Los jueces serán más severos para cobrar mano

Empezó a regir un matiz importante en la forma en que los jueces sancionan esa jugada

El arranque del año futbolístico trajo un cambio reglamentario que quedó bastante escondido para el común de los hinchas, pero significa un matiz importante en las acciones que se ven cada fin de semana en las canchas.

El cambio fue anunciado a los clubes antes de comenzar el Torneo Clausura, y significa una interpretación reglamentaria que busca echar por tierra con una de las polémicas más comunes en el fútbol: el grado de interpretación que tiene un árbitro cuando un jugador de cancha toca el balón con la mano.

A partir de este Clausura, se le pide a los árbitros que lean las situaciones que se cuando los jugadores realizan acciones de bloqueo y utilizan sus brazos para agrandar el volumen de su cuerpo, ya sea abriéndolos o levantándolos por encima de la cabeza.

En ese sentido, antes del inicio del actual certamen, el exárbitro Jorge Larrionda, actual miembro del Departamento de Referato de la FIFA e instructor de los principales jueces del mundo, dio una charla técnica para informar de los lineamientos arbitrales a las distintas partes involucradas en este deporte.

“Si un jugador defensor pretende evitar un remate al arco y ensaya una defensa de bloqueo con todo su cuerpo, como cuando se desliza o se tira en el aire, para eso usa todo su cuerpo. Y muchas veces agrandan el volumen de su cuerpo con los dos brazos  poniéndolo en una posición de aeroplano o como volando en el aire”, comentó Larrionda en radio Sport 890.

“La instrucción, en ese caso -cuando ensaya una acción e bloqueo para cortar un pase, remate o centro, y se agranda el volumen de cuerpo con sus brazos-, dice que cuando más separado está el brazo, más sancionable es. Esa es la ecuación”, agregó el exjuez mundialista a radio Sport 890.

Larrionda destacó que los jugadores deben considerar esa interpretación. “Ya no es que me tiro irresponsablemente a bloquear un balón y si me pega de casualidad, mala suerte. No, mala suerte para usted que puso el brazo y ganó una ventaja”, explicó.

En ese sentido, también se tratará de que haya uniformidad de criterios para cobrar la infracción dentro y fuera del área, es decir, que una misma mano tiene que ser cobrada en ambas zonas de la cancha.

No se trata de una nueva regla, sino de interpretaciones que futbolistas, entrenadores, periodistas y público en general deberán tener en cuenta para comprender el accionar de los encargados de imponer justicia.

Fuera de juego
Otra de las situaciones más polémicas del fútbol, el fuera de juego, también fue tratado en la charla, más precisamente cuándo se considera juego deliberado y cuándo no. “Es decir, cuando habilita un defensa jugando un balón a un jugador que está fuera de juego”, dijo Larrionda, quien considera que ese aspecto está bien asimilado en Uruguay.

Otro punto del que se habló con los clubes es cuándo se debe sancionar a un jugador que está en fuera de juego sin que juegue el balón. “¿Qué condiciones se tienen que generar? Una muy clara es obstruir la visión de los arqueros, pero hay otra que debemos tener en cuenta que es la disputa del balón”.

“Es decir, cuando el futbolista (inhabilitado)  tiene en su radio de acción al rival y al balón (ver cuadro). Se tienen que dar tres elementos a la misma vez para que el futbolista que está en fuera de juego sea sancionado sin tocar el balón: la cercanía con el rival, la cercanía con el balón y a su vez el movimiento que indique la intención de querer jugar”, explicó.

Más comunicación
El exárbitro destacó que se le pidió a los jueces que traten la “prevención” de situaciones, lo que está relacionado con la forma de comunicarse y gestionar el partido.

“Entendemos que ha tenido en otro tipos de torneos un resultado positivo el hecho de tener un árbitro preventivo y no que esté solo para sancionar y a la espera de una infracción”, señaló.

“Obviamente que cuando merece una sanción no hay dos opiniones”, sostuvo Larrionda, quien pidió mejoras en la preparación de los árbitros uruguayos.

DTs echados no pueden ir al vestuario

La Asamblea de Clubes de la Asociación Uruguaya de Fútbol definió días atrás la interpretación de la norma sobre la inhabilitación de entrenadores, asistentes y auxiliares, del artículo 124 bis literal B del reglamento.

El alcance de la misma no estaba claro y daba lugar a confusiones, por lo que se determinó bajo qué situaciones serán castigados los técnicos que ejercen su cargo en los partidos cuando aún tienen “sanciones pendientes”.

La nueva interpretación, aprobada por unanimidad, indica que los clubes perderán los puntos en disputa -que pasarán al rival de turno- si técnico asistentes o auxiliares suspendidos son “incluidos en el formulario del partido” y/o “en el caso de los técnicos y asistentes técnicos, si ingresan al vestuario de su equipo en el escenario deportivo donde se disputa el encuentro, si participan en charlas técnicas dentro de los escenarios deportivos donde se dispute el partido, antes o durante el transcurso del partido”.

También serán sancionados “los auxiliares si realizan tareas dentro de los escenarios deportivos donde se disputa el encuentro, antes o durante el transcurso del partido actos propios de su profesión con el plantel del club respectivo”.

Y, obviamente, si los inhabilitados ingresan al campo de juego antes o durante un encuentro.

“La denuncia podrá ser presentada por cualquier club de la Liga respectiva”, dice el artículo.

En el pasado Apertura de Segunda se dio el reclamo de puntos de Progreso ante Cerro Largo, debido a que los del Pantanoso denunciaron que el DT y asistente arachán estaban en el vestuario cuando aún tenían sanciones pendientes.


Populares de la sección

Comentarios