Los jueces uruguayos en off-side

El nivel de los jueces uruguayos descendió considerablemente luego del retiro de Jorge Larrionda; quien analizó las causas con El Observador

“Su trabajo consiste en hacer odiar. Única unanimidad del fútbol; todos lo odian…los derrotados pierden por él y los victoriosos ganan a pesar de él. Coartada de todos los errores, explicación de todas las desgracias. Los hinchas tendrían que inventarlo si él no existiera. Cuanto más lo odian, más lo necesitan” Eduardo Galeano pinta la situación de los jueces como nadie. Esos insultados paladines de la justicia futbolera se quedaron, por disposición de FIFA, sin su mayor recompensa. En la próxima Copa del Mundo no habrá árbitros uruguayos. Eso es una realidad.

América del Sur estará representada por cinco equipos arbitrales en la próxima cita mundialista. Ellos serán los chilenos Enrique Osses, Carlos Alexis y Sergio Román; los argentinos Néstor Pitana, Hernán Maidana y Juan Pablo Belatti; los colombianos Wilmar Roldán, Humberto Clavijo y Eduardo Díaz; los brasileños Sandro Ricci, Emerson De Carvalho y Marcelo Van Gasse; y los ecuatorianos Carlos Vera, Christian Lescano y Byron Romero.

Para colmo, como dupla de apoyo, fueron designados el peruano Víctor Hugo Carrilo y el paraguayo Rodney Aquino. Los uruguayos, no aparecen ni en la foto.

Roberto Silvera renunció a la posibilidad de realizar la segunda prueba física luego de perder la primera oportunidad. Martín Vázquez se lesionó en pleno proceso de selección y quedó descartado y Darío Ubríaco, el otro gran candidato, también tuvo complicaciones médicas que lo alejaron de la mayor fiesta del deporte rey.

El retiro de Jorge Larrionda, árbitro que dirigió tres finales de Copa Libertadores, dos Copas del Mundo y una final Intercontinental, fue un cachetazo que pegó duro. El último juez uruguayo de gran nivel internacional recibió a El Observador y analizó la situación del referato en Uruguay.

El proceso de preselección fue hace dos años y FIFA seleccionó a Roberto Silvera y Martín Vázquez para ser estudiados. “La FIFA, después de preseleccionar a los árbitros de cada confederación, realiza una evaluación completa durante dos años que incluye toda su performance y toma en cuenta las aptitudes técnicas, físicas y médicas que se le exigen a un árbitro de élite. Lo que hace la diferencia es el rendimiento que estos árbitros tengan en todas las competiciones de FIFA” afirmó Larrionda al ser consultado sobre los criterios de elección que tiene en cuenta el organismo rector a la hora de elegir a los jueces.

El proceso de evaluación estuvo marcado por la complejidad que suponen las carencias físicas. El primer seleccionado para el proyecto fue Roberto Silvera, que optó por retirarse al presentar dificultades físicas. Darío Ubriaco no llegó a formar parte de la preselección pero era uno de los árbitros observados por FIFA ya que arbitró en Mundial Sub 20 que se jugó en Colombia y Martín Vázquez no pudo continuar por su lesión en el Sub 17.

Larrionda fue muy medido a la hora de realizar una evaluación del arbitraje local y agregó: “Los jueces uruguayos siguen teniendo un gran nivel. Si no tuvieran ese nivel la FIFA no los tenía en cuenta. Si son evaluados es porque son potenciales candidatos a dirigir una Copa del Mundo. Simplemente hubo árbitros con mejores calificaciones. La selección uruguaya es un gran equipo y tuvo que clasificar pasando un repechaje”.


Fuente: Danilo Costas, @DCostas8

Populares de la sección

Comentarios