Los goles de Cavani no alcanzan y PSG no despega

El uruguayo volvió a anotar pero su equipo no pudo mantener la ventaja y sumó su tercer empate consecutivo, lo que preocupa

Con un tercer empate consecutivo y dando la sensación de tener la pólvora mojada, el mal arranque de la temporada de París Saint-Germain (PSG) inquieta a un club que no duda en proclamar que, más allá de revalidar el campeonato nacional, su gran objetivo es conquistar la Liga de Campeones.

El PSG empató anoche en casa con Lyon en la sexta jornada de liga, lo que le sitúa como quito clasificado, a tres puntos del líder, Marsella que dirige el argentino Marcelo Bielsa.

Razonablemente satisfecho con el empate cosechado contra Ajax la semana pasada en su visita al Amsterdam Arena (1-1), se esperaba la reacción incontestable del equipo más lustroso de Francia, con su gran estrella a la cabeza, Zlatan Ibrahimovic.

"Tenemos que despertarnos y sumar puntos contra Barcelona", había avisado entonces sobre el próximo rival del PSG en la máxima competición continental un Ibrahimovic que, a pesar de los cinco goles que ha marcado ya en liga, no se parece al afilado estilete en torno al que ha gravitado su equipo en las últimas temporadas.

El gigante sueco estuvo desaparecido y hasta el minuto 77 no tiró a puerta contra Lyon, que empató el partido por medio de Samuel Umtiti en el minuto 84.

Antes, a los 20 minutos de juego, el uruguayo Edinson Cavani había adelantado a los suyos con un remate de cabeza, cuando el dominio del PSG era incontestable.

Con el pitido final, el PSG encadenó tres encuentros, dos de liga y uno de Liga de Campeones, en los que no supo cerrar el partido con ventaja en el marcador y se dejó empatar.

"No hemos tenido suerte. Tendríamos que haber matado el partido", reconoció Ibrahimovic, que apeló a "trabajar duro para volver a lo alto de la clasificación".

El propósito de enmienda del capitán del PSG parece convencer, por ahora, a la dirección del club, que este verano ha gastado algo más de 60 millones de euros en fichajes, entre ellos el del central brasileño David Luiz.

El presidente del club de la capital francesa, Nasser Al-Jelafi, aseguró tras el empate en casa que mantiene la confianza en el entrenador del PSG, Laurent Blanc.

"Estará con nosotros hasta el final de temporada. Debemos trabajar juntos para encontrar soluciones. Tenemos que despertarnos un poco porque este no es el nivel del PSG", dijo el presidente, antes de que el equipo visite en liga a Caen en próximo miércoles y a Toulouse el próximo sábado.

El técnico, por su parte, destacó que el equipo estuvo "decepcionante" en la segunda parte contra Lyon, mismo diagnóstico que contra el Ajax cuatro días antes pero sin explicación convincente sobre la enfermedad que adolece el juego de París Saint-Germain.

"Si lograra explicarlo, primero se lo diría a mi equipo. El año pasado creábamos muchas ocasiones de gol y este año muy pocas. El hecho es que el PSG ha estado en dificultades en el segundo período", dijo Blanc.

El entrenador pidió a los suyos concentración "individual y colectiva" y que no parece que cuestione el 4-3-3 de su equipo, que agrada a todo el mundo "salvo a un jugador", Cavani, que quiere jugar en el centro del ataque y no en banda.

Al igual que tras firmar tablas contra Ajax, cuando el PSG terminó físicamente consumido frente a los holandeses, Blanc se refirió tras el empate liguero a la baja forma física de los suyos.

"No estamos en el mejor nivel de forma. Eso crispa al equipo", analizó el técnico francés, que sabe que necesita encontrar la fluidez de juego y empezar a sacar ventaja a sus rivales en el campeonato nacional para poder concentrarse en su verdadero desafío, la Liga de Campeones.

El próximo partido del PSG en esa competición será el próximo 30 de setiembre, en la segunda jornada del Grupo F, cuando recibirá en el Parque de los Príncipes a Barcelona, que ayer le endosó un 0-5 a Levante y es líder de la liga española en solitario.


Fuente: Javier Albisu, EFE

Populares de la sección

Comentarios