del FBI especializados en la lucha contra el terrorismo y recién arribados a Sochi custodiarán la seguridad, en un marco de cooperación entre las autoridades de Rusia y Estados Unidos.

El video del Grupo Vilayat Daguestán

“Te daremos un regalo por la sangre musulmana inocente que está siendo derramada en todo el mundo: en Afganistán, en Somalia, en Siria”, dice a Putin un video de un extremista islámico del Cáucaso Norte que se divulgó el 19 de enero.


Fuente: El Observador y EFE

Populares de la sección

Comentarios